Skip to main content

Full text of "La Antoricha Centro - Americana"

See other formats


Digitized by the Internet Archive 
in 2015 



https://archive.org/details/laantorichacentr119unguat 



■ PROSPECTO. 



Jl^V tiranía y la esclavitud no piiodon ex'st"r s^no oYi las tinieblas, 
]joi que los oi.riiniflos noven en ellas ni sus pr vaciónos ni su eii- 
A.lecimiento. La libertad se adquiere y adqnir.da se afirma por la 
'civilización Ap los pueblos. Lo saben b ''n los tiranos, pues que sn 
J-Tiiner eonalo es de e>t rpar la-i ideas d' polílic-i y de adormecer 
todo e píntn de instrucción í.t I. Tainbirn lo caben los amantes de 
la lil)prtad, pues que és siempre su pr mer designio la ediicacioii 
íilosi fica, y la disemin-'cion de los pensamientos qüe pueden en cual- 
quiera toniia contribuir á d -ipertar el sentiiniLuto Úd los principios 
que as <iiu'au los gozes social s. 

In p ri<'dico liiíu dirijido será siempre im maestro cuya voz 
se luice oir á todas di (anciar-: que pi netra á la cabana como al pa- 
lacio, y t|ue liabla no solo al lit' rato sino al hombre rustico: cjue 
cuscha los fundamentos de la justicia, los deberes di 1 ciudadano y 
sus d; ri ci¡os, y fíarantias. L'n ))api I público es una luz que se coloca 
d lante el maji^istrado para indicarbi los senderos del interés «fcneral 
y los pxlrabios que condncoti al precipicio; Es lui termómetro que 
ciude la ti Uijieratm^a de la o|iinion la cual dirije á su vez: un censor 
de las acciones ])uiiiblt s, y la tribuna donde se hacen resonar los 
rasgos de virtud y patriotismo. Es < l terror del -an bicioso y del pre- 
varicador y el deiem-or del hombre pafViota, y desintcresado. Ls el 
teltgratb de los oobi ruos y cuerpos legi^latix os para instruir á todos 
los ciudadanos de quanto les interesa; y no pudieran saber de otra 
manera. Es coino el espejo que representa la situación y los sucesos 
de todo el mundo; y es tami^ieti el repertorio de los descubrimientos 
de las artes, del comercio, áe-ia, Itioial y aun de las piezas de gusto 
y eutretcniini-nto, ^ 

Con este \i\m\ \ objett) serinnló.s bien felices si acertásemos 
escribir el periódico que hemos proyectado dar i)ajo el nombre: An- 
torcha del Ctnlvo. Es nuestra intención al publicarlo el procurar 
aquellos fines. Si bastasen para ello los buenos deseos^ estaríamos 
seguros de cumplir nuestro designio. 

tu su solicitud hemos resuelto que la Antorcha tenga una 
parte política — Otra noticiosa — Otra de variedades y otra de comu- 
nicados. 

Las actas de los cuerpos legislativos, sus decretos y las pro- 
videncias gubernativas que tengan una particular importancia. 

La 'i.' contendrá noticias de la república y de fuera de ella, sean 
políticíi*, comerciales ó de cualquiera otro género. 

En la 3." tendrán lugar los descubrimientos, las especies sueltas 
sobre las artes, la moral, la educación y la historia, y los trozos d« 
poesía. , 



/ 



La 4.' dará Inorar á los artículos ore no sean de los editores^ á 
no ser que su materia pida colocación en los anteriores. 

La 5." compondrá el artículo edictorial en que se ofrecerán las 
reflecciones sobre los sucesos y lo demás que se haya insertado. En 
ella haremos honor al mérito al 1)atriotismo; sensuraremos el vicio 
y la maldad, inspirando el saludable horror que es conveniente: da- 
remos proyectos de administración pública y se concluirá con otro 
artículo sobre la policía de seguridad en que se dará noticia de los 
delitos y dé sus castigos o impunidad. 

Saldrá La Antorcha del Centro todos los jueves á las doce del 
dia en un pliego. 

La subscripción es de doce reales por trimestre— Se recibe en 
esta ciudad en la botica del C. Ricardo Aguilar, y fuera de ella en 
las administraciones ds correos. 

Guatemala julio 24 de 1829. 




GUATEMALA=lmprenta nueva. 



l . 

- :'.)•! 
ijoq 



Núm.' !• (Un real.) Fol." 1" 



LA ANTORCHA 

CENTMO-AMEMCANA. 

Guatemala 30. de Julio de 1829. 



La libertad no puede marchar sin prudeacía. ni vivir sin virtudes. 

segur. 



; CONGRESO. 

EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA SE HA SERVIDO DIRIJIRME EL DECRETX) SIGUIENTE. 

El Presidente de la República federal de Centro-América — Por cuan- 
to el Congreso ha decretado lo que signe: 

El Congreso federal de la República de Centro- A múicaj conside- 
rando: 

1. ° Que la falta de los r^presentantr-s que abandonaron inrleb «la- 
menté stis asientos en la última legislntnra, los trastornos á q'ie d ermi I 
gnr con esta conducta criminal; y iodos los demás suceso-; o 'ur:'icbi- de^'' í 
el año de 182'> hasta el presente, impid'eron la roun on estr;tovdiiiari'V del 
Congreso en el m^s de octubre de aquel año, igualmente que las ordina- 
rias de 1827. y 18i8. 

2. ° Que restituido yá al ejerc'cio de sus funciones, desde el 22 del 
ante-proxtmo junio, y cuando aún no se ha ocupado de otro asunto no- 
table, que del miii urjente de encargar el mando supremo de la nación, 
como ya lo ha hecho, al senador U imado por la lei, en defecto del Pre- 
sidente y Vice-presidente; cf)uviene y es necesario designar los que lian de 
seguir ocupándole en adelante, y fijar el concepto bajo el cual funciona 
en la actual cpoca. 

3° Que por no ser esta, la de las sesiones ordinarias por la natu- 
raleza de los negocios á que debe volver su atención en Isis presentes; y 
por otras muchas circunstancias; pero especialmente, por la d^ haber sido 
convocado y no haberse podido reunir para el mes d:^ octubre de 18 fi., 
el Congreso que exígte, siem|)re debe estimarse estraordinario; y que de- 
clarándose tal, ni se desvia de los principios sancionados en la Constitu- 
c'on, ni queda sin efecto la convocatoria espedidi por el senado, ni de- 
jará de tratar los demás asuntos que se ofrezcan, fuera de los que sería- 
lo aquel cuerpo, luego que reorganizado el mismo, pueda ampliar la mi- 
nuta que entonces acordó. 

Por último. Deseando que ésta reorganización se verifique con la 
celeridad que el interés públ'co exlje; y que entre tanto, los asuntos que 
hoi son mas importantes para la naiiion, sean los primeros que resuelva 
el cuerpo que la representa. 

DECLARA Y DECRETA: 

1. ° El Congreso federal instalado el 22. del último junio, se há por 
rf'stablec'do, con arreglo á la Constitución, para las sesiones estraordina- 
rias á q\ie convocó el senado en su decreto de 25 de agosto de 1826. 

2. ° Por ahora y mientras se reorganiza el senado, los negocios que 
éste cuerpo designó al espedir aquel decreto, serán los únicos de que se 
tratará en el Congreso, conforme á lo d spuesto por el artículo 70. de la 
lei fundamental; sin perjuicio de examinar y resolver en las actuales se- 



siones estraorfimarias totTos los demás ffue nMPVíímPTite caüfiq'ie y seña* 
le el S'^iiado, Inesío que se halle en el ejercicio de sus íimciones. 

3. ° Entre los asuntos que están ya designados por la convocato- 
ria, se preterirá por punto general, el despacho de aquellos que en las 
circunstancias del d a, interesen mas á la República. 

4. " El S. P. E. promoverá por todos los medios que le dicten su 
z^lo V patr.otfsmo, la pronta reorganización del Cuerpo moderador de la 
Repúbl.ca. 

5. ° Verificado que sea su restablecimiento, el mismo Cuerpo, con 
presencia de todos los datos y antecedentes que oportmiamente se le pa- 
sen, ampliará la minuta que tubo á bien acordar en 2?). de Agosto de 
1S26. , conforme á lo que previene el art.° 1.° de este decreto. 

Comuniqúese al Senador Presidente, para intelijenc a y fines consi- 
guientes; como también para que lo haga imprimir, publicar y circular. 

Dado en Guatemala á dos de julio de mil ochocientos veinte y nue- 
vo— Doroteo Va.^conzelo>i, diputado presidente.=. War/ano Galvez.=Simon Vas- 
conzelofs.—Al senador Presidente. 

Por tanto: Ejecútese. Palacio nacional de Guatemala 6. de julio de 
1829,=J5ííe Barrundia.=A\ secretarlo de Estado y del despacho de rela- 
ciones interiores esteriores. 

Y de orden del Presidente de la República, lo comunico á U. para: 
su intel gencia y efectos que correspondan. 

D., U.., L. Palacio nacional de Guatemala 6. de julio de 1829. 

Molina. 



NOTICIAS ESTRANGERAS. 
Los papeles públicos de Méjico refiriéndose á los de Europa anim- 
ci^n los preparativos de la España para verificir ima iuvacion contra la 
Independencia Americana. Puede ser que en la caduquez de esta naci- 
ón tan torpe como injusta, quepa el delirante y loco designio de la re- 
conquista del nuevo mundo. Si se realiza tan temerario proyecto, es pre- 
ciso que los Americanos, que han dado tantas pruebas de su valor, y de 
su decisión por la cansa de la Libertad; escarmienten de una vez á esa 
infame península: que se arme la Amrrica entera para destniir el nom- 
bre español, y libertar á Cuba, y Puerto-rico al tiempo mismo que har 
gan su infame tentativa, para que de ima vez acabe la dominación es- 
pañola su imperio en esta tierra; que no debieron pisar los hijos de Pe- 
layo. 

GUATEMALA JULIO 30. * 

Después del glorioso restablecimiento de las libertades publicas 
era consiguiente que la de la prensa gozase de la misma. La escena 
h?roica de que sois testigos, hace honor al pueblo centro-americano. Una 
facción atrevida unida al poder püblieo osó derribar el código constitu- 
cional, y disolver los poderes supremos. Se dió entonces el grito de alar- 
ma. La tiranía reunió con impavidés todos sus grandes recursos, que em- 
pleó para sostener una lid que iba á decidir de su existencia Varios han 
sido los sucesos de la guerra; durante su curso la opinión fué haciendo 
rápidos progresos, hasta que al fin se dilató por todos los puntos de los 
estados. Llegaron los restos vergonzosos de la tiranía, y usiu'pacion á 
encerrarse en la plaza mayor de esta capital, en donde se entregó al poder 
del ejército aliado. 

El Gobierno en el manifiesto que ha publicado, ha presentado el 
quadro de nuestra revolución. Nosotros tomarémos el orden de los acon- 
teciminitos desd^ la ocupación de la plaza en adelante. Ocupada ésta 
por el ej *rcito aliado en virtud de la capitulación celebrada entre el Je- 
neral del ejército aliado, y el Jefe de Estado; debió entregar todas las 



9 

«riras y pprtrechos; á cuyo artículo faltó. Fste incidente inspiraba una justa 
descoiitianza, y siiponia proyectos ulteriores de hostilidades, que lií'ciau 
mal seguro eí triunfo; y eí-pue»to el r poso píblieo. Ln vista de este 
nuevo suceso el Jiueral declaró uula la capitulación. Ln consecuencia 
de tal declaratoria: turrón arrestados los funcionarios F. dorales, y drl 
Estado, que tuvieron parte activa en el atentado contra el sisten.a jurado; 
y en la usurpación de los poderes. 

La Asanibl a d^ 1 Estado que fué disnelta el año de 56 por la per- 
secución, y maquinaciones de los enemigos de las libertades piM>licas; se 
reunió de nuevo á esfuerzos del Jcneral. Se ocupó este cu( rpo del asunto 
grande de haber atentado contra la constitución federal, y del Estado, 
y haber usurpado los poderes supreu'os del irisnio Estado. 

Dió dos decretos: el primero declarando traidores á cuantos habian 
obrado contra la constitución, y habian sostenic'o á los usurpadores. El se- 
gundo concediendo una annistia general ecepturndo de ella, á los fiuicio- 
narios de los supremos poderes, y Gefes de todos ramos, cuyos decretos se 
han publicado. 

Como .según el ultimo decreto podian unos presos renunciar el juicio^ 
y en tal caso quedar obligados a salir fiera de la República, dejando la 
tercia parte de sus b enes. Y otros no pod an reiumciarlo. Los mas lo reuTui- 
ciaron, y nuiy pocos .se quisieron sujetarse á C\, Entre tanto habian salido 
muchos de ( líos á sus casas con d objeto de prepararse para partir. En 
estos momentos tuvo el Gobierno denuncia de una cou.spiraciou que se fra- 
guaba, y se seducían bajo el pretesto d'^' quí> no se habian castigado á los 
culpables. La larde misma que debió estallar fu ron reducidos á prisión sus 
princ. pales autores. El Gobierno entonces para remover todo pretexto á los 
facciosos trató de acuerdo con el Jeneral de sa¡ar d-^ <'sta ciudad a lo.s 
presos. Al mismo tiempo el Gobierno 1^ dió cuenta al congreso de este su- 
ceso y del peligro que corria la tranquilidad durante la peni:anencia aquí 
de ellos por lo que habia dispuesto su salida de la capital. El congreso dió 
un decr<'to, aprobando la conducta d 1 Gob'cnio. 

S>! Vitrificó la marcha de los presos el dia 9 cerca de las doce, sin 
mas novedad que las tiernas, y compasivas lágrimas de sus mugeres é hijos. 
Desengaño nuiy claro para la aristocracia que siempre creyó tener en l1 
|)ueblo un ciego def nsor suyo. 

El d a 11 por la noche fueron sacados de esta capital los Reg'ilai---s 
de Santo Domingo, San Francisco y la U( colecc on, con el Padre Arzo- 
bispo; y destinados á embarcar á uno d ■ nm stros puertos d I norte. Esta 

t)rovide"ncia es sumamente dolorosa. Solo el convencimiento d qii diñante 
a existencia de aquel Prelado, y de aquellas comunidades no pod a ase- 
-gurarse la estabilidad de nuestras instituciones; o])uestas en un todo alas 
suyas, á sus hábitos, a su educación, á sus selit mieutos. á sus intereses; 
y que el dioque de todo esto con el sistema de Gobierno jurado: debia 
-producir una guerra continua en que jamas se podia capitular; pudo ar- 
rancar una providencia tan sensible. 

El Padre Arzobispo es un Prelado celozo, y entre los regulares hay 
muchos de virtudes ejemplares. Pero esto no imp:d';ó para que la mayoría 
<le ellos, hubiesen abrazado la causa de la tiranía con el mas grande fer- 
vor. Emplearon co no esta ciudad es testiga y la República entera, todo 
el influjo, y ascendiente de su Ministerio en él sosten de los usurpadores 
de los derechos del pueblo, y de los autores d i reinado d' 1 terrorismo. 
Mo se habrá olvidado todavía "Guatemala de las fervorosas ecsortaciones, que 
desde la sagrada Cátedra de San Pedro haciau al pueblo para que tomase 
las armas; para que derramase su sangre en defensa de la causa mas in- 
justa, y mas ofensiva á los derechos del mismo pueblo. Si ellos hubi°ian 
empleado el influjo de su santo Ministerio en procurar la paz; sin duda 
que habrían desarmado el brazo terrible de la tiranía, y no se hubieran 



inmolado lasti'Tiosanente de cuatro á cinco: mil victinnás en el campo 
horrorosó de Alarte. Mientras estuviesen entre nosotros unos Ministros que 
eh vez de predicar la paz que el divino Salvad )r trajo á los hombres como 
•el^-preser.te mas ^-rande, que podía venirnos del cielo; y que haciendo trai- 
'ci'on á s-i misión predicasen la ^\;erra, y manifestasen deseos inflamados, y 
cfiMioles de -qne'se derramase la sangre humana; jamas podremos contar 
coa un V p )z bastante se;^nra, ni con el reposo y tranquilidad pública. 

No podemos nosotros penetrar los arcanos de la providencia: no 
sabemos por que medios inesperados premia y castiji^a á sus criaturas. 
Pero ol)serva'nos que jamas quedan impunes los hombres que influyen en 
los males de sus semejantes, que tarde o temprano rgciben el castigo, y por 
caminos i nprevistos, y acaso tenidos por injustos según los juicios humanos. 

Este pues no ha sido un ataque á la religión santa del crucificado, 
que tenemos la dicha de profesar: ha sido una providencia contra algu- 
nos Ministros traidores á la misión de paz que tanto, y tan repetidamente 
les recomendó su sagrado fundador. 

^ Si tenemos zelo por ella todos debemos eficazmente procurar que 

se mantenga en toda sil puresa. Que influyan los individuos, que influyan 
las Mniiicipalidades, y aun el congreso mismo para que el Presid'^nte de 
la República ocurra al Santo Padre proponiéndole Arzobispo aux li ir para 
Guatemala; mientras viva, o no renuncie el Sr. Casaus, y obispos para los 
d^nás estados de la unión. Roma los concederá como los ha concedido al 
Perú, y Colombia. 

Esta Religión Santa que ha enseñado al hombre las verdades mas 
sublimas; pue despojándolo de su natural ferosidad lo liace manso amable, 
y humano. Que los une á todos con los estrechos lazos de un auior reci- 
proco. Que es el ausiliar mas poderoso de los gobiernos prohibí, ndo al 
hombre hasta el pensainiento de cometer el mal: que es ( 1 único freno que 
sosti uie en sus deberes á los pueblos todavía poco civilizados. Que es el con- 
solador mas grande que tiene el hombre en todas las miserias, y trabajos 
de la vida humana. Que el moribundo abandonado de toda la tierra 
solo fija su esperanza en la vida futura, que esta religión divina le 
promete. Por tan grandiosas consideraciones procuremos su conservación, 
pues que ella ha m.^jorado tanto la suerte d -1 hombre, y que después da 
hacerla tantos bieir^s en la tierra nos encamina para el cielo. Pero en ho- 
nor de esta Religión debemos querer que los ministros sean dignos d^ 
ella y de su sagrado fundador, y que nuestra conducta sea conforme con 
sus máximas que están di acuerdo con los principios de un verdadero 
republicanismo. ' 

El 28 del qne acaba concluyo sus sesiones la Asamblea de este Es- 
tado: aquella misma qne fué disuelta el año de 2G por las maquinaciones 
d ' los enemigos del sistema, y de las libertades públicas. Tan gloriosa lia 
sido su resurrección como su conducta. Es preciso hacerle justicia al mé- 
rito: es preciso admirar en ella dos cosas que llaman nuestra atención: 
1.^ qne no ha influido en el ánimo de los representantes ningún senti- 
miento vil de venganza: 2." qne siendo casi todos sus miembros personas 
poca fortuna, no ha tenido en ellos el menor poder el ínteres, y que han te- 
nido firmeza para decretar contra personas pudientes qne no habrán es- 
caseado las seductivas tentaciones de la plata, y el oro. El período de 
esta Asamblea es riiny pequeño; pero los objetos en que se ha ocupado 
son muy grandes, y de una trascendencia incalculable para lo venidero. 

Ayer ha comenzado sus juntas preparatorias la nueva Asamblea del 
Estado. Le deseamos dias mas serenos que los que tuvo la que ha con- 
cluido su dificil é importante misión. 



GUATEMALA=Imprenta nueva. 



é 



Núm.° 3. ( Un real. ) Fol.° S, 

♦ ' • • '■ ' ■ - ^ .r 

: LA ANTORCHA 

CENTKO-AMEMCANA, 

^ Guatemala 6. de Agonto de 1829. 



ij HI]«Had Db ^ueSe fniinthai' Sin itrabeneia, ni vWit sin-^irtndea. 



, NOTICIAS ÉSTRANGERAS. 

IMGLATERRA. 

El imperio de la razón tr,uiifa al fi : por largo tiempo se ajitó en 
las cámaras Británicas la emancipación de los católicos; que era un acto 
.tan propio de los principios liberales que profesan los célebres Bretones: 
sns angMistas cámaras la han decretado luciendo á un tiempo justicia á 
los católicos; y así mismas para reparar, la que liabian negado anterior- 
mente. El principe de Waterlóo ha tomado éste laudable empeño; qui- 
siéramos mas universalidad en sus principios, para que alirazase la causa 
de la hbertad scyun el espíritu del siglo, y de la nación a que pertenece. 

PARIS ABRiL 12. 

Las cartas de España, asi como los periódicos están llenos de lior- 
forosos detalles de los efectos del terre-moto. Cuatro villas han sido en- 
teramente arruinadas, a sab'r: Guardamar, Torrevieja, Almoradi y los Do- 
lores. El número de muertos es incalculable. Después de haber escava- 
do de las ruinas de Almoradi 400 cadáveres, se encontraron otros 70 mas. 
Las fuentes minerales se retiraron á distancia de 6 millas del punto don- 
de estaban antiguamente. 

El rio Segur, cpie corria por el centro de la Ciudad Murcia, há 
variado su curso y boca. Cuatro grandes cráteres se han abierto en Be- 
íiejnzar, arrojan lava y eslialaciones fétidas. Otros dos cráteres abiertos 
en el lugar en donde estaba el pueblo de Torrevieja, arrojan torrente 
de agua fétida. 

El rey ha tomado medidas para .socorrer á las víctimas de este de- 
sastre. Ha ordenado que todas las rentas d" la provincia de Murcia se 
é'npléen en socorrer las personas á quienes ésta desgracia haya reducido 
a la miseria. Se dice también que ocho mil francos del producido de la 
venta del aceise, se han destinado al mismo objeto. 

Si las noticias de Madrid, dadas en los papeles franceses del jue- 
ves son ciertas, los efectos del último terremoto de Murcia se han esten- 
dido mas allá de esta provincia, y ha causado aun mas fatales desastres; 
que en el punto mismo; 

Cádiz se ha casi sumerjido, aunque se habia tenido mucho cuida- 
do en ocultar tan desastrosa calamidad, i)or la que todas familias en ^1 
reino, y muchas en otros paises quedarán en desolación, porque aquella 
rica ciudad comercial comprehendia entre sus habitantes individuos de 
.casi todos los paises del mundo. 

El gobierno no ha recibido esta noticia oficialmente. 

mSoco. 

CIRCULAR- 

J^rimera secretaría de estado. Departamento d i interior. Seccwn 1.*. 
Excnio. Sr.=Por comunicasiones oficiales del encargado de negó- 



6 

cios meíicanoi5 cerca cíe S. M. Británica, ha sabido el E. S. Pí-esiclente 
que el Cardenal Castiglione ha sido elevado al trono Pontificio ocupán- 
dolo con el nombre de PIO VIII, y en consecuencia se ha servido 
maiidarine que lo comunique a V. E. como tengo el honor de hacerlo> 
para que pueda dar publicidad á esta noticia, y solemnizar el reconoci- 
miento del supremo gefe de la Iglesia en los términos que haya sido de 
costumbre; 6 que V. E. tenga á bien dictar, en el concepto de que por 
la Sria del Despacho de Justicia negocios Eclesiásticos se hacen las co- 
municaciones oportunas a la autoridad Eclesiástica, para que obre de 
acuerdo con V. E. 

Dios, y Libertad. Méjico 13 de junio de \S29.—Bocanegra. 

Exemo Sr. Gobernador del Estado de Chiapas. 

Por los papeles públicos que hemos tenido de varios Estados ase- 
guran que la repíiblica conserva su tranquilidad. El mensajero .de Ja-, 
lapa sienta como inevitable la próxima invasión de los españoles refi-' 
riéndose á una carta particular de la Habana; y otras reflexiones al in- 
tento que nunca pasan de conjeturas, ni es la primera vez que estas esv 
pecies asomen la cara; en este mismo periódico hemos visto terminadas 
felizmente las diferencias entre las repúblicas de Colombia, y el Perú por 
medios de tratados honrosos á ambas naciones. 

En junio último se publicó solemnemente en aquella capital el tra- 
tado de amistad comercio y navegación entre aquella república, y el gobi- 
erno de los paises bajos. Méjico cada dia adelanta y estiende mas sus 
relaciones esteriores: las tiene entabladas con los Estados unidos de Ame- 
rica: con la gran Bretaña, con la Prucia, con la Francia, con la Suocia, 
con la Dinamarca, y con las citidades libres auciáticas y finalmente el 
nuncio de su santidad recid 'nte en París ha asegurado al enviado de Me- 
jicano las buenas disposiciones que tiene su santidad para entablar rela^ 
clones con la Iglesia Mejicana. < :^ 

El exeleiitísimo Sr. Presidente dj aquella Tfepfiblica D. Vicente Guer- 
rero ha dirij:do la carta que insertamos al C. Juan de Dios Mayorga; -} 

Méjico jimio 13 rie 1829. ' 

Mi recomendable amigo: Después de ' un largó silencio he recibido 
la apreciable de U. de 18 del pasado en qué con su acostumbrada bondad 
sé sirve U. felicitarme mi posesión dé la présidcncia de la Bépública, por 
lo que tribilto á U. las mas sirt ceras gracias. ' 

Ya por los papeles públicos había yo tenido la indésible satisfac- 
ción de saber que la justicia, y la libertad triunfaron de la aristocracia 
én esa Nación Federal; de que me he gloriado Siempre ser él último 
Ciudadano. 

, Encarecidamente suplico á U. mi querido ani'igo. Se tomé la molestiá, 
dé bacer á mi nombre una visita k los Señores que componen el alto Go- 
biernó de esa República, al digno Gefe de sñ Ejército, y á los Señores Di- 
jputados del Congreso General, asi como qué no hie 'escasee sus comuni- 
caciones, que aprecio, y la? de los demás Señóres ^ué gusten honrarme 
con las suyas. " ' " • í" ■'! '■■ -r-.i ; ■ ••; ■ • • 

Deseo á U. toda prósperidád y 'qüe' maindéP con éntetá confianza á 
este su amigo invariable que lo artiá y B. S. 'M;' - '■ '' ■ ''^ j. > 

■'' VicéhteGitétréró.' 

En esta Carta brillan lós^entimientos suMimés dé un libcralisftio universal 
y puro: en ella se vé retratada el alma grande del héroe jMejicano: que 
tan generosamente dispensa l éus Ixoñdádés a este Páis, xjiíe le ádmira y 
aprecia. • ni-í.' f^is ■ ■■¿'■■■■- . ,, < itií,*)»^,-.',»}'» .r--; íVí 

; V.'',\ . \ ^■'NlCARAGUA.'^i^ ■ 

; ' Este desgraciado Estado hace largó tiempo que sufre la mas dolo- 
rosa anarquía, há habido un descuido niny notable ■ sobre su pasificacioh; 
El primer P. E. -no tomo :fist€^- negoció Gon-todat-lat ateneion^^que «csijíafíl 



laméntaWe estaáo de Nícara^'m: tampoco ílamo la atOTcion del gobierno 
supremo en los dias anteriores al rompimiento con San Salvador: pues en 
lu^ar de emplear sus fuerzas y reciu'sos en pacificar á Nicaraj^ua; consaí;ro 
todos estos el«Tnentos de poder al criminal proyecto de abolir el sistema 
establecido y jurado. Entr^ tanto Nicaragua ha continuado lastimosamente 
deborandose; se hace una guerra salvaje en quenada se respeta. El Estado 
se halla dividido en partidos: León ha sido siempre enemigo irreconci- 
liable de Granada: Managua dominada por s)i cura Irigoyen, y por el 
pervilisiino Cerda, siguió sr mpr:' la causa de los tiranos; hasta que tubo el 
fin aquel bárbaro jefe, que deben esperar los hombres semejantes á el. 

El jefe Argiiello signe constantemente el paitido de la libertad, 
pero cometiendo eccesos, y barvaridades que estremecen. 

Managua al fm se habia imido con León, y reinaba et sociego, 
entre todos los partidos; sin CiTibargo de mantenerse divididos,*' hasta qu§ 
Gollena se ha levantado con una fuerza considerable en Loon: Managua 
se habia vuelto á separar, y estaban próximos á comímzar de nuevo las 
hostilidades segiui las noticias recibidas por el último correo. 

Es absolutamente preciso que el gobierno se d cida á tomar una 
medida capaz de restablecer el orden en el desgraciado Estado de Nica- 
ragua, el mas importante de la federación por su admirable situación, el 

Suede hacer la riqueza y la prosperidad de Centro-América. El puede 
acer una revolución mercantil en todo el orbe abriendo su gran canal. 



GUATEMALA 6 M AGOSTO. 

Anunciamos con gusto que el congreso convencido de la necesidad 
t\n& los pueblos cristianos tienen de manten er sus relaciones con la ca- 
beza de la Iglesia, ha decretado una misión á Uoma: este es un acuerdo, 
que lo demandan los sentimientos religiosos de todos los hijos de Cen-; 
tro-América. Asi el público verá, que si iia salido el Padre Arzobispo, 
no es con ningún designio de que le faltasen á los pueblos los consue- 
los espirituales, que los "Ministros del Santuario ofrecen á los creyentes^ 

También se ha decretado otra misión á los Paises Bajos. Esto eV 
muy justo. Es el primer gobierno Europeo que ha mandado un INIinis- 
tro acreditado cerca del nuestro. Los principios que profesa aquel Uust 
trado, y filantrópico Gobierno, lo conducen á formar sus relaciones cotí los" 
pueblos libres del nuevo mundo, en quienes aunque con distintos siste-- 
mas encuentra identidad en las instituciones liberales, y en la tendencia 
asi á las mejores sociales. El ha sabido graduar la importancia de n'i- 
estro canáí de Nicaragua, y ha tomado el mas grande empeño en sa 
ejecución. Esta célebre obra, que acercará la inmensa distancia entre la 
Éuropa y el Asia: qué dará el. mas rápido impulso á las relaciones mer- 
cantiles; de una y otra parte del mundo. Q:.ie hará que Cíntro-Aflérica 
corresponderá á su pomposo nombre, y que se elevara tanto como los' 
eminentes montes de su magnifica cordillera. Que será el medio seguro de, 
que se pasifique para siempre Nicaragua.r,; ^ , . . _ . 

También es consolatorio lo que vamos á referir: informado pl. Go- 
|)ierno dñl poco zelo que ha tenido ísn el desempeño dé la Tesorería de 
Omoa el C. Pedro Larreyuaga^ lo ha mandado retirar ,por seis inesps; 
mientras se purifica de" estos cargos. Este es un ejemplar m\iy saludable para 
que los funcionarios cuiden de llenar los deberes, qui^- Lqs impone» sus 
destinos. 1 . , . ; . ? 

■> i>-i....Iíí.no de los mas garandes e^nbarasos que sienten, los GobiRmos ,eit 
fá posición del nuestro: es la provicion de empleos. Se Tharia desgraciia- 
damente una parte consideiable inhabilitada, por haberse adherido al par- 
tido de los enemigos del sist^na, . El circulo se ha red'icido, y es preciso 
contar con que de aquí se hacen , sacar diputados Fedetaies^'y «e los Es- 
tados, Senadores, Consejeros, y Ministros para la: Suprema Corte. _y M% 
particulares de los Justados. A, la verdad no, quieijen ver Ja provlSJ9^ ^9 



g - . . , , . ' 

énipVéos por tofloV s^'is «¿¡i'^f^í'fó'?;' 'tííiós no T)ii5iltS¥l tná*' fieí^fia'íi de* 
óiriiilas pov lás iliítitiicioiios lib3i-ales; ofrO'i-solo ven la actitud y capacidad; 
El Gobienio no puede dar los empleos á individuos por solo ser li- 
berales; pii^'S que entre ellos hay persottás absolutaiYientei ineptas, y otras 
de conducta muy corro'npida. Tampoco puede ocupar á los actos, sind 
le tieneU adhesión al sistenná. El Gobierno tiene precisión de hacer nom- 
bramientos '^pues sin ellos se desori^anizaría la ad.ninistracion pública. En 
tales cásoB no sie upre nombra los que llenan sus ideas; sino lo qué 
ju¿¿a menos nlaloi No debían detenerse áeriti. ar los nombramientos: sinó 
en presentar personas que reuniesen la actitud, la honradez, y el patrio<- 
tismo. En nüestro concepto á la República no le faltan elementos ni re- 
c irsos para exístu-; pero lo decimos con sentimiento le faltan hombres; y lo 
Jjeor eá q\\e la mayoría de nuestros ciudadanos no conoce esta verdad; 
pues no sfe dedican á adquii'ir las cualidades que los ha^an útiles á sil 
patria; si ella sufre, si ella se perdiese sería por culpa de sus ingratos 

POLICIA DE SEGURIDAD. 
En el mes anterior entraron al Pueblo de Santa Catarina Mita dej 
áepárí amento de Ciiiquimula treinta hombres armados con carabinas y sa^ 
qnéaron el Pueblo. Un crimen tan escandalozo, y tan alarmante; debió lla- 
mar la atención, y exítai' el zelo de todas las autoridades de aquel De* 
partaiuputo. ]o;noramos hasta ahora que se hallan dictado las medidas cor- 
respondientes para aví^riguar los autores del delito, y escarmentarles como 
exije la seguridad pública. Desearíamos que los funcionarios estubieseu 
bastante penetrados de la j^rave oblig-acion que tienen de mantener la se- 
guridad, como el primer debór social. Si los individuos sirven al Esta!- 
do, si ellos contribuyen con una parte de sus fatigas en obseípiio de este 
obieto; exíjir las contribilciones, y no cumplir en esta parte con lo estiou- 
lado, es una fnlta esencial á los pactos sociales. Es una responsabil'dad 
tremenda que tienen los fnncionavios del Gobierno. Es una obligación etl 
consípuc a que tienen de reparar los daños que por su negligencia recibe 
él público. 

El 13. por la noche salieron los regulares, y el 14. y 15. fueron dí- 
as de safjueo en los conventos. La imperdonable imprevisión de los ejecir- 
tores de la orden ha dado lugar á un incidente tan notable. Se sacaron á 
los regulares, y se dejaron abiertos los conventos, á discrcccíon de un puer 
blq tan viciado en el latrocinio Como lo és el de esta Capital. Con la im- 

S udencia mas escandaloza estubieron ambos días á vista de todo el vecin- 
arió sacando trastos, y cuaiiio encontraron en el convento de Santo Do- 
Iningo y San Francisco. No solo hay que notar el proceder de los ladrón- 
nes; sino la reprehensible conducta del vecindario de no desjjertar á laS 
autoridades para evitar este daño. 

Esta indiferencia á precaver el mal; este hábito de ocultar á las an^ 
íoridkd ^s los delitos; por un principio de aquella caridad criminal que abor- 
to el fanatismo mas torpe y delincuente: es una de las causas mayores de 
que los delitos Be queden impugnes; de que la impugnidad los multipli- 
plique con grave daño déla sociedad; en obsequio deesa cílebre caridad. 
Nada prueba tanto la existencia de tan fatal opinión, que la dificultad de 
encontrar declarantes para un hecho tan público. 

Tal preocupación podría disiparse haciendo honroso el oficio de de- 
lator. Era necesario dictar una ley para que ningún ciudadano pudiesis 
óbténer los empleos; sino había servido al público cierto tiempo de acusa- 
tldr de los crímenes, para contenerlos. Que én las relaciones de méritos tu- 
bieran lugar los oficios que hubiesen prestado á la causa publica, descir- 
bríeudo los delitos, y velando por su castigo. Que por el contrario se le 
imponga la nota de infame, al que oculte un crimen o que .tome empeño 
por su impunidad. 

■ 'GUATEMALA=Imprenta nueva. ' ' 



N.úm.» 3. (Un real.) Pol." 9,, 

-".LA ANTORCHA .H,.. 

;j:ifirr./;t f .:i> t-uv (^^^f^^f^ J.3. de Agosto (le 1829:' ■,:;¡\, Z\/''^UXÍ 
- >áon-an8 nno o , _;íí!i-.¡ ii(>s qyiv 'on 



líl íibrf f MEXKO. Rfílf-'- T a fíEnÍK.' /; 

-«m I-') o: ■ ■■• I FACULTADES ECLESIASTICAS; ; ■ ' •> o'-iu-í 
r M i'M/tTmrtciamo8- cotí gusto al público que el' Sr. León XTT; Mf'Mtíü 
cf'dido: pof tiempo ilimifado a este ilustrisiirto y VPnemble cabildo- ecle- 
siárttico- las facultades llama'las sólitas que' tornan aiitós los obispos de 
A-inerica, aííadiendo, la de dispensar en los impedinientós de matfiriinnio 
faitsta; el primev ^rado de afinidad provenido de copula lícita (o (*ntve cunf 
Hadoí»); ' igualmente el administrar alguno de los individuos de dicho 0!i'"r-' 
po;r/el!is£tcrainení.o de la confirmación, y d'legar ísta faciütad á los pn-- 
focoBi'.o vicarios distantes de esta capital; Nosotros élojiainos el 2^lí> ápos- 
tólico de su satitidud, v no dudamos que' dé testimonios d * SU •bti 'na 
disposición resprcto de las naciones anericanás, cuando trite los'>siinfo<í 
qne. friHám. con, la potestad temporal, cuy»' paralizaoirt'i. <^st4 ocasiotl>in'1<> 
perjuicios muy notables á la Iglesia mejicana, y tal VéSS' á la mísmar re« 

■ , •,• .rf0i<í' r ofi .TIV VERAGRUZ!. ■ "■ :",itsA-0'í))ic' ) nh coiil 
S&ljemo? pof^^lfts comilnioácíones de ^la' Habana- IVa^ttí el' 30'. d^'^étltí- 
ro, que gran número de los españoles espelidos de México, hab au llega- 
da á aquella plaza, y exítado^la simpatía de- sus compatriotas para lie vai* 
3' efecto la reconquista de nueva^Eipaña. En consecuencia se hablaba con 
alacritud de la tari cacareada espedicion, y se^ estimulaba^ al capi+^tt gene- 
ral i que festinase hi invasión; pero se agregi qne el g'^fs léf^rido no 
se hallaba dispuesto a emprender la tentativa, hasta no recibir ulteriftres 
instrucciones de España, en consecuencia d& representaciones que tenia he- 
chas á fin de dar largas á la espedicion. 

' n Se ase -ura'ía, no obstante, que en la Habnna se aguardaban nuc-' 
Tos'refnerzos, á fin de aumentar k fuerza espedicionária hasta el pie -de» 
diez y ocho mil hombres, cuyo mando debía tomar el general conde de 
España. Esta tuerza se calGula-ba suficiente para sujerar á México entro 
poco tiempo, y establpcer al infante D. Francisco de Paula á la fíente 
del gobierno con el tUulo de emperador- . '■ 'i . ' 

Esto es el antiguo proyecto de Laborda, que manifiesta laj tnfefe'^isí 
va inquietud por llevar á cfí-cfo. la eiecuciou. c -> .|!o;> ; 

Según se refiere en el Times del 17- de marzo los bonos rriexiba-' 
ñosj habían bajado en el mercado en esp-'r^í de noticias mas lisonjeras; ' 
V. j ^ El Times del 21 del mismo mes dice, hablando de las repúblicas 
de América y del imperio del Brasil. "Los eventos ocurridos en el Rio de 
la Plata, tan semejantes en carácter á los últimos exesos de Méx'co, nos 
dan ima nueva prueva de las d.ficultades que existen para establecer la 
subordinación civil y el orden político en unas sociedades como las for- 
madas por España eii América, cuyas estensas provincias, hallándose mny 
i'npcrfectaineute civilizadas para un gobierno propio, son demasiado po- 
derosas para someterse á mi dominio estraño. y se han elevado al esta- 
do de independencia en fuerza de las circunstancias f*! ~ 
.,' , , , J- ^ ;-iq ,.■■!, y!', «(^i-;.:» 

[*] L L EE: é Se kan ohidado los. Ingleses del grmi espacio de tiempo qtie fardaí'óñ eti 
consolidarse ruando variaron su gobierno ? ¿ Y por qué estrañan (as revoluciones de estús 
nuevos estados menores ■^ue.las^ ^W'?:-íiiÍi>JÍ-iihkr'Íi: t^'M'^^' ^'*"o» ií««''->i'»^¿ 



;~-~GUATEMAtÁ íá DÉrlGÓS'raT 
Actualmente se está tratando en el Congreso el jtAportantisímo astiB^' 
to de Hacienda. Nos prometemos que ilustrados por una triste esperi-; 
encía los diputados del dia; manifiesten en este ramo mas luces que láS 
que tuvo la mayoría de la Asamblea constituyente. Es inconcebible co- 
mo pudieron obrar en esta parte aquellos representantes. Hasta ahora no 
hay persona de sentido comun^ que no esté penetrada que una familia; 
no vive sin rentas, y que estas deben estar proporcionadas con sus nece- 
sidades. Si no habia un solo ente en todo Centro-AmiSrica, que ignora- 
se: que las contribuciones existentes en tiempo del gobierno español; 
no alcanzaban á cubrir los gastos que se hacian en su administracioni 
¿Podrian ser éstas bastantes para satisfacer los gastos, elevado el pais áí 
rango de nación; no 'siendo suficientes los que se hacian gobernado él mis'i^ 
mo como provincia? : Es muy admirable que no se conociese el extraordinario 
aumento de erogaciones, que iban á causar la transición de provincia, a 
nación: que no se conociese al menos por lo que se advierte diaiiaméute 
en lo doméstico y privado: que los hijos antes de casarse o separarse de sus 
padres se mantienen con un gasto pequeñísimo con respecto al que hacen 
cuando ponen casa para manejarse por sí mismos. Hubiera causado ásom-» 
bro sí en tal caso la Asamblea no hubiese decretado el aumento de con- 
tribuciones, qufi extjía el de gasto.s; ¡pero para nuestra confusión! Aque-: 
Ha Asamblea lejos de esto, destruyo el buen ó mal sistema de rentas exis- 
tentes, y no subrrogó otro; ya no para llenar el déficit que el rango de 
nación demandaba; sino parar Qubfir las cantidades de lo que habia, des* 
tiuido por sus acuerdos. ,; ;,-í; ;■ i;;?. djiuiv •• - ;^ 

Esta ha sido la puñalada nías mortal, que se le dio a la vida pó^ 
litica de Centro-América. El mismo Fernando VH. no hubiera podidtt 
adoptar un médio mas seguro de atacar la existencia nacional. 'Jíosotros 
estamos muy lejos de presumir mala intención eñ los autores de este de- 
sastre; pero con su santa ignorancia nos han reducido á la mas lamen- 
table pxjsicion. El Gobierno está reducido á la nulidad: hace Un papel 
ridículo: ocupa gran parte de, su tiempo en escuchar los requerimientos 
de los que á todas horas le cobran: otra parte dedica en solicitar 16 q)ie 
necesita para pasar el dia. Con su profunda política los autores de la 
destrucción de las rentas, han puesto al Ejecutivo Federal á manera de 
una familia sin recursos y cargada de deudas: que ya no puede-aplicar- 
se al trabajo, ni procurar su prosperidad; porque ocupa la mayor parte 
del tiempo, en buscar para el .día, y en contestad h Sus^acreedores. ^ 

Aun decretando ahora las mismas contribuciones^ q'ie fucfopi abo- 
lidas: ú otras que produjeran lo que rendían entonces aquella^; és - claro 
que no serían bastantes; como no lo eran para mantener el Gobierno co- 
mo pravincia, menos lo serian para los gastos precisos para existir como 
nación. El Gobierno tendrá ahora menos recursos, que los que há tcnid'o 
ailtes. Contaba con un fondo en casa de moneda que dedicaba al rescat» 
de platas, que se ha consumido en gastos: contaba cort un capital conside- 
rable destinado á mantener la renta de tabacos, qué se ha gastado, y" per- 
dido: contaba con muchos créditos activos que se han ido cobrando, y 
de que han quedado muy cortos rezagos: contaba con el monté de cose- 
cheros de añil; que se ha consumido. ■ • :. : 

Las mismas rentas abolidas, que ahora se restablecieran, no pro- 
ducirían sin duda lo que produjeron ante«i. Es principio tan claro como 
obio: que para la piiDduccion de los valores y de la riqueza, es necesa- 
rio é indispensable capitales, y que la producción se aumenta ó se dismi- 
Buye según el mas ó menos aumento de estos; es también cierto qiie la 
revolución ha destruido incalculablemente los capitales: será pues la dismi- 
nución de la prodiiccion en razón directa del monto de los capitales que 
talten, y las reutas siguen la misma proporción.' Si por ejemplo han {¡li- 
tado los capitales en una tercera parte, en otra tercera se rebaja la pro- 
ducción; en igual suma las contribuciones fundadas sobre ellaj 



' Es evidente que para que haya producción han de haber consu- 
mos; pues si no los hay, se paralizan los ramos de industria; para que 
hayan estos, deben los consumidores tener productos con que facilitarse 
los objetos de sus consumos: para crear estos productos, son necesarios 
capitales, y faltando se detiene la producción y se escasean los consu» 
mos, y el resultado último es la baja de las rentas. 

r-rt':-:.! Asi pues se equivocarían notablemente los representantes, si creye- 
sen que las rentas existentes han de continuar por ahora rindiendo lo mis- 
Jjio que dieron antes. Mas se equivocarían en pensar que se le hace 
un bien á la nación no exíjiendole los gastos precisos para sn adminis- 
tración: sin ellos no se puede promover su prosperidad: sin ellos se espo- 
lie el pais á sufrid los horrores de la anarquía: en que se pasfa con caros 
y cruentos sacrificios los moderados que en los dias del orden se hacen; 
sin ellos se espone el pais á perdi^r su independencia. La nación que lo 
dominase no se detendria en imponer grandes contribuciones: no lo de- 
jaria en el estado que tiene: no hay nación en toda la tierra que pague 
menos que la nuestra. No está la desgracia en imponer contribuciones; 
jsino en que ellas praduzcan los bienes de asegurar la libertad, y demás 
gar^nt as sociales, con que prosperan los pueblos. Si recorremos el sistema 
tributario de. las deinas naciones observaremos claramente: que lejos de 
detener la marcha de su prosperidad, los tributos, con ellos se hn impul- 
zado mas rápidamente esta: porque con sn buena ad ninistracion han con- 
§'"guido ponerlas en actitud de adqiiirir_ bienes, que de otra suerte no s¿ 
consignen. .'xy-i-i-- 

Es preciso que el Cíongréso decrete las rentis: no hay que esperar 
cupos: Honduras ha escrito que no puede darlos ahora; ni estará en mu- 
elip tiempo en disposición de nacerlo. El Estado d i Snlvador también ha 
manifestada su ji.uposibilidad; pues aun para las dictas de sus represen- 
tantes dice que como vaya pudiendo los remitirá; pero Honduras ni aun 
^sto se haya en disposición de hacer. Nicaragua: es evidente que su ac- 
tual estado de anarquía no le da lugar á hacer ninguna r.>mision. Cos^a- 
rica mandará su pequeño cupo, que no alcanza para un mes de gastos. En 
tal posición, o se acuerdan rentas, o se disuelve el Gobierno. Este no és 
asunto que admite demora: el curso rápido de los sucesos no se detiene 
á esperar las resoluciones que demanden tiempo. 

.',„•, El Gobierno por justos motivos que ha tenido, ha dispuesto por 
ahora agregar la tesorería del puerto de la Libertad, á la administmcioíi 
<3e alcabalas de S. Salvador. 

,-■ ff ~ Hace, cuatro meses que se concluyó la giierrá civil, y se restablé- 
el orden; y en tan dilatado tiempo no ha podido la factoría de este 
-Estado restablecer las tercenas de tabaco en el departamento de Chiqui- 
mulii, que antes ha rendido veinte mil pesos de ventas. Esta medida no 
solo conviene para no privarse de los productos; sino para contener el ¡ri- 
.meijso contrabando que se hace por aquel punto, y ahora mas que nun- 
.4?a favorecido; á la sombra de las compras qUe continúa haciendo la fac- 
toría contra el sistema actual de esta renta. 

,; , Tenemos noticias de que nüeétro segundo número ha sido critica- 
-dp de algunos: esto no podia dejar de suceder: no tenemos el don de la 
infalibilidad, y estamos espuestos como todos los hombres á herrores. 
También debe tenerse presente: que cada uno tiene sn cabeza, sus opinio- 
,-nes, y sus intereses distintos: un papel piibHco no podria cuadrar á to- 
dos. Si .se escribiera lo contrario tampoco gustaría. Nosotros no escribi- 
,mos para lisonjear, ni divertir, éste destino conviene á los cómicos, á los 
-niarouiero^, y teclistas. ó músicos que és lo mismo. Tratamos de decir las 
verdades que convengan para diríjir la marcha de la república, y en logran- 
do nuestro objeto, sufriremos con paciencia el desagrado de algunos, pués 
fál ftiv padecemos esto paf, el .bien de la patria. 

• : : Algunos critican miestro articulo de policía de seguridad: dicen que 
esto es'desacreditav eft:Í!i^,,^stei:i,or el és á la verdad un pensamiento 



muy poqiíéño. ^a^enios' "^qne jamas se W' cíeí^c^^ por- 
los esfuerzos que hace, por remediur los rpatés,' y mn<fi*ni í'áfu^rzo 'es inílffi 
eficaz para empeñar el zelo de las autoríáatfes en castig^aV 'Ifíf! ^ehtb^f c|Vf©; 
publicar los críniení^s, Mas se desacredita un pais póf im silencio dí'l n-í 
qüente: en medio de los cfímeioeíSjr y ina;é ' se desacrüáitah los indivídiíos 
que teuuui la publicación de los delitos. , ' "■ ,: 

Síi ln criticado ta nbi.en que decirnos que éii él partido liberal hay muchos 
ineptas y corro npidbs. Lo hornos dicho para que sepan q^i^^ nb basta 'f&-^ 
lo liberal para obtener los destinos: que adefnás és pfécisa la hbnradéí' 
y actitud. Si esto no se exíjiese, dentro de pobo acaíbariai el misfíio Go-' 
tierno restablecido por los esfuerzo:; de los libe^-al >s! sf^ría imposible sosJ 
tenerlo en poder de la ineqtitud y corrupción. Esta crítWá solo la podráií 
hacer aquellos que po encuentran para su exí-*téncia fisioa y; poÜticár maí 
que el haber estado en compaña" de los libefalés: por 'motivos qiie bien- 
declaran su impudencia en criticar que sé extjá honradé^ y actitudi pava- 
la provicion de los empleos que es lo qlié heñios querido d^cir. ¿ 8¡ ellos 
la tienen de qué se quejan ? ¿ Querrán gin éstas cualidadfeS destincís /r .Pa« 

rece que sí. ' ' . '-^^ ■'^^•'i ■<¡' ''¡■ih '\i-n ín.craís 

Se ha representa!clo el' ábirilngo ' éí !P'í/?íio^^^ 
tolerable. El rey qjic lo hizo mefios mal, és afectada su pronunciación y 
poco clara. La Reyna y el Principe frios, y con la vbz aeinasiado baja, 
y los demás como acabados dé llegar de Ólancho. ', 

- POLICIA DE SEGURIDAD. 

El día 8 dpl. coj-riente se cometió por ía tarde im delito, que de- 
bíí exítir vivamente el zelo de las a^ütorídadés. Un oficial llairiadó Sal- 
vador Lopoz natural de la Villa_ de 'Ahuachápan, estaba en el erjercicid 
con los demás, y se separó de fila; í presencia de ún concurso resí 
petable dq sus gefes, y del comandaníe d^l Estado: y se dirijió á doní 
de se hallaba tranquilamente un individuo viendo el ejeircicio, á qüi n 

f)rimero , le dió de plan cón la espada, y al fin le pasó la garganta coit 
a misma, dejándole muerto. Esta alevocia de matar a una persona, sití 
arma, ,é Indefensa, y á presencia de sus superiores en un acto serio comó 
él del ejercicio: exíje un ejemplar impónente. Sino sé hácé. Se destraye 
para siempre la seguridad personal. 

¡ r^i-]. Pasó por la hacienda de Cerro-redondo cóu una partida de tropa 
el sárjenlo Calisto Fuentes del escuadrón núm." 1.° y fee robó un caballó 
tordillo de la hacienda; hizo los mayores insultos al administrador Ci 
Nicolás Lara porque se oponía á la trahida del caballo. Mató dos sar- 
dos de aquellos infelices se comió uno, y otro dejó miiérto, y cometió 
otras vejaciones. Se há elevado la c^ueja á la comandancia que hará ua 
ejempW para escarmentar a otros. . j ■ , ■ 

...... "rin — -^i^^ — '-''Vj-ítJ o« x,'»'?f ;>í5)i<:r>i ,- .TD uloa 

AVISOS. , y ---o- ^ ■:..:'--n 

El Gobierno de este Estado ha acordado arrendar las fincas pcf^ 
t'^necientes á los regulares expulsos; ha autorizado á la Intendencia dé 
Temí o alidades para que proceda á realizar los arreúdamicntos, y á la 
venta de una de las haciendas. La Intendencia há mandado fijar los car- 
itlos, e invitar postores. Las fincas son: el Ingenio de azúcar d" S. Geró- 
nimo, S. Nicolás, Choácuz, Llano-grande, Kichó, S. José, El Agua-cali- 
ente, Paleucia, Serro-Redondo, El Rosario, Anís, La Chácara, El excon- 
yento de S. Agustín JT;iuy propio para un mesoni. . ' 

f,. La Imprenta. mayor se ha vendido para el Estado' del Salvador; pero 
sn dueño ha comprado, «tra nüeya, conque, se ofréce gustoso á íej'vir al pú- 
blico. , , /\ ■ ' , • - V ! • . 

También se anuncia el arrendamiento de la Labor llamada do la 
Mfvrced existente en las. cercanías del pueblo de S. Martín, y la hacienda 
^e Jas -Núves perten-^cientes á los regulares dé la Merced, ^ r.nr ;!/. 

GUATEMAL/L=Lnprtnta nueva. 



Núm.« 4. 



( Un real. ) 



Pol." \S. 



. LA ANTORCHA 

CENTMO-AMEMICANA. 

Guatemala 20. de Agosto de 1829. 

! L« 4ibet<»l no puede miucbir im prudencia, ni vitir ala lirtudes. 

segur. 

— - ■ n ^ 1 

DECRETO. 

La Asamblea legislativa del Estado de Guatemala conside- 
Kindo:==l.° Que los establecimieutos monásticos por su misma naturale- 
za y odiosos privileofios son espuestos á la libertad é igualdad bases fun- 
damentales de toda instHíicion republicana.=2.° Que aunque el objeto prin- 
cipal de sus institutos és solamente el régimen espiritual, y la propaga- 
ción del evangelio con la palabra y el ejemplo, como agcno de los ne- 
gocios políticos, sns individuos ingiriendose en «líos han abusado en todo 
tiempo y en todas las naciones del iiiHujo que exersen en los pueblos 
vpara sumirlos en la anarquia, y envolverlos en sangrientas, y horrorosas 
j'evoluciones.=:3.° Que la mayor parte de los que componian las corpora- 
ciones regulares del Estado: desde el pronunciamiento de nuestra indepen- 
dencia, han dado constantes y repetidas pruebas de su adversión, y desafec- 
to al sistema adoptado, oponiéndose al juramento de la }ey fundamental 
de la República, desobedeciendo y contrariando las disposiciones tanto de 
Ja Asamblea nacional constituyente, corno las del mismo Estíido.=4.''Que 
.haciendo causa común con los enemigos del or.den contra el espíritu y 
Jenidad de su ministerio, se han valido de la predicación para lusurrec- 
,.cionar á los pueblos contra las legítiinas autoridades, y fassinándolos con 
^pretesto de religión los han impelido á sublevarse y á cometer los mas 
^atroces asesinatos corno ej ejecutado en la ciudad ííc Qiiezaltenango en la 
_persona del Vice-gefe supremo ciud.°° Cirilo Flores, y lian fomentado en 
todo el Estado el incendio de la guerra civil.=5.° Que sin embargo de ha- 
berse terminado ésta felizmente por los triunfos del ejercito aliado contra 
flos facciosos, y haberse restablecido la paz á costa de inestimables sacri- 
..ficios, aun intentaban alterar de nuevo la tranquilidad priblica tramando 
.conspiraciones contra las legitimas autoridades restauradas y encender otra, 
yez la guerra en el Estado =6.° Que la orden Bethleuiítica es uri institu- 
,to fundado en Guatemala^ cuyo piadoso objeto es en favor de la huma- 
nidad por el cuidado y asistencia que prestan sus individuos á los en'- 
_fermos convalecientes, al mismo tiempo que dán u. los n ños la enseñan- 
..za primaria, y que estos religiosos lejos de haberse mezclado en los asiin- 
_tos políticos iian dado en todas épocas pruebas de subordinación á las au- 
toridades constituidas.=7.° Que en el mismo caso se hallan los establecij- 
.mientos monásticos de mujeres; pero que sin embargo los^votos y profe- 
siones solemnes son contrarios no solo á la libertad civil, sino á la que ; 
^ requiere para el exercicio de las virtudes morales; ha tenido á biei¡i 
decretar y decreta: 

Art.'° ] Quedan extinguidos en el Estado los establecimientos monás- 
Jticos conocidos bajo la denominación de dominicos, franciscanos, recoletos 
\ MERCEDARios.=Art.'° 2.''° Subsístirá el de hospitalarios BethlRmi.tas.=Art 
■,3.'" Ygualmenie subsistirán los conventos de monjas y beateríos; y se pio- 
-hiben para lo sucesivo las profesiones y votos solemnes.=Art.'° 4."' Todo? 
'los individuos existentes en el Estado íjue pertenezcan á cualquiera de lo» 
"monasterios extinguidos por el artículo primero, podrán solicitar su secula- 
rización ante el Gobierno, quien no podrá negársela, sino en caso de que 
se justific^ue al que la solicite haber cooperado directamcute á la revolu- 



14 ' * * - ' ' ' 

cioii.=Ai t.'° 5.'° Los in'H^clTinr'Ttfne "^Tfor searí'^eitlatízaílos, deberán salir 
del ÍLTritorio del Estado dentro de un breve tt-riniao que señalara el Go- 
bierno; .y no ijwdíáa pasar , á ñingurio de . Jos . otros Estados de - kCiinion^ 
sin previo ppi'miso de su pespecti.vo gobievno.=Art.'°;6'° Los relig-iosos'lé* 
gos de los convet\tos extinguidos , que no quieran secularizarse ó salir del 
Estado, podrán continuar sus , votos en , el couven|,o de Bethlen bajo el 
ipstitiito íle esta.-orden.— Art.'°^7."'° (Rada .^vno de Jos ordenados in sácris que 
por no querer secularizarse , ó por haber, sido comprendido en la expulsión: 
verificada por el Gobierno tubiertí - ^ne salir fuera de la repríbbca disfru-! 
tara una pensión, vitalicia de; ciento y , ííiucuenta pesos anniiales pagaderos 
<Jel producto de sus temporpíidades;; r£glamentandose <pQr una orden par^ 
ticular ,el modo y. formfi de satisfacerla. ■ 
Comuniqúese al Consejo representativo para su sansion.=:Dado en Gua- 
temala á veinte y ocho de Julio de mil . ochocientos veinte y uiieve.=Z)ocíoí" 
Quir.ino Floras, diputado vice-presideutc.=JjOse. Gregor!» Márquez^, diputada 
spci'Qt'dyio.=^Valeri&. Ignacio ^Rivas, diputado yice-secretario 

>" ^,.¿;.;.:.;;..NOTlCÍi^' 

Verdadera íf ' procsima espedicion desastrosa ' ''^ '' 

SOBRE LA TkEPtiBLiCl / AÍ-ÉXICANA. ^ 

, El arresto det coronel Carlos Beneski, e.strangpro que acompañó k 
D. Agustín Iturbide hasta el qjatibulo ;en Padilla, dá testimonio de esta'^ 
verdad sin necesidad de muchos cálculos y combinaciones. ¿A quéha ve- 
njdo oculto éste nombre proscripto ya pbr la ley que hizo morir á_ su se- 
Jípr^ sabiendo que venia á una muerte cierta, i y que si antes había libra-» 
do, habia sido por la generosidad del supremo'^ poder ejecuti.vo, y que no 
debió , uSfirla con ¡persona de esta especiie ¿ Q^ié quiere decir !ese li-astor- 
no de cosas, y ese cumulo de locuras ejecutadas como a porfía para per- 
dernos, sino que se trata por un partirlo de cambiar el gobierno, (1) y tor- 
narnos á los obscuros dias de, agosto y octubre de 18'<;2, en qíie Tueroii 
arrestados Ipg diputados mas hitegros, y ■ disuelto el primer congreso eri' 
diez minutos por la fuerza armada ? j¿ Quó quiere decir colocar en nno 
de 4&S ministerios al mismo número individuo que indujo á Iturbide á co-« 
meter tamaños desaciertos?... Respondan, las. sensatds y. abrair los ojos las 
legislatui-as, ábralos el misino presiden te..guerrero, y sepa que su vida es- 
ta tan espuesta, como si .tuviera sobre su cabeza la espada cortadora del 
tirano de Síracusa;- (Dionisio) pendiente de un cabello. (2) Ya no, e.^.el honor 
de la macion, yá no su seguridad, é^. la nuestra la que- nos ^obliga a re- 
clamar supremo gobierno que íiléje de su lado esos ajentes de la anlj- 
güa tiranía, y á las legislaturas q,uq \ se apresten á sostener la federación 
que han conservado cíjn bpnm', sópéna desperecer sin i'emedio. . 

El arresto de dicho Beneski se ha verificado en el cuartel de irt- 
fanteria del batall^a permatuente 'número 7..' Conviene se tenga presente 
por el juez de letras, D,t Cayetano Ibarra, que cuando se le permitió re- 
_gresar á este reo < á I^ueva-Órleans, paganttó , el gobierno 250. pfesos áe 
pasaje, se le notificó que si al^un dia regresaba á la república mexicana 
se le- castigaria cpn la pena íZe muerte, don cuya sentéücia se- conforma. 
Por tal motivo es mas que probable no viniese á humo de pajas, sino 
escitado por algún ,gr^3;i,4Q(Qntere8..,V.? , : - : 

' El Sensor. 

, ■ ¿¿-¿^-^ ^ » ' -f,^; . í ^ _ 

' ¡fX^;,^' lie-gara el^ J^gitiliiiita sería ali/^ffado sin reviedioi. . ¡V •/■r-i-' -. \: 
(%) Este és el idioma del partido borbónico, escoses ó sertíl de México. .Estamos 
^ejós de defender á los Iturbidistas, ni á su ministro; pero, no.se t£ílga la maligni- 
dad de ralumniar hájo éste odioso motivo a los verdaderos patriotas. Nosotros aquí 
hemx>s salido felizmente de les que fueron adictos á llurbide ij g, su tmagitiario iiít- 
.jterio. .. . „ . ■ ' " ■ 



NOTTCIAÍT DEL ÍNTEHIOR, • ' . ' 

COSTA-RICA. ' 

Por comunicaciones ofi ialcs de áqñd Gobierno se' sábé qne ha lle-^ 
gado á aquel Estado el S/ La'nar píesidfcute del Perú; expulsado dé 
aquella República. El Gobii'rno ha dir-tado sus providencias para que seai 
tratado con todíi cousideracion nn Gefe lán acreditado. Es Ijien notable 
que nuestro ex presidente Arce tert*alft misma suerte,' pues pasará ínny' 
pronto á Sur A uérica, también ' expulso según el decreto del Congreso. 
Por los ejemplares que estáh ' presentando las' Repúblicas dfí América, 'i& 
puede apostar con demasiatla probabilidad de gartar cuando entrá á ser-' 
vir su destino im presidente: qntP será destarrado; ó fiísilado. Ciafei todos 
han tenido uno de estos destinos: tel iTlÜrt'd{y aó rejjite ¿i ejémplo sublime' 
del inmortal Washingthon. ' V . • ■ v.-^. f f 'v<^rt. í '••■!».iip..-<i.rfí.->f» 

Nosotros todavia esperaremos que otros presidentes* sean " dest'efr' 
rados ó fusilados: mientras óbsérv^emos' que continúan los mismos mOtf»'' 
vos que llevaron á aquellos al suplicio ó al destierro: opinaremos qne sé' 
repetirán iguales eicmplos. Reflexíónese, ;por qué han tenido fin tan fu- 
nesto aquellos caudillos? Y todos convendrán en q^ue ha sido porque no 
fueron respetuosos á la^léy. Si Vemos que aim después de sucesos tan 
grandes no aparece en los á\iiuio3 el convencimiento saludable de la su- 
jcsion á la ley, es indudable que tendrán el mismo fin que tu_bieron aquellos. 

QUEZALTENANGO. 
' Tenemos noticias positivas que por orden del Gobiei-no se lian sa«, 
cado de aquella ciudad á los rrgrdares de',S. Framciscoj que por tíéilíipo* 
inmemorial han administrado aquel cu-a'o.— P rteneciarí 'á el mismb or- 
den los que prepararon el horrible asesinato ejecutado én la persona del' 
'Vice-gefe C. Cirilo Flores: no dudamos que í-ste resultado sea efecto dé';' 
los castigos que siempre dispone el Cielo contra los criuiinal^s, y pari'* 
desagraviar la justicia, y la sangre dtl inocente. La de Flores está váfigadá.'^ 

CHIQUIMULA AGOSTO 10. DE 1829. > 
i Se han verificado las elecciones de aquel Departamento, en los ín-- ^ 
divídiios que aparecen en la íista qne publicajíiOs, y con estos sttfrajióS ' 
ha completado elección popular ^ C. Pedro Molina. ; w/yj^nf- ;'<'n;í 

DIPUTADOS. VOTOS. -VfJ í!bmifniJ_Vi¿uí 

-r*: .•: — ^— • Mariano ■ Vidawne. •«•l^-V'J^ .M^^^Vf'^ 

Brijido Váleles. . '■ V;-;'''-.' . .•20. ' - Miguel ■■¡Bámindia.-'^: f-lK'S'í^m^' «• 

Bernardo Escovar . , . . .13. ■' Francisco Esteváh ■l'Jri-'utíü. . 21.'' ""/ 

süPtENTE. ■ '■ ' Andrés Dai'don:^ .:"[ '. .15. 

Rafael Quiñonts. ,.. ... ; -.i-.,, l^lníj ■pedró--GalveH; {lo^i.'óiD^fqt.u 2I:'''''- ' 

; CONSEJERO; ' • ' ■• Sitnqn Váf cdnzelas. . '{ . '21. ■■'•''>< 

José Miguel Argucia : . . . J5.' Francisco Quiros / J*<-rvr;fiO;Wiiffe;»4;!p 

i-.;,, :;.SIJPLENTE. " ■ ;í ■ ' ' ' ' f ISCAt. '''' ' _^ 

Rafael Sema. ' . . . . . •. 16. ■ José Mmuél 'Nóriéga. . ' . I •^l. ' -'^"' 

GEFE DE-ESTADG< • tí V ^' '.'^'''.V '''' ^fLEtrf'ES. ■ ' ' 

Pedr» Molina. . ..■;•.■. : . Úíl<y '-<'José' W . 21. '"'r 

vicE-GEFE. . ■ i '■■ : José Moreno. ' ". :'■''!'* ■.'^ i" . 21. , 
Antonio Rivera Cab'ezas. . .^1. Angel Ignacio Rút^d"? -^r^ .' ' 21-.'' J 
MAjisTRADos. ' ' Marlaño Mexia: -^ . ?•: ;:• '!/"';' ^í. a 

Juan José Flores 21. Marimo'^QiiÉvi'ed)ü¿. --V''-^ . " . 4l*;'-'-*-' 

* GIJATEMALA 20 DE AGOSTO. .-^ 

Hemos observado con dolor la falta de cortcienciá politícia; o mas 
bien la inmoralidad pública, cuyo impórtánte objeto nos ya á., ocupar con 
la brevedad que permite la peqiieñez de un articiüo edictorial. Vemos 
muchas personas incapaces de darle muerte á , un homljrej! de herirle, ni. 
de quitarle todos 6 una parte de los bienes, ni á él; ni á su familia: en- , 
suma, observamos qué no se atreverían á causar un daño particular, por- 



que su x-onciencla no se lo ^ifirtníté, 

.: Estas raisuias perdonas, por ttil frkstorno espantoso; no escrupuli- 
'en ocasionar horrendos perjuicios a la causa publica, en la que su- 
íreu males Licalcula)bles, millares de individuos. Los que formaron el cri» 
minal proyecto de variar el sistema: que vean el cuadro horroroso que 
jDrodiyo: los diputados y senadores que abandonaron sus sillas, en obse- 
quio de coadvubar á las miras del presidente, deben estremecei*se á vista 
de la inmensidad de desgracias que produjo su falta de cumplimiento í 
los deb'res de sus destinos. El Gobierno 'del Salvador que le dá fuerzas 
al presidente para que consuma la obra de la tirania, y que dá orden á 
sus representantes para que se retiren, y conctu'ran al proyecto de la des- 
organización de la República, que se confunda de haber principiado por 
su parte nuestra desastroza revolución, y de haberla tenido en las desgra- 
cias de su Estado, y de la República entera. 

Los cuerpos legislativos que dic tan leyes por sentimientos y moti- 
vos de interés privado; y no por el bien de la mayoría: son responsables 
de los males que hacen, y del bien que dejan de promover. Faltan á sus 
deberes y á la confianza de sus comitentes. Los cuerpos legislativos, que 
no dictan leyes salvadoras en los lances críticos y peligrosos: deben res- 
ponder á Dios, y á los hombres de los males que sucedan por su causa. 

Los diputados que ven con indiferencia su asistencia: que no se pe- 
netran de la gravedad de «u misión: que en el despacho de sus negocios 
se conducen con tiviesa, sin tomar él interés vivo que esperan sus comi-^, 
lentes, son responsables dé los males que su neglijencia produzca. 

Los funcionarios del Gobierno que falten á la ley deben respon- 
»der íi Dios, y la nación: 'los que hagan gastos que pudieran escusarse, 
*ó los que los aumenten sin una necesidad cono -ida: son culpables de 
Jos males que causen. Los empleados que no cumplen con sus obliga- 
ciones no hacen suya la renta ó sueldo; y deben devolverla y responder 
*3e los perjuicios que hayan ocasionado. Los gobernantes ó gefes que dis- 
pongan de la hacienda nacional en mucha o poca parte de lo que no 
está arreglado por la ley; no hacen mas que quitar una cantidad á los 
.individuos de la nación, ,para favorecer con ella á otros, y esto no. per- 
mite la sana moral. '■, , , ' . . . ( > . > 
.Los empleados que ^tienen óbligácíoVi clíi'dar 'la eTííctitilíl en el 
cobro de las rentas públicas, tienen un deber en conciencia de satisfacer 
lo que por su cujpa dejó de pagarse, porque al fin lo que tfejó de sa- 
tisfajcer arpiel, se 'le hace. enterar á otro para cubrir el déficit. 

^ Los C."°' que usurpan las rentas nacionales ó particulares, tam- 
bién quedan obligados á reparar el dauo j3orqu6 lo que ellos dejaron de 
pagar, sé lé exíjé á otro indudablemente. 

Asombra á la verdad observar que hay escrúpulo cuando se per- 
judica á uii individuo, y uo cuando «e dañaba, muchos, ó á la nación entera. 

El 16 del corriente llegó un correo estraordinario de Méjico con- 
duciendo pliegos de oficio, de aquel Góbiérno para éste. Estas comuni- 
casiones tienen por objeto la noticia positiva de háber salido de Cuba 
la espédicion éspáñdla coinpuesta de cuatro a seis mil hombres; al mismo 
tiempo ofrece aquél Gobierno todos sus reciu'sos si nosotros somos invadidos: 
sé dice que no vienen á hacer la guerra; sino á proponer el reconocimiento de lá 
Independencia; con condición de que se reciba por emperador de Méjico a 
D:° Francisco de Paula. Esta és la ridícnla émbajadá de los peninsula- 
res; es de notarse que para una proposición .como ésta, se acompañen 
cuatro mil hombres. Gran ^juñado es. este ,para Méjico. A.segiuamos, que 
si desembarc^m, tendrán vm dia de, placer, y de gloriarlos, valientes Mejicanos. 

^La América no soportará jamás' 'la degradante dominación de la 
rasa borbónica. Sólo , para la esclavitud e.spañofa és ciada ésta afrenta, ésta 
Ignominia. La America será Libre; será señora de sí misma, y sabrá go- 
'bernarse .por ?í,, «in qiie venga un malvado á presidir sus destinos. 

GUATEMALA^Iniprenta nueva. 



( Un real. ) 



Pol.* IT", 



LA ANTORCHA 

CENTMO=AMEKICAMA. - 

.... .. j,j 

Guatemala 27. de Agosto de 1829. ^ 

La libecUd no puede inaichar sia piuá^acia. ni vivir sin virtades. 

segur. 



DECRETO. 

La Asamblea lej^islativa del Estado do G'iatemala considerando: que 
J»or decreto de este dia se han extini^nido las órdt^nes monásticas en el 
misino Estado: que en su territorio se han creado y fomentado las tem-: 
poralidades que poseían y existen en él: que és de absoluta necesidad y 
nn debér del cuerpo íe^islátivo mantener el culto acostumbrado en los tem- 
plos que respectivamente les pertenecían, y dar inversión á los productos 
de las fincas en utilidad de los mismos pueblos sobre que han ¿^ravita-r 
do dichas religiones; ha tenido á bien decretar y decreta=l.° Las tempo- 
ralidades de los monasterios extinguidos existentes en el Estado son una 
propiedad del mismo Estado.=2.° Los vasos saj^rados y ornamentos destir 
nados al culto después de dejarse provistas de lo necesario para su fo- 
mento y conservación las respectivas Iglesias, serán distribuidos entre las 
parroquias pobres y necesitadas del Estado; ex^ptuandose únicamente 
aquellos que sean de orden presioso y valor considí rabie que se destir 
Harán al servicio de la Metropoli(ana.=3."' Los bii nes muebles del uso de 
ios mismos conventos, serán vendidos en almon. das públicas.=4.° Las al^ 
bajas de oro y plata, no comprendidas en el artícido í¿.° del uso de las 
iglesias de los referidos monasterios se pasarán á la tesorería general pa- 
la, su acuñación: eseptuándose solamente aquellas piezas que porsuesqui- 
cita íafrica, forman uh monumeiito del buen gusto y del progreso de las 

"futes en el Estado, que también serán destinadas al servicio de la Iglér 
sia Catedral de Guatemála.=5.° Los bienes que consistan en fincas urba.- 
nas y rurales se darán en arrendamií nto por remates cu hasta publica. 
"Los postores á estos arrendamientos deberán presentar fianzas abonadas 
equivalentes á la mitad del valor de los bienes semovientes y sementeras 
Mpie existan en cada finca, y al importe íntegro de un año de arrenda- 
miento. =6.° Aquellos bienes muebles que individualmente pertenezcan a, 
los regulares les serán entregados si justifican su propiedad .=7.° Las librer 

•íias de los conventos se reservarán á efecto de formar con ellas nna bi- 
l«liateca.=8.° Los productos de las fincas de que habla el artículo 5.° se- 
trán empl ados exclusivamente en objetos de beneficencia é instrucción pú.- 
Jolica, y en mantenimiento del culto, si no fueren suficientes los n'dito^ 
«le los capitales impuestos con este objeto.=y."' Los productos de arren- 
xiamientos de Casas y demás fincas que los religiosos extenguidos han po- 
seído en la antigua Guatemala é igualmente los réditos de capitales im- 
puestos sobre fincas en la misma ciudad, se aplicarán á dotación de ascue- 
ías primárias, y cátedras de latinidad y filosofía =Comuníquese al Conse- 
jo representativo para su sancíon.=Dado en Guatemala á veinte y ocho 
'de julio de mil ochocientos veinte y nueve.=D.'^ Quirino Mofes d putado 
■vice-presidente.=Jose Gregorio Márquez diputado secretario.=Ma)'co>! Dardon 

. diputado secretario.=Sala del Consejo representativo del Estado de Guate- 
mala en la Corte á diez de agosto de 1829. =A1 Gefe del Estado.=MÉírí«MO 
'Centeno vice-pre«ídente.=Jose' Marta Santa-Cruz, =Manud Julián Iharja.z^ 
losé Bernardo Escovar, secretario. 



18 - "'^.> 

DISCURSO DEL SENJtyOR PIÍ'ESTDENTE '-^ 

AL PRESTAR SU JURAMENTO. 

ce. Represtniantes: 
Vosotros me liab-is di^tiiií'iulj alta n ote noTibrandoT»^ para eja*Cer 
la prinvji- Magistratura di la Il'pábüca. Yo m.i hall'- ¡.icapaz de feste 
car^o, y espuse. ad vnis coasideraciones de gran peso que absol'ita^nente 
me retrk liaa d5 ad nitirlo. Ha visto ea esta misma s.lía al instalaros al 
vencedor que dió libertad á la patria; y yó si.nple ciudadano elevado 
ítnicainente por vuestro décreto; y uo por nii mérito: me hé llenado de 
iiibór al conteiTiDlarme en puesto tan eminente; pero vosotros me habéis 
compeUdo;' nada" há sido" bastante para persuadiros de mi ineptitud, y yó 
solo vengo á obedecer, á sacrificaros mis sentimientos públicos y parti- 
culares, y á prestar el juramento sagrado y terrible de conservar y eje- 
cutar la Constitución y las leyes. "Este juramento está en nú corazón. Ten- 
go la gloria de haber tenido alguna parte en ese código sagrado que ha- 
ce poco estaba en el' polvo, hollado por los tiranos; y ahora está ya en 
el altar de la Patria y en el trono de la lejislacion. ¡Honor á los valienr 
tes que lo restablecieron" .6on su sangre, y á los pueblos que alsaron el 
brazo contra, sus opresores! Yo juro sostener la lib rtad conquistada á 
tanto precio, y seguir á la letra el texto sagrado de los derechos del 
piieblo. 

;]Vias cual és mi posición representantes, en ti estado actual de la 
República?— Yo me hallo sin un Senado que me dirija.^ — Yo no tengo 
uy secret?irio que desempLñe el deber del Gobierno. — Todo está en trastor- 
no por la dcsorgan'zacion que dejaron los anarquistas, y que completó la 
guerra civil. La ha ienda pública no existe. Sus recursos y sus rentas se 
han agotado f n s s manantiales. El ejército necesario para sostener la li- 
bertad y el orden^ está desprovisto y necesitado. No se sostiene sino gra- 
vitando en todo sobre el mismo Estado de Guatemala. La tesorería fede- 
ral es de nombre: la t.el E^^tado . puesta en la eslremidad mas fatal deexác» 
ciones violentas y de medidas momentáneas que la llevan á su ruina.r 
Apénas puede ya sostener solo las cargas federales; y es necesario aliviar- 
lo y protejerlo después de haber sido víctima de los ususpadoi'es y tirar-, 
nos. El orden federativo, el lazo federal con los demás Estados casi está 
disuelto, y requiere el pulso nías delicado, y la prudencia y la energia al 
mismo tiempo para restablecerse y repartir á cada Estado las largas qu© 
le corresponden. Mil cuestiones de interéses van á ajitar la República. In- 
demnizaciones, pretensiones, reclamos de toda especie hay que ti'ánsar y 
componer, de manera que no se levante de nuevo por otros motivos el' 
incendio revolucionario. El crédito público se ha perdido dentro y fuí^ra^ 
de la República. Todas nuestras relaciones diplomáticas se han suspendi- 
do. ¡ Qué constancia, qué patriotismo, qué ciencia no se requiere para 
restablecer jel orden en negocios tan graves, y para llevar al cabo la obra 
de ía restauración! Representantes: hé aquí un peqiieño bosquejo de lo 
que /reclama de otra parte las providencias legislativas mas prontas, y de 
lo' que está á vuestro cargo sin pérdida de momento. La suspensión en 
c'.ialesquiera de estos ramos de administración, la continuación del des- 
orden por mas tiempo haCe peligrar la patria, y acaso renueva la revolu- 
ción, i Como podría yo creerme capaz del alto destino del Gobierno su- 
premo en circunstancias tan difíciles? Representantes: yo espero de voso- 
tros que' meditaréis de continuo sobre las disposiciones legislativas, que 
pasaréis al Gobierno; que me auxiliaréis y facilitaréis los pasos de su eje- 
cución; que tendréis induljencia con mis herrores y con los estravios que 
pueda tener por inadvertencia en carrera tan áidua; y que activaréis pron- 
to-la renovación de las autoridades que deben sucedemos. 

Cuando yo contemplo la vasta escena en que nos hallamos, cuando yo veo 
la nación entera pendiente de nuestros pasos, y aun los pueblos cxtran- 
geros contemplar con interés, y pesar toda nuestra conducta en los mo- 
mentos críticos de reorganizar la República, y dar nueva vida á las leyes: 



Id 

ciianiío me rftnvf^finto las '^erwracitffl'íq ffitnras^ áepenicr- también de miés- 
tro acierto ó desacierto en esta «grande épDca: mo aso'nbro y retrocedo 
espantado; yo quisiera que mi deceo de libertad, que mi amor á la Cons- 
titución supliese á mi incapacidad; pero vosotros sostendréis mi patriotis- 
mo en esta corta y peligrosa época. Trabijarémos de acuerdo, y yo pro- 
testo que la patria, que la nación no retrogradará por falta de conatos. ' 
Yo tengo el honor de ser un cooperador ardiente en la creac.on di? la gran 
ley que hoy me mandáis ejecutar. Bien presto un ciudadano elejido por 
toda la nación vendrá á ocupar dignamente éste asiento de que yo me 
consideraba tan lejos por muciios motivos; y entonces yo espero que el 
pueblo tendrá un majistrado capaz, y la ley una espada firme que la sos- 
tenga. 

Junio 26 de 1829. 



CONTESTACION DEL PRESIDENTE DEL CONGIIESO. , 1 ■ 

ifRtHDi OVk-'.f.yi- 

El Presidente del Congreso dijo: ■ ' 

La representación nacional os há designado para que ocupéis la si- 
lla de la presidencia exíjiondo imperiosamente de vuestro patriotisrtio íjue 
os prestaseis al ejen^icio del podér supremo; porque así ciiuiplia con la 
ley: así llenaba el voto público; y asi consultaba al interés genel^ ci-,., 
frado en la administración délos antiguos republicanos. ' ir/)/; 

El Congreso descanza en la seguridad q<ie tiene por vuestros Cons- 
tantes testimonios de amor á la ley, y á los principios, de que en vues- 
tras manos renacerá el órd ^n y la confianza nacional, y para ello debéis 
contar con su grande apoyo, y cooperación. , . 

Yo me congratulo con todos los pueblos, por el reapai'ecimlento 
del podér constitucional, y con vos, ciud idano general cri Gefe que testi- 
go de este suceso memorable di'bido á vuestras victorias, veis yá ¿uiVijDli-.''^ 
do el objeto de vuestros ardientes conatos, estando regcTierada la nación; ' 
y el podér en las manos puras dq un patriota, como habéis deseado.^^ - 

NOTICIAS. DEL INTERIOR. ''^^^ 

COSTA-RICA. , ' í 

Un corsario colombiano ha apresado dos buques nacionales en er.- 
puerto de Punta-Arenas, de que nuestro Gobierno hará el reclamo debido 

al de Colombia. ...«,íí.»íc^«J<:íí».„o.^ 

' ' ■■'f}o'3ih..bb 

NICARAGUA. ' ^' • 

El Gefe Arguello se ha dirijido al Congreso felicitándole, y marti-^ 
festando su sumisión, y dando quejas contra sus contrarios. Aquellas táni- 
bien han ocurrido al Congreso con las mismas protestas; si ellas son de . 
buena fé, la pacificación de aquel Estado está procsima, y éstas circuns- • 
tancias impulsan á acelerar la ^spedislon acordada por el mismo Cop- 
greso. > -fj.-íj-; _^ •' >' 

Aunque continúan los partidos; pero no se hostilizan: están- coíirió 
en treguas; y unos y otros desean vivamente la mediación del Supremo 
Gobierno. 



GUATEMALA AGOSTO 27. 
Ha abortado del tenebrozo fondo, de la mas escandaloza inmorali- 
dad, la funesta opinión de que no debe imponerse la pena que merece, 
el oficial Salvador López , qu.í cometió el 8 del corriente, el trio y ale-- 
VQ20 asesinato de que hemos hablado. Los factores de semejante especie 



4'ceQ que ño'ííal.iéffío st#o'^M**aí(í<r jffjf f Afcíniffífr IW W.tfeWjéife 
López. Nosotros coiiio éscíitores púbiíüós, es dé nn«sfr6 dfbt'r convatirí 
un en qi' que tiende á' la disóliicion de líi! moral f de la sociedad. * 
No entráremos ép la discusión' Jé fodos los' érí^nénés que se haití 
ejecutado en todas las edades á la somftrá d« la!^ política'; porque apai'c; 
cerían cdmo g-randes facinéfoáos algunos" ]ife\'sor(a)es que celebra la histo*» 
ria. No entraremos á ol^séfvar qué cnaVi'dtj nn partido, ó un rtúmero con*' 
sidetable de personas^ ¿iTra^a^ Ufía causa pói* mala que ésta sera, tiene al-í 
gun aspecto de vázon, y qué é'rt esto Sucede como éh otros actos que co*t 
meten los hombres qué áimque prohividoí;,-' ni lo ejfe'cütaíi por el deseo á(t> 
la violación, ni por soló hacer él mal, íñnó por algún principio de bon** 
dad. No nos detendremos en discurrir que en las contiendas políticas 
de pronto, un héroe el vencedor, y un criminal eí vencido; pero que la 
calificación de este concepto se reserva á la imparcialidad de la posteri- 
dad que pronuncia la sentencia. No investiguemos las intenciones secre- 
tas de los hombréá, en sl?s obrás polítícfas, y movales; porque acaso las 
mas brillantes deben su orijen á causas impuras; por esto ha dicho un 
célebre escritor:=Si el rhu'ndo fuese testigo de loá motivos secretos que 
nos impulsan á practicar las mas gloriosas acciones, nos avergonzaríamos 
<Je ellas. No haremos mérito del réspf^to y de la Veneración que se debe 
. a los cuerpos rejitesentativos del Estado, y dé ía federación; aunque ésr 
, constante que después dé dados sus decrétos: es criminal todo acto qu» 
aíénte coTitra éllos', 5 los átaqiié dé algún modo, porque ésta es una veF-* 
, dadera revelion. 

: Convenimos en qué á Arce y á Aycineriá flO, sé íes aplico todo eí 
rigor de la pena qüé merecían; mas la exp\tlsion perpetua és un gradeé 
menos que la pena dé muérte; ¿y porque faltó ésté i'Uimo grado en ello* 
se autorizará la impunidad de los mas horribles crímenes .' ¿Qué cuadro 
presentaría el pais, si esto diese mérito para no castigar los delitos? La 
Tpiansion de las serpientes y de las fieras, sería menos horrorosa. ¿Adondé 
nos conduciría tan perversa máxima? 

Nosotros la denunciamos al público para qué merezca las execra» 
Clones dé todos los huertos, y denunciaréMos al cuéCpo representativo dw 
.la nación el proceso; si falta el cQilse^d de guerra á loque debe á la lej 
y á la seguridad pública. ,\ l 

POLtClÁ DE SEGURIDAD. 

La guardia que estaba en el Molino de la pólvora, se desertó tdfc 
: da con armas, é hirieron á un paisáno. 

Del Escuadrón de caballería N.° l.' se desertaron algitnos dragones 
llevándose los caballos. Pasaron 4 la hacitenda de los Ocotes y se lleva- 
ron otros de allí. La deserción es continua, y dépettde ésto como todos los 
, delitos de la debilidad de los g'éfés: dé lá poca enerjíía en castigar á lol 
desertores. No se vé un exemplar de qiie s^e castigué uno solo. Esta fa'K 
ta est4 en que cuando comenzaron la camjpana, como luchaban contra uit 
Gobierno, que tenia los pi'éstígíos de tal, Sé viéron én necesidad de tenet 
. como de ruego y súplica á la tropa; han variado las circunstancias, ^ 
, continúan la misma condíuc'tá. No iiitródtí^en el iigot dé la disciplina mi- 
. litar. Si no hay ésta, nó hti^ tropa: no eSíste «jéi-cito: ^s un ridículo ba* 
Fullo^ mas bien peligroso á la seguridad pública; que una garantía de elláí 

. AVISO, 
-sjjf^f.j Por la hacienda de Llahb-^ande sfé \é'ha ofrécido á esta Intenden- 
-^la mil pesos de arréndartiiento: poV la de Anife seis <ien<!ós,tlej ando las me- 
-joras á beneficio del Estado, y Jior Sérro^édortdo ttfatro cientos sincue'nta 
pesos, y ciento pór lá^é fas ÑúVes, Por Ta c%ficara de la Antigua 150. p* 
" ■ ■■ •VT-irtw¿i* riwiii.i l -l n a •- 

G UA TEMALA^Imprenta nueva. 



Núm." 6 



( Un real. ) 



Pol.» 21. 



LA ANTORCHA 

' CENTMO=AMEKICANA, 

Guatemala 3. de Septiembre de 1829. 

' ' '' ' La libertad no puede marchar sin pnideacia. ni vivir sin virtades. 



NOTICIAS DEL EXTERIOR. 

MEXICO. 

Proclama del héroe del sepLtnlrion el inmortal Guerrero. 

EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS-UNIDOS MEXICANOS. " 

compatriotas: 

La espedicion española que " con dirección á nuestras costas salió de 
la Habana el mes prócsimo pasado, consumó por fin el designio temera- 
rio de invadir el territorio de la República, desembarcando en Cabo Rojo 
una parte de la división que se dice de vaiiguardiaj bajo las órdenes del 
brigadier Isidro Barradas. 

Es fuera de toda duda qtie los antiguos opresores de Mixico profa- 
nan yá la tierra sagrada que regaron con su sangre los Hidalgos, los 
AUendes, los Morelos, y tantas otras ilustres victimas inmoladas al furor 
de los españoles en defensa de nuestras libertades sacrosantas. 

Nadie se atreverá á desmentir que una turba de ilotas armados in- 
sulta desde nuestras playas la magestad de nuestra nación, que por si 
sola supo elevarse del iiumilde polvo de la esclavitud al rango sublime 
de independiente. He leído, y no tardan en ver la luz publica, las inr 
solenles proclamas de los generales Vives y Barradas, en que se preten- 
de hacer valer los derechos de conquista en favor del nieto de Fernan- 
do é Isabclj llamándolo con desvergüenza inaudita, nuestro legítimo so~ 
ierano. ' 

Infaman con él nombre de rebelión la grandiosa empresa de nues- 
tra emancipación: las proezas de nuestros héroes se reputan crímenes que 
ia piedad del rey promete sepultar para siempre en la región del olvi- 
do; y nuestra feliz regeneración ert el lenguaje de estos tíranos, no es 
otra cosa que un asombroso trartorno causado por la imprudencia y la 
perfidia. 

¿Qué más? Los esclavos del déspota de España titulan compañeros 
de armas á los soldados de la libertad, invitándolos para que se incor- 
poren en las filas del ejército real, con calidad de que se les conservará 
en SMS empleos, se^ les abonará su tiempo deservicio, y además se grati— 
jicara con media onza de oro á los que se presenten con su fusil. 
♦ ¡mexicanos! Siento en. mí Cinismo los trarsportes de indignación que 
ajitan vuestros espíritus, y me considero en la dichosa necesidad de md- 
derav el ardimiento con que os veo. correr á las armas para recojer nue- 
vos lauréles en el campo del honor, para añadir nuevos timbres á laS 
glorias de la pátria, y que sus implacables enemigos reciban con el eá- 
tanriiento el i'dtimó desengaño. 

^ Sabed, pues, que toda la República está vivamente conmovida, ansi- 
ando cada uno de los Estados por- formar las primeras columnas que sé 
presenten al combate, j Como han de ser complacidos los deseos de la 
multitud inmensa de nuestros guerreros? , . 

" l/as tropas permanentes con algunos cuerpos de la milicia activa y 
local, bajo el mando de gefes 'y oficiales- instruidos y valienteSj compo- 



neii ha.íta hoy nuestro ejército ele operaciones, mny superior en fuerza á 

la despreciiiljle de nuestros iiij asios ajjresores, y que distrib'iido en cinco 
gruesas scccio.ies á las órdenes de los acreditados generales Santa Anna, 
Garzk, Herrera, Valdivielso y Velazquez guardarán sus respectivas demar- 
caciones, y acudirán fácilmente en auxilio de los puntos que lo necesi-» 
ten. Esta tuerza se auiuentará progresivamente a medida que lo ecsijan 
las circunstancias, para no desatender la agricultura y las artes, ni gra- 
var á los ciudadanos mas allá de lo que reclamen nuestras urjencias. De 
todos modos las ventajas han de ser trascendentales á la nación entera, y 
común la palma de la victoria á los bravos mexicanos. 

¡Compatriotas! Estad seguros de que no reusarí ningún sacrificio por 
salvar rniestra Independencia, y nuestras instituciones federales. Trabajo 
incansablemente por cumplir con este deber, uno de los primeros que me 
impone nuestra ley fundamental, y trabajo con la firme esperanza del 
suceso, porque cuento sin vacilar con vuestro valor, con vuestras luces, 
y para decirlo de una vez, con el gran fondo de virtudes republicanas 
que distinguen vuestro patriotismo. 
México agosto 2. de 1S2J. 

Vicente Guerrero. 



CARTA DEL MISMO. 

Sr. D. Juan de Dios Mayorga. 

México julio 31. de 1829. 
Mi distinguido amigo: tube el honor de contestar á U. la carta que 
me duijió U. de esa Capital, y hoy lo hago á su grata de tres del cor- 
riente dándole las gracias mas expresivas por los términos con que en ella 
se sirve U. felicitar mi ingreso á la presidencia de la Repábl ca mexicana 
amiga y fiel aliada de la de Centro-américa en donde han triunfado coa 
gloria los libres. 

Toda la República, y particularmente yo, hemos celebrado mucho que 
se hayan cumplido los votos públicos y patrióticos deseos de esos dignos 
americanos, y vean yá restablecidos los podéres supremos, y el sistema 
federal adoptado espontánea y generalmente por esa nación heroica. Sírr 
vase U. pues, hacerlo presente en mi nombre al S/ Barrundia, manifes- 
tándole además que México se dispone á auxiliar á G latemala, si el ene- 
migo común ósa invadirla, pues la causa de América es general, y no 
puede ninguna potencia desentenderse de los amagos que inténte el de- 
crépito gabinete de Madrid, en cqntra de la independencia y libertad d^ 
universo de Colon. 

He celebrado así mismo que le hayan confiado á U. la secretaría de 
hacienda, y por la cual doi á U. la mas espresiva enhorabiiena. 

Aunque no tengo el honor de conocer al S.' D/ Molina, su nombre 
lo es mucho en esta República, y por lo mismo espero se servirá U. sa- 
ludarlo en mi nombre de un modo espresivo y cordial. 

Yo espero que la República que hoy tengo el honor de presidir,' 
marchará por el sendero constitucional consolidando de este modo la paz 
y sosiego nacional, y dispuesta repito, á sacrificarse por su fiel aliada 
Guatemala, y cualquier otro punto de nuestro continente, que amagado 
sea por el enemigo común. 

Tendré un gran y positivo placer en recibir con frecuencia las cor 
municaciones de U., comprometiéndose á hacer otro tanto su afectisimo 
y sincero amigo atento servidor. Q. B. S. M. 

Vicente Guerrero. 

P. D. Son las doce del dia, y acábo de recibir un estraordinario avi- 
sándome que doce buques de guerra españoles quedaban á la vista de 



23 

Tampíco, de cuyo pnnto qnedarán h\en escarmentados si se atreven á pi- 
sar con sus iniTiundas plantas aquellas arenosas playas. 

Con feclia de antes de ayer he despachado á ese supremo gobierno 
un estraordinario para que nos pongamos en contacto, y estrechemos nu- 
estras relaciones a fin de rechazar la indicada agresión que puedan ellos 
hacer contra esa República. 

OTRA. 

A las dos de la tarde de hoy ha recibido el Gobierno \m extraordi- 
nario en que se le participó haber desembarcado el 27. del pasado en 
Cabo Rojo catorce leguas á Varlobento de Tampico, los españoles que 
conduelan los diez y ocho buques que el 2.5. fondearon enjlia ensenada 
de la Aguada. Se dictan las providencias mas activas para escarmentar á 
esos esclavos miserables, y muy pronto creo tener el gusto de noticiar á 
U. la total ruina de ellos. 

México 1.° de agosto de 1829. 

Por un correo extraordinario que llegó á Ciudad Roal dcspiies del 
ordinario, se sabe que hubo una acción entre los españoles desembarca- 
dos y las tropas mexicanas. — En ella han comenzado á sentir los escla- 
yos de Fernando, los efectos de su temeridad, pues fueron derrotados. 
No dudamos que el siguiente correo traiga la plausible noticia de haber 
sido destruidos enteramente, y que los buques que trajeron tan infame 
cargamento, sean presa de la Nación Mexicana. — Por parte del Gobierno 
se está reimprimiendo el Boletin ojicial en que viene tan plausible é in- 
teresante noticia en donde el público la leerá esteasaniente. 

GUATEMALA SEPTIEMBRE 3. 

Intimamente penetrados de la importancia de la moral, seremos in- 
fatigables en recomendarla: estamos muy convencidos q\ie los grados que 
se gozen de felicidad social, son resultado de los grados de moralidad. 

La libertad que procuramos consolidar; no como opinan algunos 
que la reputan por una hermosa quimera; sino por que estamos pei'sua- 
didos de que tiene una influencia positiva en el bien estar del genero 
íiumano. E4a misma libertad es producto de la civilisacion y de la mo- 
ral pública. Por esto es un delirio esperar el góze de ella; entre honx. 
Jbres ignorantes é inmorales. Los nobles y laudables esfuerzos de los gran- 
des patriotas; se estrellan en las murallas impenetrables de la ignoran- 
cia, y de la corrupción, que mas bien acomete al que tiene el delito de 
procurar las mejoras sociales. 

El médio mas efectivo y seguro de derribar esta barrera fatal que 
estorba los progresos del género humano, es la educación pública: mas la 
educación publica es obra del tiempo, y produce sus resultados con el 
trascurio de los años. — Es preciso adoptar otras medidas que surtan efec- 
tos de pronto; mientras se mejora la educación que dará un resultado 
perfecto y completo: una de las mas eficases es la de que, infaliblemen- 
te sea castigado todo delito, ya sea grande, ya sea pequeño. Los escri- 
tores mas sábios sientan ésta máxima como inconcusa, y una esperiencia 
constante y clara lo demuestra de un modo indudable. ... 

El instituto nacional de Francia propuso un premio para la solu- 
ción de esta importante cuestion.= ? Cuales son los medios de fundar la 
moral pública de un pais ? En efecto se escribió una memoria sobre ella. 
En el capítulo primero dice lo siguiente.=,.El primer paso que hay qtie 
dar en moral, es sin duda el estorbar los grandes delitos, y el médio 
„mas eficaz de estorliarlos es castigarlos; pero lo que importa, no es que 
j, las penas sean muy rigorosas, sino que sean inevitables. El principio 
j, mas útil de rnoral que puede gravarse en la cabeza de unos entes sen- 
„sibles es, que todo delito es una causa de padecer para el que lo có- 
lmete; y si la organización social fuera tan perfecta, que ésta máxima 



;,ítiese una vorclac!, que niitícá luTiíese ecepcion, 'con 'eslb' §olo qiiedánan 
,j aniquilados los males mayores de la humanidad. Según esto, los veida- 
deros puntales de la sociedad, los apoyos sólidos de la moral son los 
3^ Ministros, y los' ejecutores de las leyes." 

En el tercer capítido dice la misma mcmória.= „Si ninj^im deli- 
„ to pudiera quedar impugne, y ninguna maldad pudiera t^ner buen su- 
j, ceso; apenas puede consehirse que quedase algo que hacer, para llevar 
„ á los hombres al bien, y hacer feliz á una sociedad." 

Estas hlvninos'as verdades dignas de gravarse en todos los ánimos, 
y particularmente en los de los funcionarios del poder judicial: están con- 
firmadas por exernplos repetidos, y que jamás han sido desmentidos. Aun 
én los días tenebrosos de la dominación española, se notaban sensibles 
tnejoras en una provincia, si por casualidad se establecía en ella una bue- 
na adiniuistraclon de justicia. Los adelantos notables del Estado del Sal- 
vador son debidos en mucha parte á la mejor administi-aclon de justicia 
^ue ha disfrutado. _ 

■ , Én todos los países bien constituidos, en todos aquellos en que ha 
ñnejorado la suerte de los pueblos por los adelantos de la moral: es un 
principio reconocido, el zelo y la actividad en castigar los delitos. Así 
ée disminuye su número: asi se hacen poco comunes, y cuando se come- 
te alguno, causa este suceso en todos los espíritus un saludable horror. 
Así comienza la opinión pública á formarse, imponiendo ésta, la nota de 
intamia á los criminales/ y aquella escomunion política tan conveniente 
p'aVa reprimirlos. 

Cuando los pueblos no obran por principios, se observa siempre 
en ellos una conducta inconsecuente. Vemos que á los delitos políticos 
les ha declarado la ^opinión, . cierta nota de infamia. Un liberal reusa 
acompaliarse .con un servil, y huye de frecuentar su casa, y tener rela- 
ciones, temiei^do que el público lo declare servil. ;Y porqué trastorno 
áe idéas, no se tiene éste mismo temor respecto á los delitos comunes? 
^Coíno .se comunica y trata á un individuo notado de ladrón, á otro de 
jugador, a olj-o de falsario, á otro de asesino & ? ¿Como las mugeres se 
reúnen pqñ o'tras Canpcidamenté coquétas? ¿No será éste motivo para qué 
el público jiizgue que tienen los mismos sentimientos, las mismas inclina- 
ciones y conducta? Es constante: es una sentencia cierta la que se re- 
cite ha.-,ta entre el vulgo ¿ díme con quien andas ? y te diré quien éres. ' 

La nota de infamia que la opinión pronuncia contra los crimina*- 
lés, es uno de los' rriédlos reprécivos mas 'poderosos que pueden tomar- 
se. Fs fácil que todos^ los biienbí^ se empeñen en establecerla y difim- 
dirla, que no trafep,, que no ad^nitan en las i'euniones sociales á los hom» 
bres infamados por erpúblico, ' ' " ' ' X V " ' " ' . . 

, El tercer medio para fiindár 'lá' úiór'ái qiré es 'dé 'lána ínfluencíá 
incalculable és, tjile los Gobiernos jamás provecan empleos en personá 
que no tenga una modalidad probada, éste es un medio de alentar á lá 
virtud, y de reprimir y castigar el vicio. * 

■p o. i .n r: I >-:T-i.-..,; ■ kjiTáv) \ ■ ^ 

■ri-iq iio>i r,v ''''i''%YlSO ' ' "^-t'I '; 

Por la Inteiídenciá'iJ'e 'tEüilpOráHdades Se ha artünciado al público que sé 
yan á dar en arrendám'iento todas láá fincas que pertenecían á los Convento^ 
extinguidos de ííegularesj y qué inia He ellas se vende y se ha señalado el 9 del 
fentrante mes, para el rémáte de el de las haciendas de Anis, Cierro-redondo, Si 
José, la Lavor deja Merced ,cerca de 'S. Martin, las Nubes, la huerta de Saii 
Francisco, y la 'Chá,cafa|lla[niíida'<Je Santo Domingo en tierras de S. Pedro dé 
ías huertas.— Tartibieu se ha señaladó el 15 del mismo me.s, para el remate do 
i?l de la hacienda de Ltano-gi'andte.^-Se'há' señalado igualmente el 15 del cooi' 
é'ite para el remate del arettdamiento de lá liacienda de Falencia,, que se veri* 
íicará, como' los dértás, én está 'CBrte.±=i<}uatemala S8 de agrosto de 1829. 



Núiti* 7. f Un real. ) Pol.» 25. 

I -i— I r. Tu' , • ni 

LA ANTORCHA 

CENTMO=AMEMICAMA. 

Guatemala 11. de Septiembi-e de 1829. 



La libenad no pueds marchar bi 


la ]>radeDCia, ni Virir lia viitude*» 







ÍJZ Presidente de la República federal de Centro-amértca, 

í- DECRETO. 

El Congreso federal de la República de Centro-américa, teniendo 
en consideración: que por todos los sucesos ocurridos desde el año de 
1826. hasta principios del corriente, no se ha verificado en los periodos 
que correspondia, la renovación de las Supremas autoridades federales; 
que de los actuales depositarios de estas, la mayor parte habria cumpli- 
do el término de sus funciones, si no se hubiese interrumpido, como se 
interrumpió, el exercício de ellas durante la guerra y por su causa: que 
algunos de los que pudieran continuar legalmente hasta el año venidero, 
asi en el Congreso como en el Senado, han hecho dimisión voluntaria de 
sus cargos, con el loable objeto de que se Verifique una renovación gene- 
ral: que ésta es muy conveniente y necesaria en las circnnstancias actua- 
les: que las mismas circunstancias cxíjen se convoquen y reúnan con an- 
ticipación á los periodos comunes, los nuevos apoderados del pueblo; y 
<jue los actos de elecciones deben celebrarse en la forma que prescribe la ley; 

decreta: 

I.' Se procederá á nuevas elecciones de todos los diputados y suplentes 
del Congreso: de todos los vocales y suplentes del Senado: del Presiden- 
te y vice-presidente de la República; y de Presidente, Magistrados, Fia- 
cal y suplentes de la Corte Suprema de justicia. 

2° En consecuencia, el Estado de Guatemala nombrará diez y siete di- 
putados: el del Salvador nueve: el de Honduras seis: igual número el de 
Nicaragua; y dos el de Costa-rica, todos con sus respectivos suplentes: 

Cada uno de los mismos Estados nombrará tambiem dos Senadores y 
el suplente que le corresponde; 

Y todos Sufragarán en la proporción que les señala la ley, para la 
Renovación del Presidente y vice presidente de la República, y de los in- 
dividuos de la Corte Suprema de justicia< 

3. ° Para ésta renovación general se celebrarán las juntas primárias el 
dia cuatro del procsimo octubre: las de distrito el once del mismo mes, 
y el veinte y cinco del propio, las de departamento. 

En lo respectivo al Estado de Guatemala, las mismas juntas electo- 
rales que han nombrado ahora las nuevas autoridades del Estado, nom- 
brarán las de la Federación, el dia que queda señalado para, las juntas 
de departamento. » 

4. ° Todos los actos de elección se verificarán con entero arreglo á la 
Constitución de la República, y á la ley de 31. de marzo de 1826, que 
prescribe el modo y forma de ejecutar los mismos actos. 

5. ° Los representantes que nuevamente se elijan por virtud de este de- 
creto para el Congreso y Senado de la República, deberán hallarse en es- 
ta Capital antes del dia 15. de diciembre del corriente año, en cuyo dia 
deberá reunirse la primera junta preparatoria del cuerpo legislativo- 

Páse al Senado. Dado en Guatemala á 18. de agosto de 1829.í=±:.1/«- 
Tiano Galvez, diputado presidente.=Simott Vasconzelos, diputado secretario, 
Francisco Flores, diputado secretario. 



26 rf'-'T , " "m^'T 

Sala del Senado; Guatemala agosto S9. de ISSQ.üsAl Poder Executi- 

vo.=José Antonio Alcciyaga.=Jacoho Rosa, vocal secretario. 

Por tanto: Execútese.=Palacio nacional de Guatemala 22. de ajáoslo 
de I82d. =José Barrundia.^Al Secretario de Estado y del despacho de re- 
laciones interiores y exteriores. 

Tengo el honor de comunicarlo á U. de orden del Presidente de la 
República, para su inteligencia y cumplimiento. 

Diosj Unionj Libertad. Guatemala agosto 22. de 1829.- 

Molina. 

OTRO. 

El Congreso federal de la República de Centro-américa: con el ob- 
jeto de proporcionar á la hacienda nacional^ medios para suplir la esca- 
ces de numerario, y paTá llenar las muchas y graves atenciones de la ad- 
ministración pública y sus precisos gastos: ¿t;.^. i .IL 

DECRETA. 

1.° Se fabricarán libranzas del Gobierno en cantidad de doí3cientos mil 
pesos, y con el valor desde cinco hasta cien pesos. 

. • 2,° Estas libranzas serán admitidas en pago de derechos de importa- 
ción y exportación, tanto en la administración general de alcabalas como 
en las de los puertos, y fronteras de la República; y el que rehuse ad- 
.mitirlas, sea gefe ó subalterno, sufrirá la pena de privación de su destino. 

3. ° Admitidas las libranzas como moneda en las aduanas, quedarán en 
ellas con esta nota: abonado, y la firma del tenedor: pasarán á la tesore- 
ría general; y ésta deberá recibirlas en data. 

4. ° Mientras las liliranzas no estén amortizadas, las aduanas no deberán 
recibir otra especie de moneda. Esta disposición comprende también los 
pagos de cualquiera clase que deban hacerse en la tesorería general; y 
los que se causen por enagenacion de fincas nacionales. ; 

5. ° Desde la fecha de este decreto, no saldrán de las aduanas merca- 
derías de ningún género, sin pagar los derechos que hayan causado en 
su importación ó exportación. En los puertos podrá admitirse nna cuarta 
parte en dinero efectivo; y concederse una espera que no ecseda de un 
meSj para el pago de las tres restantes en papel. 

6. ° Ni el poder legislativo, ni el ejecutivo podrán alterar el valor de 
las libranzas, ni hacer bajar indirectamente el nominal que Ies corres- 
ponda. 

7. ° El Gobierno nombrará un comisionado de toda su confianza para el 
deposito de los doscientos mil pesos de libranzas: éste las tendrá en su 
podér, dando cuenta de ellas cada mes; y al mismo tiempo quedará en- 
cargado de cambiarlas por metálico. 

8. ° Dentro de un mes contado desde la publicación de este decreto, el 
comisionado hará el cambio de que trata el artículo anterior, con la pér- 
dida de un cinco por ciento; pasado el mes, no lo hará sin el agio de 
igual cantidad sobre su valor nominal. 

9. ° Para evitar todo fraude, el Gobierno hará reconocer el número de 
libranzas existentes, y que se confronten con las taitidades que el co- 
misionado haya puesto en tesorería, durante los primeros treinta días. 

Iü.° La presente disposición, comenzará á regir en las aduanas maríti^ 
mas, á los treinta días después de su publicación. 

Páse al Senado — Dado en Guatemala a 13 de agosto de 1829 — Ma- 
riano Galvcz, diputado presidente — Simoíz Vasconzelos, diputado secretario. 
Francisco Flores, diputado secretario — Al Senado. 

Sala del Senado — Guatemala agosto 29 de 1829 — Al Poder Executívo. 
José Antonio Alcai/aga,—Migttel Alvarez, secretario. 

Por tanto: executese — Palacio nacional de Guatemala 29 de agosto de 
1829 — José Barrundia — Al secretario de Estado y del despacho de hacienda. 

Tengo el honor de comunicarlo á U. de orden del Presidente de la 
República para su intelijencia y cumplimiento. 

Dios. Union. Libertad. Guatemala agosto 29 de 1829. 

- Mai/orga. 



S7 

»i _ ^ - ' ^ ' ■'.-•--OTR©'. ' " ' ■ 

El Congreso federal de la Ut'iJiiblica de Centro-américa. 
; considerando: 

Que la situación presente de la hacienda general exije se le proporcio- 
nen nnevos médios para sostener las muchas cargas y gastos que tiene 
sobre sí: 

Que á este efecto es conveniente y necesario aumentar los derechos de 
alcabala en el tráfico de uno á otro Estado; 

Que también lo és reformar el decreto de 8 de julio d i 1S25., por 
los fraudes 4 que dá lugar en perjuicio del Erario, en la parte que exime 
del pago de derechos en el comercio interior, los frutos y efectos extran- 
jeros (lue los hayan cubierto en su i nportacion, mientras no muden de dueño: 

Y que siendo conformes tales medidas á los intereses de la hacienda, 
dejan por otra parte á salvo la libertad general del comercio, ,y uo gravaa 
á los Estados, ni disminuyen sus rentas particulares: • viofr obí.tiob 

DECRETA ' ..r":^ 

1° Los derechos que conforme á las leyes y disposiciones vijentes, deben 
pagar los frutos y efectos extrangeros en el comercio de uno á otro Estadq 
quedan recargados en uno por ciento. / 

2. * El producto de este nuevo impuesto, pertenecerá á la hacienda ge- 
neral de la federación: se aplicará á cubrir sus gastos; y los Estados de- 
berán tenerlo siempre á disposición del Gobierno supremo. . • 

3. " Los introductores de mercancias extrangeras, serán obligados á pagar 
«n dos por ciento al Estado para donde saquen directamente guiados los 
frutos ó efectos, ya sea que la conducion de estos se haga de los puertos 
ó de la ad ninistracion principal; . quedando en esta parte derogado el ar- 
tículo 2." del decreto de 8 de julio de 1825. 

4. " La misma administración principal y las de los puertos, avisarán se- 
manalmente á los respectivos Estados, de las guias que dieren para ellos; 
y taml)¡eu señalarán un término para que dentro de él presenten las ta mi iguia;-'. 

5. ° Cuando sin variar de mano, convenga á los introductores llevar sus 
frutos y efecto;s á un Estado distinto de aijuel á donde fueron prinera- 
niente guiados, df^spues de haber satisfecho en este el de dos por ciento: 
adeudarán en el Estado al cual ha de hacerse la nueva transportación, 
un tres por ciento, reservándose el uno á la hacienda de la federación, y 
los otros dos á la de aquel propio Estado donde se contraiga éste nuevo 
adeudo de derechos. 

Pase al Senado — Dado en Guatemala a 11. de agosto de 1833. — Mariano 
Gahez. diputado presidente — Simón Vasconzelos, diputado secretario — Fran- 
cisco Flores;, diputado secretario. — Al Senado. 

Sala del Senado — Guatemala 23 de agosto de 1829 — Al Poder Ezecu- 
tivo — José Antonio Alcai/aga— Miguel Alvarez, secretario. 

Palacio nacional de Guatemala agosto 29 de 1829. — EXECUTESE.=Jost; 
Barrundia=A\ Secretarlo de Estado y del despacho de hacienda. 

Tengo el honor de comunicarlo á U. de orden del Presidente de la Repú- 
blica para su inteligencia y cumplimieuto. Dios. Union. Libertad. Guate- 
mala a-osto 29 de 1829. 

Ma^orga. 



GÜATEMALA SEPTIEMBRE lÓ: 
En todas las edades, y en todas las naciones ha producido siem- 
pre alarmas, y contradicciones el terrible ministerio de hablar la verdad* 
Nunca falta una fracción social interesada en la conservación de los er- 
rores. A la sombra del error se ha mantenido el fanatismo de los pueblos. 
A la sombra del mismo existió y aun existe en otros países la tiranía. 
A favor del error se establecieron las odiosas clases privilegiadas: al er- 
ror deben muchos su vida física, y política: al error son deudores algu- 
nos de reputación y. de fama: por el error se mantiene la ímpugnid id de 
los crímeaes, coa cuyo= objeto s& grita pax'a que la verdad no sea aten- 



5g 

ti ida y escuchada; finalmente, si tes ■ftrrores fuesen disipados, se aniqui* 
larian todos' los ablisos <^ue j)roducon infinitos males sociales. 

La Históiia Antigua y moderna presenta á cada pajina exemplos 
de fiirorj y de persecución contra los que 6san hablar la verdad. El di- 
vino Sócrates fundador de la moral, sufrió la persecución de los sofistas 
porque estiblecía con su doctrina el reyno de la justicia. Arístides el 
personaje mas virtuoso de la antigüedad, llamado por antonomácja el jus- 
to; fué perseguido por sus nobles esfuerzos en prevenir los males de sa 
querida patria, evitando las disipaciones del erario de Atenas, y descu- 
briendo la verdad á sus paisanos. Todos los anales griegos están llenos 
de sucesos semejantes. La Historia Romana también los ofrece, y repite 
en gran número; no solo ofrece el de Séneca Epitecto y Ciceron, sino 
otros muchos. 

Si dasendemos á la historia moderna, leeremos que Galiléo fué con- 
denado porque dijo una verdad ya reconocida en la física, de que la 
tierra liace su movimiento diario. Vemos que Pedro del Ramo que tuvo 
atrevimiento de descubrir los errores de la filosofía peripatética fijé ar- 
rostrado vivo en las calles de la ilustrada y célebre ciudad de Paris. 
Vemos que el inmortal Fenelon que dijo las verdades á los príncipes, y 
las publicó en una gran corte, sufrió una cruel persecución. Vemos que 
él célebre Reynal que escribió las injusticias de las naciones europeas eni 
sus establecimientos ultramarinos; tovo que salir huyendo, y su obra fué 
quemada en Paris por mano del bcrdugo: el ilustre Jovellanos que es- 
cribió verdades lummosas en España, siempre fué perseguido. 

Sería molesto y fastidioso continuar refiriendo tantos, y tantos ejem» 
píos que prueban inconcusament*, que hay siempre una facción en la socie- 
dad que tiene interés en que no se descubra la verdad, y que ésta facción 
es la que se levanta siempre a sofocarla. Pero gracias al autor de la na- 
turaleza, que imprimió tan fuertemente los sentimientos de la virtud en 
los hombres, que se obsei'va con gusto y con alegiña que jamás falta, 
una mayoría entre elloSj que quiere la verdad y que ama la justicia 

Se descubrió una conspiración en esta Capital en que se trataba de 
apoderarse de la plaza^ destruir el orden restablecido, y reponer el imperio 
de los intrusos. Uno de los proyectos era degollar á las personas emplea- 
das en el Gobierno, y otras que pudieran resistirse. Se deduce de la cau- 
sa que contaban con armas, parque, dinero, y algunos hombres. Esta ten- 
tativa es una verdadera reacción del partido que sucumbió, y que ha teni- 
do animosidad de intentarla por la indulgencia con que han sido tmtados 
los criminales. Ellos no se contienen por el sentimiento noble de la grati- 
tud de que debían estar penetrados. Ellos acaso ni aun están vastantemen- 
to convencidos de la moderación conque se ha procedido. Jamás se han con? 
tenido los delitos por dejarlos de castigar; ésta máxima que hemos procu- 
rado gravar, ha producido contradicciones poco honrosas á sus autores, 
porque suponen ó mucha ignorancia ó complicidad en los delitos. 

Hay filósofos que opnian que todo crimen supone una perturbación 
en la mente; pero ninguno lo manifiesta tanto, como la conspiración in-» 
tentada: ella era un verdadero acto de despecho, pues no tenia la mas remo- 
ta probabilidad del suceso. Cuando hubiesen conseguido una sorpresa ha- 
bría sido momentánea; pues la opinión publica en que se apoya el 
actual Gobierno lo habría sostenido y destruido a. los audáces conspiradores. 

• El 7 del corriente salieron de esta Capital con destino de embarcar ár 
los puertQs del norte, el ex-presidente C. Manuel José Arce, y el intruso 
Gefe de Estado C. Mariano Aycinena. Este escarmiento en estos dos funcio- 
narios traidores a sus juramentos y á los compromisos que debían á su. 
Patria, es un saludable ejemplar para que los Gefes venideros no los sigan, 
en suerte tan desgraciada y afrentosa. 



GUl/tT^MáLA^bnprenta nueva. 



Núm.» 8 . . (UnreaJ.) ,„ . Fol.» 29. 

LA ANTORCHA 

' CENTKO=AMEKICANA. 

-/I ,; Guatemala 17. de Septiembre de 1829. 

La libertad no puede marchar sin prudencia, ni vivir sin virtudes. 

segur. 

J)is&urso "pronunciado en Palacio por el secretario de Estado y del despacho 
[ de Hacienda el 15 de éste, en conmemoración de nuestra feliz Independencia. 

Ciudadanos: en el acta de 15 de Septiembre del año de 21, y en 
el decreto de 1." de julio del de 23 que habéis oido, están consignados 
los votos memorables de nuestra independencia absoluta. Este es el glo- 
rioso acontecimiento que hoy celebramos con tanta alegria. Este estupen- 
do suceso ocupará el primer lugar en los fastos de nuestra história. Nin- 
guno es capaz de causar movimientos mas tiernos en nuestras almas, co- 
rno el anniversário de este solemne pronunciamiento. — Por aquel acto su- 
blime, éste gran pueblo futí levantado desde la humilde condición de es- 
clavo; hasta el elevado solio de la Magostad, y soberanía nacional. Aque- 
lla gloriosa resolución fué de tanto podér; que solo su pronunciamiento, 
rompió para siempre las infames cadenas de Castilla. La fiel y enérgica pintura 
de trasformacion tan asombrosa, y tan digna del genio americano; exljia 
que un talento proporcionado á la sublimidad del asunto se encargase de 
su desempeño. Por desgracia, yo tengo que cumplir con una comisión 
tan superior á mis fuerzas; si mis facultades intelectuales correspondie- 
sen á los sentimientos de que estoy animado, tendria la gloria de podér 
desempeñar tan difícil asunto; pero estoy bien penetrado de que no es así. 
Es preciso pues, que mis conciudadanos tengan la generosidad de conce- 
derme su indulgencia; que imploro en obsequio del plausible suceso que 
Boy ocupa nuestra alma, y que arrebata nuestra atención; espe- 
cialmente la vuestra, porque tenéis la gloria de ser autores de este gran 
suceso, como lo es la fundación de nuestra nación; cuyo tierno recuerdo 
pasará de generación en generación, con la más respetuosa gratitud. 

Hace ocho años que en este mismo salón, casi á esta misma hora: 
se reunió felizmente éste noble pueblo con una resolución denodada 4 
hacer la heroica declaratória de su podér soberano. Ejecutó éste acto de 
justicia, después de tres siglos de la mas criminal usurpación: que puede 
ofrecer la história terrible de las iniquidades que la perversidad de algu- 
nas naciones há cometido en la tierra. — Lo ejecutó después de sufrir y 
esperimeiitar una esclavitud afrentosa, y después de observar que la tira- 
nía había acumulado con arte todos sus elementos para mantener la su- 
jeción ignominiosa de estos pueblos, y conservarles en el abatimiento mas , 
insultante á su dignidad. Aquél gobierno pérfido: aquel gabinete hipócri- 
ta, puso en acción los resortes mas infames para mantener sn cruel domi- 
nación. El se sirvió del sordo podér del fanatismo, que és mas fuerte so- 
bre los pueblos poco civilizados, que el de las mas numerosas bayone- 
tas. El planteó en América toda clase de establecimientos que pudiesen 
embarazar la ilustración pública, y sofocar las luces: para mantener la 
ignorancia en esta tierra privilegiada, para los talentos y para el génio. 
El nos privó del derecho de disponer del fruto de nuestros sudores, y de ' 
los productos de nuestra industria: tuvo la crueldad de prohibirnos el ac-J 
to inocente de permutar nuestras producciones con las de las demás na- í 
ciones: estableció el mas iníquo monopolio: solo á la España le podía-- 



30 - - -r 

raos comprar, y solo á ella le poillamos vender. Esta medida injusta, era 
la mas propia para mantenernos eu la miseria: para embarazar de un 
modo seguro: los progresos de nuestra riqueza, y de nuestros conoci- 
mientos. 

Conducida siempre aquella nación por los principios de eterna in- 
justicia, que profesa: prohibió constantemente la entrada de los extran- 
}?eros en Aniírica: asi detenia los adelantos de nuestra población: el esta- 
blecimiento y ])erfeccion de las artes, y la estcncion del comercio: así 
coiiscguia mantenernos en la pobreza y en la debilidad, y estorvar el im- 
pulso poderoso de imestro suelo que nos conduce á la riqueza, y á la 
prosperidad. Como todos los males que podia recibir la América fueron 
calculados por la Península, para derramarlos en este ignocente continen- 
te: después de haber introducido la diversidad de colores, embarazaba el 
desapai-ecimiento de ellos, coa cerrar los puertos á los extrangeros, y te» 
iier la crueldad de conservar un jérmen de división interior, que han ati- 
sado inicuamente tantas veces, y que todavía es objeto de criminal ale- 
j^ria, y de esperanzas de los fieros peninsulares. Las leyes que rigieron 
al americano, fueron dictadas por el bárbaro español en distinto conti- 
nente, y á dos mil li'guas de distancia. No tenían mas objeto que favo- 
recer el interés de la península, y conservar la ignorancia, la debilidad, 
la pobreza, y el alnitimiento del inocente y manso americano. Casi todos 
los funcionarios ijollticos, eclesiásticos y militares, eran enviados por el 
gabinete de Madrid; y como era natural que prefiriesen la colocación en 
la península á la <|ue pudiesen tener en América, los que venían eran 
los mas groseros, los mas obscuros, los mas corrompidos; y ante tales hombres 
tenían que comparecer humillados y abatidos los hijos predilectos de la, 
América, á quienes trataban semejantes mandarínes con el mas insolente 
desprecio. 

Leyendo la recopilación de Indias se encuentran las leyes mas ri- 
diculas, y mas ofensivas á los indijenas. El individuo de esta familia, ja- 
niá.s salla de la. menoridad, y hasta su muerte, permanecía en und. de- 
pendiente tutoría, fiada á un togado espaíiol que enviaba el gabinete de 
INIadrid. El índíjena tenia la mas terrible pi'ohibicion para poder tenei* 
armas. El índíjena estaba condenado toda sil vida á marchar á pié, por 
que hi ley no le permitía montar á caballo. El índíjena no podía admi- 
tir en su pueblo vecinos de otras castas; por que lá ley lo embarazaba, 
con el conocido objeto de unpedir su civilización. El indíjená no tenía 
propiedad territorial particular; sino que toda la poseía en común. 

La América en fin, fué regida con todo el rigor del sistema colonial: 
que estima á los hombres: que reputa á los pueblos en clase de pose- 
ciones, ó de fincas, que le corresponden á la Metrópoli que tiene derecho 
absoluto para esquilmar en su exclusivo provecho. ' 

Parecía que tales murallas serian siempre impenetrables á las lu- 
ces: que el peso de la ignorancia, y de la miséria deberían inantener 
comjniuiido el espíritu elevado del americano. Entre tanto, los tíonocimi- 
rntos humanos hacían progresos en otros países; las luces del siglo se 
difundian, y por mas restricciones que tuviese establecidas la tiranía es- 
^lañola; uo podia impedir que llegasen a nuestro einísfério los crepúscu- 
los de la ilustración. La independencia del Norte de América, verificada 
el año de 76. del siglo pasado, preparaba la del resto al nuevo mundo. 
La revolncion francesa que derramó luces en todo el Orbe: que vulgarí- 
só los conocimientos políticos: que con el estrépito asombroso de sus ar- 
mas, y sus brillantes victorias, se señoreó por algún tiempo de todo el 
continonte europeo: concibió el proyecto de mejorar la suerte de la ca- 
duca España: procurando su regeneración política. La imbecilidad de la 
península resistió salir de su perdurable esclavitud. Durante ésta lucha 
sangrienta, la América fué simultáneamente sacudiendo el ominoso yugo 
Castellano, y proclamando sus imprctícriptiUles y sacrosantos derechos de 
Independencia. 



31 

. ^PTOTiimciamieatos tan justog, y tan solemnes, fueron tenidos por la 
ticania espariola por una revelion declarada. Se eiiapeñó su gobierno, y la 
nácioii entera en sostener sU criminal usurpación: repitieron eit esta guer- 
ra laj Cdcenas horrorosas Ae los Corteces, Pizarrón, y Al varados, y tantas 
fieras seniqjaates que devoraron desapiadadaineute al inocente y pacífico, 
pueblo ainericano. 

Triunfó gloriosamente en todo el nuevo mundo la causa santa de- 
la justicia. Recobró la Amírica los títulos de su independencia que le ha- 
bía usurpado el maligno español. Fueron vencidos, y en todas partes der- 
rotados lo's infames satélites de la tiranía; por el denodado valor, y la 
heroica firmeza del libre americano. Este suceso majestuoso ha llenado 
de admiración al universo. La América es hoy el mas grandioso objeto! 
ai mundo culto. En ella tiene fija la vista, y la atención. Los escritores 
de Europa dedican con particularidad sus plumas á esta interesante por- 
ción del globo. Los filósofos están intindados de gozo: al contemplar el 
influjo que la independencia americana tendrá en las mejoras sociales. El 
hijo de Madama Estall ha dicho en honor de la América: que si Voltaire 
decía que los títulos del género humano se habían perdido, y que Mon- 
tesquieu los había encontrado; que él podría decir que la América le po- 
nía en poseciou de tales títulos. 

Todos los países, todas las naciones del mundo celebran éste por-, 
tentoso suceso por sus grandes resultados en favor de la humanidad. So- 
lo esos miserables esclavos del imbécil Fernando la aborrecen; y osatl 
turbar nuestra pacífica independencia. Ellos han tenido la insolente au-, 
(Jácia de profanar la tierra santa de la Libertad: la tierra privilegiada en 
que se adora ésta deidad sacrosanta, en que se le hán levantado magníficos' 
altares, en que se le ofrecen tantos olocáustos, y en cuyas aras arden tan- 
tos corazones, y se háu inmolado victimas sin número. 

¿Estos temerarios aventureros se han atrevido á pensar que nos vol- 
verían á reducir al estado ofreutoso de colónos? ¿A la indecorosa condi- 
ción que antes tuvimos; y aun mas degradante todavía, si á ellos leg 
fuese dable ? ¿Imaginan acaso podernos derribar del sólio á que hemos- 
Subido? ¿Creen por ventura destrir nuestra existencia soberana; ¿Se pro- 
meten privarnos del derecho eterno que tenemos de darnos leyes á noso- 
tros mismos? ¿Querrán acaso que las recibamos de esa fiera coronada, 
de esa nación de ilotas, afrenta del género humano? ¿Presumen temera- 
riamente que renunciemos el derecho de elejir nosotros mismos los fim- 
cionarios de todos los poderes, y de abandonar á otras manos nuestra 
suerte, teniéndola en las nuestras ? ¿ Quien será capaz de arrancarnos nu- 
estras instituciones, fuente de tantos bienes, y producto de nuestra inde- 
pendencia, á que vosotros tenéis la dicha de haber concurrido ? 

Al fin, nuestras instituciones se consolidarán: éste feliz acontecimi- 
ento llegará: pasarémos el periodo indispensable de la infancia, que tienen 
las naciones como los hombres. Recibirémos las lecciones de la esperien- 
cía que únicam mte el tiempo es capaz de ofrecer. Gozaréinos de la quie- 
tud, y del reposo que succede á la impetuosidad del movimiento, y de la 
revolución inevitable en toda transición política. 

Entonces recibirémos óctimas recompensas de nuestros grandes sacri- 
ficios: entonces la felicidad y la dicha á manera de este fluido hermoso 
de la luz, se comimicará á todas partes. Ella aparecerá en los sobérvios 
palacios, y S3 verá en las humildes cabañas: aparecerá en las grandes ciu- 
dades, y se manifestará en los pueblos pequeños. 

Nuestros altivos móntcs, y nuestros profundos valles se Verán con 
admiración cubiertos de plantas, frutos, y flores, que la mano diligente 
del labrador haya sabido cultivar. A do quiera que el viajero estienda" 
su curiosa vista: se dilatará en las espaciosas campiñas sembradas de to- 
das las plantas, y semillas que ofrecen todos los cliirtas: pues el nuestro 
disfruta de todas las témporalid4,des. ' 

El cultivo esteudido de nuestros campos: presentará producciones 



íívniérísas qijjq ■ rnúVtiplicafi(fe''procliji?sa:íifeMé iltia snbsistpntíiá atjundosa; 
á!i neiitará. rapidameíUe Ta población americana, y dará crecidos y ricos so- 
braiites que (Cpiisañ^rar Al transitar por los caminos el curio- 

so yiájerí) obseryaiá el rápido movimiento del tráfico: encontrando á cada 
l^aso cargairientos qiie vietiéñ; y cargamentos que ván. Llegando á los 
puertos, verá en ellos anclados bi'iques de todas las naciones del mundo: 
ofreciendo áporliá sus mercaderías, y recibiendo en cámbio las nuestras. 

Recorriendo nuestra República, se verán casas de campo recien fa- 
bricadas: fundados nuevos pueblos, y ' los antiguos en un aumen- 
to asombroso. Se encontrarán Villas populosas, y tnagnificas, y sobérvias 
Ciudades. En ellas se observarán las artes adelantadas, y las ciencias flo- 
i^cientcs. Todo anunciará una prosperidad creciente. 

'., El góce de tantos bienes: la posecion de tantas dichas arrancará 
á nnestros jiietos, suspiros y lágrimas de reconocimiento en favor de los 
autores de su felicidad, que supieron á costa de la suya: dejar á su des-» 
ceiidencia: la rica y magnífica herencia de la independencia nacional. 

" ' Si fuese po^iljle que después de un largo periodo de tiempo vol- 
viésemos de la eternidad á visitar nuestra tierra dichosa: y viésemos sus 
admirables adelantos, su asombrosa prosperidad, y que estaba ocupando 
en el, ,teatro. del mundo el lugar distinguido qué nos há ceñalado la na- 
turaleza: i cuales serían las emociones de nuestra alma ! ¿quien podría re- 
sistir el ccséso del gozo? 

A los cincuenta años de hecha la independencia de los Estados 
unidos de América, quiso volver á ver aquella tierra feliz, el primer libe- 
i*al del orbe: el célebre General Lafayete, el amigo y compañero de ar- 
iTias del P." de la independencia del nuevo mundo, el inmortal Washing- 
ton, ■ ornamento de la especie humana. Las emociones de ternu- 
ra, y de placer que sintió el digno visitador y visitados, no es dado 3. 
nadie espresarlas con palabras, sino con el idioma elocuente del llanto. 
Jamás presentó la tierra un espectáculo mas tierno ni mas interesante: 
parece que despojados de los sentimientos hiunanos, no esperimentaban 
mas que la divinidad de sus almas en una inundación celestial de gozo, 
y de placer. 

Tan nobles y sublimes sentimientos solo pueden esperimentarse por 
servicios de esta magnitud hechos á los pueblos. La generación presente 

3ue és la fundadora de la independencia: debe esperar la eterna gratitud 
e todas las venideras, Ellas harán tiernos, y continuos recuerdos de sus 
padres. Ellas regarán de lágrimas, y de flores las frias cenizas de los pre- 
sentes. La história que se escriba de nuestra nación, así como leemos en 
la' de las demás: á cada pájina, hará un recuerdo honroso de la generaci- 
ón actual, y de sus inmensos sacrificios en faVor de la independencia na-' 
cional. ¡ Qué pequeños parecerán cuantos hemos hecho, y cuanto hemos 
padecido en obséquío de objeto tan grande! ¿Cuanto desearían los veni- 
deros haber tenido alguna parte en nuestros sacrificios; para tener dere- 
cliO á tan nobles y eternas recompensas, como debe esperar la actual 
generación? Somos demasiado felices, en que el orden de los acontecí-' 
niientos humanos, nos , haya, proporcionado podér hacer á nuestra queridá 
Patria, el señalado servicio de su absoluta independencia, y de dejarle á 
nuestros nietos una hé^reUcia, que nó podrá ser destruida por el tiempo, 
ni arruinada por nuestros hijos. Este mismo gozo: ésta aíegria que ahora 
sentimos: es un principio del premio que deben esperar los bien-he- 
chores á la humanidad, cuyo honroso título gozaréis en la edad presente, 
en todas las venideras, que és cuanto puede ambicionad Una alma noble 
en la tierra. . 



" GUATEMALAi=dmprmta nueva, , / 



Núm." 9- ( Un real. ) Pol.» 33. 



CENTMO=AMEMICANA.. 

'-Giiatemala .24 de Septiemlre de 1829. 



La líbertsil ofTipoede -marchar si^i yi-u^eof^ai lú, tíbÍi ¿La yicfuUcs. 

'''segur. 



t Presidente: de la RejpthUcít federal <fe, Q^ntroramirieai encargado del 

Supremo Podér .Exeeutiv^w\'^ , ei , 

vConsitlcrando el Poder ExccUtivoí qtie la Jjaci^nda federal se haya 
j, del todo eshaitsta por la ;3^nerra pa«ada y por el desorden anárquico: 

en que se hallaron todos los ramos de administración que no es posi- 
), ble reponer de pronto: atcudiondo á que el Estado de Guatemala es 
„ el que presta todos sus caudales y recursos para el sostén de la lista 

militar, a])esar de hallarse también en' las anj^úfctias y escaces en que 
j, lo sUmerjieron las depredaciones de los usurpadores: que las necesida- 
„ des y gastos públicos deben aumentarse, y las rentas disminuirse con 
„ la nueva giierra de independencia, que nos amenaza iimiediatamente, 
j, con la cual se obstruye el comercio por una parte, y debe aunientar- 
„ se el Ejército por otra. Conociendo que el patriotismo de todos los 
„ funcionarios acínales se prestará con placer á la economía y alivio de 
j, la hacienda pública, y que siendo por su decisión al sistema y Gobi- 
i, erno establecidos los primeros que ofrecerán un ejemplo de desprendi- 

miento y moderación republicana." 

DECRETA: 

" „ 1.° El Presidente actual continuará cómo hasta aquí sin recibir la do- 

tacion de su destino, en tanto que duran las urjencias del erário." 
' „ 2." Todos los sueldos mensuales de cincuenta pesos arriba, tanto de la. 
„ lista civil como militar de la la Federación, se pagarán en lo sucesivo 
"„ por mitcid." 

„ S.° Todos los que tienen la dotación mensual de veinte y cinco hasta 
„ cincuenta pesos, serán satisfechos con solo veinte y cinco — Las inferio- 
„ res se pagarán completas." 

„ 4." Los qiíe gozáren pensiones, inválidos y monte-pío no recibirán si- 
„ no la cuarta parte en las asignacioues mensuales de veinte pesos arri- 
„ ba; y en las inferiores desde cinco hasta veinte, llevarán solo Ja de 
„ cinco pesos: las mas ínfimas se pagarán íntegras." 

„b." Los cesantes que no estuvieren funcionando no recibirán ningún 
■¿-sueldo; y los cjue se hallen destinados á hacer algún servicio, quedarán 
„ comprendidos en los artículos 2.° y 3.° " , .. 

6.° Esta orden se verificará desde el 15 del presente mes, mientras que' 
„ dúréfl las ciroiuistancias difíciles en que se halla el erario, y ésta deuda 
„ será reconocida de preferencia por el Gobierno; y satisfecha lu^-ga qoe 
y, las rentas públicas se hallen establecidas." ice :'; 

,,7." Pásese ésta disposición al conocimiento del Congreso, pidiéndole la 
wJiaga Vestensiva á todos los funcionarios y empleados civiles y judiciales 
„ de la federación, que no correspondan al Gobierno." 

,,Comuniquese á lá Tesorería general y á todas las demás subalter- 
/,^ás paía los efectos consiguientes." 



„Da(ío en el Palacio naciónal de Guatemala á II de Septiembre ~ifle' 
„ 1839= José BarrundU^Al Seci"elai-ÍQ de Estado y dej Despacho de Ha- 
„ cienda." ' ' r_ 

Tengo el honor de tfanscribrrlo ' a-U. "pa/ra su inteUgeñcia y cumpUmi' 
ento. - . . 

D¡o$, Union, Libertad. Pulaeio) j^icio^l fie Guatemala , Septiemf>re 11 
de 1829. " ■ --^^^..^^- V- -^ ^ - 

• -> - r , ^ ' - ^uyorga. 

I — ■ — 

I NOTICIAS DEL ESTERIOR., ' 

MEXICO. 

JSí. General Santa-Ana con fecha de 11 de Agosto i'dtimo ha dado parte al 
Supremo Gobierno sobre su marcha contra los infames invasores, de cnj/o 
parte trascribimos lo esencial y es coma sigue:r 

Los partes que he recibido me han hecho conocer que el enemigo 
Ka conseguido algvmas ventajas sobre las fuerzas que se reunieron de mi- 
licia activa y civicos de la cuarta sección; ni podia ser de otro modo 
cuando la imprudencia de los gefes que las mandabiin las comprometieroii 
inespertamente, de resultas de lo cual se han posf^cionado del fortin de la 
barra de Tampico de Pueblo viejo, y de la Ciudad de Tainaulipas. El 
General D. Felipe de la Grarza t-ivo que abanílonar aquellos puntos des- 
pués de haber sufrido alguna: pc'rdida, pues la fuerza que tenia era muy 
inferior á las del enémigo. Yo me desespero Ecse."" S/. al verme aun á 
alguna distancia de los profanadores de la tierra sagrada de la libertad; 

Í)ero dentro de seis ú ocho dias juzgo haber vencido todos los obstácu- 
os, y puedo asegurar que las armas nacionales quedarán ayrosas, y los 
atrevidos invasores escarmentados." 

De los españoles invasores se han pasado á nosotros un cabo y 
cinco soldados que desertaron del enemigo al segundo dia de su desem- 
barque: y según sus declaraciones se sabe que en el seno sufrieron un 
temporil de cuarenta y ocho oras, de cuyas resultas padeció estravio una 
fragata trasporte que conducia á su borde cuatro compauias cuyo núme- 
ro ascendia á quinientos hombres que no se volvieron á reunir. Que traen 
los desembarcados como sesenta hombres de caballería; sin caballos ni 
monturas, y igual fuerza de artillería. 

Que el dia antes del desembarque se acercaron tres hombres á ca- 
ballo á la playa é hicieron señales de cuyas resultas el general Barradas 
se asercó en una lancha; y desaparecieron después de haber conferenciarv 
do largamente con él. 

' Que cuando se embarcaron en la Habana, se decia que han de vé* 
"nir . mas fuerzas cbrttra la República. Que la tropa de la espedicion é|j 
que -vinieron está disgustada por el cruel trato que sufre de sus gefes, y 
que se le debe desde quince hasta treinta pesos de socorros á cada plaza. 

Eii los encuentros que tuvieron los invasores con la cuarta;Seccioa 
^pérdi^von un coronel, y una noche se metió otro de igual grado á reco- 
nocer á riuestra tropa en Pueblo viejo, vestido de mujer el cual fué co- 
gidd ' y fuNÍIado. 

.'íf..: Aj -.gj y nueve ó veinte de agosto á'. mas tardar habrán conclui- 

do ésos aventureros esclavos del tirano Fernando, y aun puede que por 
estraordinario vengan las noticias plausibles de su ruina, -y quizá cueste 
mismo número las daVéinos á nuestros subscritores, i 

< Doce á catorce mil hombres de nuestro ejército" estaban ya sobre 

ellos, y á su cabeza el impertérrito Santa- Ana; con oti;ois generales y ge- 
íes'"tfe' nombradla acostumbrados á batir españoles. ■. r,:- ]■. 

Con todo, como no debe fiai'se pues que Ja. ijnvasion ha ¿e.ser 



35 

9on Bjayores fu^rta^ y. cuya vanguardia- 5I- mando de JBacradas tal vez 
no es mas que para concenfrar' nuestras fuerzas hacia Tamaulipas para 
mas á su salvo-descnibarcar exi Vecacruz, y Yucatán; es necesario velar 
y ponernos en situación de volar á Tabasco, que c[uizá convendría estar 
ya allá ' i . , , , 

. , El Écse.'f" Presideinté 'ha dispu^^^ formación de un ejercito 

de reserva (Boletín ¡oficial n.° 6^.) al mando del general .Vice-presidente quien 
tendrá por segundo al general Cortázar. 

. Otro cuerpo de ejército debe formarse con velocidad en uno de 
los Estados ioternos á las ordenes del geriéral Figueroa, con el fin de au- 
siliar, si la necesidiitl lo ecsijieré al ejercito de operaciones que sq halla 
íiobje el enemigo, ó á. cualquiera otro punto que fuere, conveniente. 



En el periódico de Veracruz llamado Noticioso: se asegura saber 
por testigos oculares- que Gómez Pcdraza el ministro,^ de la guerra can- 
didato para la presidencia el año pasado, se halla en" la Habana, y que le 
vieron euti'ar euvo.sadp de noche á la casa del capitán gene ral. Vives: 
suponen que ha tenido parte quizá en la dirección de la espedicion que 
nos invade, i Podrá creerse que la venganza en ese hombre sea tan gran- 
de como su ambición y su orgullo? Parece duro créerlo;. pero ¿por qué 
nó ? ¿Cuales son sus servicios á la independencia y libertad? Ñingunos 
absolutamente. Sostuvo á los españoles hasta lo íiltimo; hizo lo mismo 
con el tirano doméstico, y después dijo en medio , de la representación 

nacional: que la Constitución federal craójas de papel: es decir, nada 

i JDonde pues hay pruebas de s>i amor á la patria 

Hermanos que de buena fee sois o fuisteis pedracistas, convenceos 
de que hoy fuéramos perdidos bajo la presidencia de Pcdraza; por que no 
habría confianza de su gobierno — Un abrazo fraternal concluya entre no- 
sottos las divisiones y partidos; así lo desean ^ i. ' 

.Okou); L EE. 

La Camj.aria Cldapancca, 



: . .Extracto del diario Ingles el constitucional de Jersá/: D. Miguel. 

La Corte de. ¥'ortugal es verdaderamente una casa de prostitución, 
fel difunto rey D." Juan 6.° se quejaba abiertamente de las costumbres 
relajadas de su esposa, hoy Reyna Madre — En el Bracil, ésta mujer se há 
prostituido á unos negros de los cuales ha tenido hijos — ^Todos los niiem- 
^t)rps de, la familia real, á esepcion de D." Pedro Emperador del Bracil, 
son bastardos^ — La reyna madre en el día prodiga sus favores al jardinero 
-del palacio de. -Qu^Iuz, quien es padre de D." MigUcl, de D.* Ana-y de 
.Ja .Míirqueza de Zoulé — La última infante rejente ha tenido de sus amo- 
res ifnos frutos ¡legítimos — : mientras su administración, le fué iiíuchas ve- 
ces preciso el dejar su aciento en el Consejo por causa de... .•. indisposi- 
ción- — Todos los días D." Miguel, su madre y las princesas se entregan 
á los mas groceros exesos — La Marc|ueza de Zoule, que á la feelia está 
.en,P^uis,rt*4fi-,4nic3^ señora virtuosa y respetable de. esta fp.niilia envi- 

itec^a«.;i;:^-','';,:,.;,./- ■ • J;r . 7. . ■ 

^ D.° Miguel no solamente es uri borracho, un libertino, -s¡ñ6 que 
se ha' fañiiliárizado también con el asesinato — El há ahogado con sus pro- 
pias manos al Márquez de Zoulé su cuñado, él ha tratado de asesinar 



5& ' ,. ■ _ ,. 

al Márquez de PaJinella, y .1^51- cfacto una j^uHalada en Víena al hermano 

Cuando éste,, ;pnncipe dl^PÍúió jr csffgado ' de'^írímeties desembarcó 
en Brest há tres 6 cHiatro aficsj las autoríaíides le rodearon y le rindie- 
ron los honores debidos á su rango->-=;Un-]VIariscal de Francia que le acom- 
pañaba le preguntó ¿Qué curiosida.des ; deseaba mas visitar? las pútas, 
contestó él — Esta anécdota es confirmada por todos los habitantes de Brest. 

Este Principe disoluto, apesar de todo eso, pretende que descienda su 
autoridad de Dios solo, y lia abolido la Constitución én ' Portugal para go- 
bernar á su antojo, y hacer perecer diariamente millares de víctimas sos- 
pechadas de liberalismo ó de se.r adictas á su hermano D.° Pedro Empe- 
rador de Bracil, el cual es él verdadero rey de Portugal — Los jueces y 
berdugos se pagan con el producto de las confiscaciones — ¡ Los frailes 
en Portugal, están apesar de todo eso en Favor de D." Miguel!!!!!!!!!!!!! 



GUATEMAi,! SEPTIEMBPvE 24. 

En ninguna cosa se nota con mas claridad el carácter de la inmo- 
ralidad y de la barlwie, ó de la virtud y de la ilustración: como en la 
conducta que se tiene con los qiie trabajan por él. bien público. 
El pueblo de los Estados unidos de Améiica que es tan ilustrado como 
rnoral; ha dado en el recibimiento del General Lafaycte, los testimonios 
mas espresivos de su gratitud y reconocimiento. El pueblo de Espaíía tan 
corrompido como idióta, asistió cpn alegría al terrible espectáculo de la 
execucion de Riego. La gente inculta no aprecia el méíito, ni conoce 
los servicios. La gente corrompida aborrece la justicia, y persigue á la vir- 
tud. La existencia del crimen y su impugnidad es efecto de falta de rec- 
titud; por eso será ella siempre objeto de la detestación del malvado. 
El hombre de bien jamás persigue aí hombre de bien. El hombre virtuo- 
so no teme al virtuoso. El inicuo quisiera aniquilar hasta el nombre de 
la justicia, para no caer un dia bajo su infalible poder. El que obra mal 
ve con indignación al que procede bien. 

El que es incapaz de amar á su patria, como lo és todo delincu- 
ente: A'é con disgusto los servicios del patriotismo puro: le ofende la 
S'iperioridad del mérito; y observando su inferioridad, es. devorado por la 
rábia de la desesperación. Entonces arrostra impudentemente contra los 
objetos de.su odio, para debilitar al menos la importancia de los servi- 
cios; para desalentar al patriotismo, y vivir sereno en el seno de la iij- 
fámia, y en el occeano de todos los crímenes. 

Él hombre de bien ama al que lo és: el patriota ama al patriota: 
la identidad de causas y de sentimientos los úne siempre. El patriota no 
vé con cplos los servicios del patriotismo: léjos de eso, los elójia y aplau- 
de para estimular con esta conducta á su continuación. 

Es indudable pues, que las buenas acciones tendrán siempre por 
recorapeasa la gratitud, y vendiciones del justo, y las maldiciones y des- 
precio del malvado. 



AVISO 

El L" de Octubre p.""" y días siguientes, por la salida procsinrta 
del S.' Cónsul general de los Países bajos, habrá almoneda pública en su 
casa, de muebles, birloche, alfombras, porselanas, cristales, libros &.* 



G UA TEMALA=Imprenta nueva. 



mm. ' 10 ( ün real. ) Fol .» 3t 

^ 'XA ANTORCHA 

iCENTffiO^AMERICAMA. 

Guatemala 2. de Octubre de 1829. 

' - ■ 



La libttitad no puede marchar a 


a prjidenfta,'^ vir'a sin rirtodei. 




segur. 



Indice de los decretos emitidos por la primer Legislatura ordinaria 
del Estado de Guatemala, desde quince de febrero de mil ochocientos veinte 
y seis de su instalación, hasta el veinte y sei-i de septiembre del mismo año, 
que celebró sus ultimas sesiones en la Villa de san Martin Xilotcpeque. 

Mes de febrero. 

Núm.° 1." f Nombrando map^istrados de la Corte superior de justicia á loS 
Ciud.' José Moreno, José Mateo Ciirranza, Santiago Garcia de Salas, y 
José Ramón Zelaya. Fecha 18. 

2. * Renovando los individuos dol Consejo representativo <]tle han fun- 
cionado i virtud de la convocatória de 12 de noviembre de 824: se dero- 

ta el decreto de 25 de octubre de 825 que dispone la permanencia de 
ichos individuos; se declaran válidas las elecciones de un consejero pro- 
pietario y un suplente, hechas en los departamentos de Guatemala y Chi- 
fjuimula; y se manda proceder á las elecciones de los demás consejeros, 
en los otros departamentos. Fecha 27. 

Mes de marzo 

3 * La sal queda sujeta al pago de alcabalas como los demás efectos 
de comercio. Fecha 20. 

4 * Ley penal previniendo los delitos. Pecha 20. 

Mes de abril. 

5 * Substituyendo y reformando el párrafo primero del articulo 2.° del 
decreto de la Asamblea nacional constituyente de 23 de enero de 1824 
sobre cátedras de filosofía. Fecha 8. 

6 * Para que los practicantes de farmacia puedan licenciarse á la edad 
de 23 años. Fecha 24. 

¡7 f Nombrando al C. Manuel Francisco Pavou fiscal de la Corte supe- 
rior de justicia por haber dimitido este destino el C. Francisco Xavier 
^'alenzuela; y se manda que en las procsimas elecciones, las juntas de- 
partamentales sufraguen para dicho empleo. Fecha 28. 

Mes de mayo. 

6 f+ Imponiendo dos reales en cada arroba de aguardiente de Comítan, 
y éste producto se aplique á las municipalidades respectivas para paga 
de escuelas primarias. Fecha 3, 

9 f f Para que los hijos de clérigos ordenados in sácris y de religiosos 
y monjas profesas puedan ser instituidos herederos en los términos que 
con respecto á los hijos naturales dispone la ley. Fecha 3. 

10 + Nombrando magistrado de la corte superior de justicia al C. Fran- 
cisco Samayoa. Fecha 3. 

11 * Derogando la orden del mniisterio de España de 803 con respecto 
á la esencion de derechos que concede á los frutos de nuevo plantillo y 
Pl^rpetuamente al aumento que se hiciere en las cosechas de añil queda 
vijente en algunos artículos; también se concede esencion de derechos por 
lo años á la grana cochinilla. Fecha 5. 

(*) Los decretos que no se hayan sujet ido á la sanción del Consejo representativo «e 
señalarán así + á los que les haya negado la sanción el mismo Consejo de este modu tt 
y á los que estén sancionados de esta manera *. Los mismos signos tendrán las óxtleuss 
que se publicarán en lo subcesive. 



og- " ' f ^-'^'^ ^'^ ) "OI ".m.'.PI 

f§^f Conceclióíi^ íil C "Mamicí Vargas prTvilí^gl^xcTusiva'-püT 14 anta 
para que pueda fa-^-ieéUKio^a clase de -papel cscepsioqandole de derechos 
por 15 años: lí^-iial pyivil^lo^e lo concede. ^ Mi^ Carlos Beñesk con otras 
aclaraciones. í^áiart: - ' ^ 

13 t Se ,^)ron.oga el .l¿^iiru;»o de las sesiones por el que concede la ley 
ú la priaie\;a Jpgjslaturii 6 por el que sea necesario para las leye^ regla- 
niontíirias. FecfialS. 

14 ff Concediéndolo '25 año%-<lo csencron do derechos para fabricar gé- 
neros finos de lino y algodón en el Estado á M/ Guillermo Perks, con 
otras a-jlaracionea. Fecha Ití. _ 

15 ff Concediéndole privilegio esclusivo por el término de diez años al 
D.' Juan Francisco Paucouier para que establezca en el Estado una fa- 
brica de Vidrios y Josa fina con otras aclaraciones. Fecha 16. 

Í6 * Se eóniéde en la Vílla de Totouicapan la celebración de una t'éria 
eu los días 25 26 y 27 de diciembre de cada año. Fecha 16. 

'Meíi de Junio. 

17 f+- 'Pílra^^jue los frutos y géneros que hayan estado sujetos al pago 
da diezmos . satisfagan en lo de adelante la mitad del tanto por ciento; v 
que en caso de algún insendio ó incidente comprobado sean libres del 
. pago de diezniosj los cosecheros en la primera siguiente cosecha. Fecha 9. 

■ Kola que pasó el teniente coronel Juan Gsdindo encargado de la cotí" 
Úucion del P. Arzobispo, y regulares al capitán general de Cuba. Después 
daremos loa pormenores de su viaje, y liaremos mérito de este digno militar- 
ían valiente como patriota. 

Habana agosto 20 de 1829. 

Exélentisimo señor don t)ionicio Vives: 

Tengo el honor de poner en conocimiento de V. E. que he sido 
Comisionado por el Gobierno de Centro-américa para entregar á su dispo- 
sición S. I. el Arzobispo de Guatemala,, y varios religiosos desterrados 
de allí, por hallarse desgraciadamente comprometidos con el partido anár- 

auico que intentó derribar el sistema establecido en la federación^ el año 
e 1S23, cuando la caida del imperio mexicano, 

La toma de la Ciudad de Guatemala (foco del partido subversivo) 
el 13 de abril procsimo pasado, por el ejército protector de la ley; há 
■terminado los desásti'es de Centro-américa, y una lucha sangrienta de tres 
años: la. federación se haya reorganizada gozando de una paz y tranqui- 
lidad perfecta, que nada deja que desear en lo político, sino aquel acto 
de justicia que esperan las Américas del gobierno de S. M. C. reconocien- 
do su soberanía, y que poniendo fin á la separación que existe entre pue« 
blos que una misma lengua, y lazos de parentesco úneu: hará la felicidad 
del nnmdb entero. 

Como representante de S. M. C. á V. E. creo deber insinuar que 
las revoluciones qUe han agitado á varias repúblicas de América, y que 
eran inevitables: lejos de ser un fundamento para creerlas debilitadas, y 
resas fáciles de ima potencia europea, al contrario han formado hom- 
res aguerridos, y csj)crimeutados; prontos á unirse con la mayor unani- 
midad, y celo contra cuahpiier enemigo común. 

Nunca habiendo cómclido Centro-américa acto de hostilidad alguno 
contra la España, su revolución se efectuó de un modo pacífico; y bájo 
los auspicios de las autoridades realistas: de esto provino que abrigaba 
en su seno varios enemigos de la independencia, que su último sacudí- 
La arrojado ó reducido. Centro-américa que en lS2fi no contaba con re- 
cursos militares, tiene ahora un ejército respetable adecuado á la defensa 
y proporciones del pais. 

' ÍNÍc aprovecho de esta ocasión para ofrecer á V. E. las seguridades 

de mi aprecio y consideración distinguida, S. S. S. S. Q. B. L. M. 



J uan Galindo. 



COMUNICADO. 



A propuesta de la Corte superior de justicia se sirv'ó el Gobierno suprema 
nombrar de juez primero de primera instancia del dcpartafuento de Verapaz 
al C. Valerio Ignacio Rioas, y á continuación puso la renuncia que 4 la 
letra dice así: 

C. S. de J. 

En nota del dia de ayer me ha comunicado la secretaría el nom- 
bramiento de juez 1." de 1." inst.^ del departamento de Verapaz, que á, 
propuesta de la Corte superior se ha servido conferirme el Gobierno su- 
premo del Estado. 

Al proponerme en la terna, la Córte superior de justicia ha levan- 
tado del polvo á un ince]}to; que no puede figurar en la órbita del Es- 
tado; pero desgraciadamente mis alcances, ni mis luces, no son compa- 
tibles con un destino de tamaña importancia. 

Muchos años son necesarios para instruirse en la delicada ciencia 
del foro, y yo señor hasta ahora no he ojeado el código de nuestras leyes; 
y si admitiese éste encargo, sería en perjuicio de los pueblos, y gravaría 
mi conciencia, por que estando penetrado de mi insuftcienoia, me queda- 
ría el remordimiento aceptando un empleo; que no soy capaz do desem- 
peñarlo. 

Es preciso pues, que la Córte superior de justicia tenga la bondad 
de coacederme su indidgencia, quo impióro en oI)seciu¡o de la bueua 
administración do justicia; que ]iuede desempeñar otro sujeto que tenga 
las luces necesarias, y yó cuando la Córte ó el Gobierno me crea apto 
para algún desUno análogo á mis conocimientos, me prestaré gustoso, y 
volaré con rnpWz á servir á la patria, y eu tal virtud siqilico rendida- 
mente á la Córte superior de justicia, se sirva admitirme la renuncia que 
^csde luego hago de juez de 1.* inst." de Verapaz, que sin mérito algu- 
no mió se sirvió la C^rte proponerme por un efecto de su bondad. 

Guatemala Septiembre 2i de 1829. 

Valerio Ignacio Rivas, 

GUATEMALA OCTUBRE 1.° 

El Filósofo de Ginebra sienta como un principio inconcuso, qtie la 
causa de la infelicidad de los hombres consiste en no proporcionar sus 
deseos con su potencia. Si el hombre se limitase á querer lo c[ue tiene 
poder de alcanzar: estaría seguro de su logro, y nO sentiría los crueles 
tormentos de la privación del objeto de sus áucias. Por d<'Sgracia, casi 
siempre nuestra imaginación se adelanta tnas de lo que alcanzan nues- 
tras fuerzas. De a(|uí es: que el hombre goza y)oco de lo que posee, y 
mas parece que vive de lo que carece, que es lo que desea y espera. 

No consiste la dicha de los mortales en el lógro de tal, ó tal cosa; 
por buena que parezca; pues aca.so en el lógro está su desgracia. Si á, 
una persona de mediana fortuna le viene el capricho de ponerse en un 
pié de lujo, con magnífica casa: cubierta de adornos, con mesa opípara, 
coches éste individuo se haría infeliz, su estado sería precario, y cae- 
ría después en una lamentable miseria, por la imprudencia de haber pre- 
tendido lo que no estaba en posición de obtener» 

Hay personas que desempeñan con crédito im destino; cuando sus 
talentos é ilustración son proporcionados á él. Si á estas mismas personas se 
les antoja subir á puesto mas elevado para el cual son insuficientes sus 
talentos, entonces se desacreditan, pierden el concepto público, y labran 
su ruina. 

Mucho mas dichoso hubiera sido el expresidente Arce, y el Gefe 
intruso Mariano Aycinena; si el primero se hubiera limitado á ser co- 
mandante general de la federación, ó cuando mas vice-presidente, y el se- 
gundo á estar despachando en su almacén: ó de inagistrado en la córte 
de justicia. Ellos quisierou subir, y tuvieron la suerte de Hicai'o. 



40 .... 

Eli la carrera de las ciencias hay individuos que se harían celebres 
si se fijasen -á qultivav una cien' ia; pero quieren hacerse universales^ de 
aquí resulta que se hacen superficiales, y hombres que le habrían dado 
impulso á una ciencia, se confunden después con el vulgo de los lite- 
ratos. ■ ■ 

_ Nada es mas frecuente en el comercio que observar la conducta 
de muchas personas, que en obsequio de adquirir una fortuna rápida: em- 
prenden mas ne<2;ocios do los que permite su capital, 6 su capacidad in- 
dividual, y en lugar de oljten^r aquellos productos que debian esperar 
del manojo "proporcionado de su capital, y de su actitud, pierden estos, su 
tiempo, y acaso el capital. 

Todo esto nace de qíie los bienes rerpecto de los hombres no son ab- 
solutos, sino relativos, y que lo ([ue pará unos puede ser un bien, para 
otros puede ser im mal. El alimento es un bion para la persona que lo 
apetece; pero un mal para el que estubiese arto. La medicina tiene re- 
medios eminentes; pero es prociso que la persona á qtiien se apliquen los 
necesite, y c.stos mismos remedios aplicados sin tino matarían al enfermo. 

El tener g-rándes caiTiitio-; por donde transiten carruajes es cosa muy 
buena; poro cuando por la escaces de población y productos no hay que 
conducir por ellos, seria una locura,' por que las ventajas no compensariaa 
los- g-astos de su apertura, y conservación. 

Así como los liombres se desgracian pretendiendo objetos que aun- 
que b'ienos en si; no tienen la bondad relativa, qtie es la que influye en 
su dicha. Asi se desgracian las naciones que se componen de hombres, 
queriendo cosas que aunque buenas en sí, sus circunstancias no lo per- 
miten. Si la nuestra se empeñara ahora en levantar una i^-ina; aunque e^ 
un proyecto en sí bueno, seria una imprudencia; porque"e tonsumiria f 
arruinaría al instante. 

En las leyes q\ie se establecen no debe consultarse á su bondad 
absoluta, sino á su bondad relativa. ' 

El sistema de jurados es en realidad lo mejor que puede estable- 
cerse; pero nuestros pueblos no tienen la ilustración, y moralidad precisa. 
¿Quien podrá negar que en teoría la única contribución es lo mejor que 
puede hacerse para sinplificar la Hacienda, y hacer menos dispendiosa su 
recaudación ? Pero la practica desmiente esta teoría. 

Los antiguos y modernos han admirado la República de Platón; 
pero no ha llegado á fundarse. La Constitución Británica tiene defectos 
a juioio de muchos sábios; y ésta constitución defectuosa ha hecho la dicha 
del ])neblo Ingles; porque está proporcionada á él. La perfección de una 
constitución no se ha de observar en ella; sino en su aplicación á loí 
pueblos á quienes se les dá, y mas espresivo leer el estíido de estos qua 
los artículos de la constitución, que se hayan dictado; ])ucde llegar el 
caso ({ue la constitución sea una obra acabada, y la nación á quien s# 
dió no sea feliz. 



El 25 del que acabó salió de esta Capital al mando del coronel 
C. José Maria Gutierres: una división perteneciente al ejército libertador 
que marcha con el importante objeto de pacificar el Estado de Nicaragua 
y la parte revolucionada del de Honduras. — Estos beneméritos militares 
van á ]irestarle á la patria éste nuevo servicio; después de haber tenido 
la gloria; á costa de tantos sacrificios y privaciones, de restablecer el im- 
perio de las leyes, y los legítimos podéres: de haber arranciido e! cetro 
de hierro de manos de la tiranía, y en suma, después de haber conclui- 
do felizmente la guerra civil, que devoraba á la República. — Ellos de* 
ben llevar en sus almas aquella satisíacion, y consuelo interior que se sien- 
te, y que se esperimcnta después que se hace un gran servicio á la Pa- 
tria.— Ella sabrá reconocerlo, y un día tributar su gratitud á una accioii 
tan heroica, y digna de inmortalisarsc. 



G UA TEMALA=Jmp cnta nueva. 



Núm.° 11 



( Un real. ) 



Pol.» 41. 



t A ANTORCHA 



lidli'Vá Oí 

Sii^ CENTKO=AMEMIC ANi^:/''^^'"Í 

* "'^ ^ Guatemala 1 Ó. rfe Octubre de 1 829. ' 



.1 



oí) £1 



f 'írl JílI ' ' ■ ' ^"'i^* libertad oo puede marcbax sin prudencia, ni Tivtr ála virtudes. 

f .st^'-r — r 

Caria deZ Escelentisimo señor Presidente de los Estados-unidos mexicanos at 
1 y- C Ministro de Estado, y del despaclio de Hacienda. 

.f! 

I i^/e'jczco Jgos<o 29 de 1829. 

Mi apreciable amigo que estimo: La grata de U. fecha S del ac- 
tual; contestación á la que le dirijí en 13 de junio, la he recibido coa 
el mayor aprecio, por contenerse en ella la paz que disfruta hoy esa Re- 
pública, y el aplauso que manifestó el C. Presidente, y demás personas 
que me dispensan favor al ver mi carta que U. tuvo a bien manifestar- 
les. Sírvase U. pues, decirles á mi nombre, que mi gratitud por tan dis- 
tinguida predilección será eterna; y que cuenten con una correspondencia 
fiel y sincera. ' 

Los impresos ministeriales impondrán á U. del estado que guarda 
la invasión española desde que pisó ésta República, hasta la fecha quC; 
señalan, y la papeleta que los acompaña dará una idea de lo que indi- 
ca, y tan luego como la confirma de su contenido llegue por el parte 
oñcial del General en G?fe, tendré el gusto de dar á Ü. conocimiento. 

Amigo: los miserables españoles por mas esfuerzos que hagan, ja-^ 
más podrán hacer á esta República, y todas las del continente americano, 
arrastren por segunda vez las ominosas cadenas de la esclavitud, así por 
la impotencia de su nación, como por que el interés de ellas debe ser' 
general para mantener recíprocamente su independeticia, y su libertad; 
, Yo apreciaré mi buen amigo, que U. disfrute de una salud cum- 
plida; para que mande á su afectísimo amigo y servidor Q. B. S. M. T 

V. Guerrero,. '- ^ "«íi^i^í» 

í ¡ < C. Juan de Dios Maytirga. '-'^ , . jn'» ofcj 

sí) no ^ ' .rf «f-. o)- . \i saEQ 

a.^ailq.i8 ^-..j.ciMíii- NOTICIAS DEL ESTERIOR. ' oiiolin ,í r/a 

flfíp tOpiV ' ' '-'rq o;; mexico. ^ i ^ IfiTjm^ lab 

•Í>:30 OJÚO: T;í OUp t ! 'I.f ipARTE OFICIAL. "'"^"'^ 8f»noJíI0 'lobflav h^■^ol 

©• nv- . Eféreito de operaciones. ■ "'r''"^ ■ ' '■ ' J3 

í Escmo. S.'— Corno m wifésté á V. E. en mi oficio anterior, quedati 
ba organizando 'las fuerzas con que pude llegar á este cuartel general 
después de una martíha taTi dificultosa como penible, para obrar contra 
el enemigo tan luego como tuviera oportunidad. 

• La mismíi ftotíhtf recibí cónfirmada' la" noticia d^ que éste h¿bia he- 
cho ínoVirhiento con fuerzas considerables sobre Alttómií'á, y desde luego 
dispuse sorprender í^u cuartel general para apoderai'mé de él, obrando eii 
combinación con el Sr. Garza, á fin de que de un golpe concluyeseii 
iguatrnéUte las fuerzas que'' 'a ' las órdenes del geneVaí Barradas hablan 
ocupado la Villa referida. ' 

Efectivamente, con el mayor' silencio empecé á embarcar mi tropa 
la noche del 20 cómo á las diez de la noche en pequeñas canoas, y yá 
que 4a. mayor parte- d^ ellas estaban «n el lado de Tamaúlipas á solo lá 
distancia de tiro de fusil del campo español, .un milieiano cívico 4 q^uiei^ 



Al 

era nueva nmprosa tan irJiia, disparó un tiro que fué immodiatampníe 
contestado por sus compañeros, y con este tiroteo se frustró uno de los 
ardides mejor combinados. En tales circunstancias fué necesario see^uir 
adelante, y á la una y media de la noche entré en Tampico Taniaulipas 
coa tres columnas en que dividí mi fuerza, arrollando la que se me pre- 
scutaba, y sosteniendo un fueíjo vivísimo que hacia el enemigo, k quien 
en pocos momentos reduje á los puntos fortificados de la playa, prote- 
jidos por una cañonera que tienen en el rio, disputándome antes el ter- 
reno palmo á palmo. 

Nuestras fuerzas avanzaron hasta inedia cuadra de distancia de la 
española, que constando de 600 veteranos se defendía tenazmente. La niia 
de iutial clase no cscedia de 400 houibres: 200 de que se compone el 
batallón tercero: 130 de las compañías de preferencia de los batallones 
sfguudo y noveno: unos 40 artilleros: los escuadrones de Jalapa, Oriza- 
ba y Yoracruz, con fuerzas muy pequeñas, y algunos cívicos de estos pue» 
blos, de quienes tuve que echar mano, porque no había otra cosa. 

El ataque duró hasta los tres cuartos para las dos de la tarde del 
^1, hora en que los españoles enarbolaron bandera blanca pidiendo parla- 
mento, ; que les concedí, y ofrecieron capitular y rendir sus armas. 

. Inmediatamente nos ocupamos de ella, mas cuando estábamos prin- 
cipiándola se presentó en la población el general Barradas con su divi- 
sión de 2500 hombres, y ya se suspendió aquel acto, que debió llevarse 
á efecto si el general D." Felipe de la Garza hubiera hostilizado al ene- 
migo, '..«Jipnaci le previne en su marcha de. Altamira á Tampico, que no 
pudo menos que ser precipitada en desorden, pues la veriticó en menos 
de cuatro horas, sjcndo la distancia de cerca de ocho leguas, y he aquí 

gerdída la ocasión mas bella para haber destruido de una vez ese nora- 
rado ejército de vanguardia.. 

A pesar del corto número de las tropas de mi mando, me dispuse 
al combate contra toda la fuerza enemiga; mas el general español, sea 
que le sorprendiese el arrojo y decisión de nuestros soldados, ó sea que 
aparentando hipócritamente un pundonor militar muy conforme á los prin- 
cipios que se ha propuesto para alucinar, me invitó á una entrevista en 
medio de ambas tuerzas, á que accedí por el compromiso en que podía 
verse el honor nacional. 

Toda ella so redujo á pedirme que le dejara libre su cuartel general, 
y me regresara al mió para entrar en contestaciones, pues su intención er» 
evitar las desgracias de la guerra. Mi respuesta fue, que no me estaba permi- 
tido entablar negociaciones de ninguna especie, como no fuera sentando por 
base el reconociuiiento de la independencia mejicana, y la evacuación de 
su territorio por las tropas españolas. Mas fueron tan reiteradas las súplicas 
del general Barradas para que volviese á mi cuartel de Pueblo Viejo, que 
logré vender entonces como un favor singular lo que imperiosamente ecsi- 
gia mi situación comprometida pues que en caso contrario hubiera tenido 
que luchar con 3000: veteranos y con 600 mas que podían reunirsele del 
destacamento de la Barra, a la vez que ya he indicado á V. E. el corto nu» 
mero de los mios, cansados y fatigados de una lucha tan dilatada pomo 
espantosa. 

En consecuonrcia aproveché ocasión tan oportuna para dpjar bien 
puesto el honor .de nijestras armas, y con tambor batiente y bandera des- 
plegada atravesé las calles de la ciudad, casi en triunfo en medio de la fuer- 
za enemiga y regresé áester cuartel general. 

. Nuestras ventcyas por tal suceso son bien conocidas: se abatió el or- 
gullo español: perdieron á Altamira que acababan de ocupar y cuyo triunfo 
/esta.ban c,elcbrando: sufrieron la pérdida, (de ; 82 hombres entremuertos 
'y }>cridos, y conocieron en fin, que no pueden ya dar un , paso adelante, f 
que no les qupdíi otro recm-so , que fugarse 4 la Habana ó sepultarse. 



43 

w-rr' La pérclicla por nuestra parte/ consistió en 54 licridos y 17 mu- 
ertos: entre los primeros, se cuenta el teniente coronel d. Lucio Loppz, 
el capitán del tercer batallón p'nMnanente d. José Garduüo, subteniente 
de cazadores d<el segundo d. Manuel Diaz, y el voluntario d. Rafael 
Castillo, y entre los segundos el teniente coronel d. Luciano Jáurcgui y 
el priinér ayudante d. Rafael Ortega, gefes dignos de que la nación llore 
S4t jnuerte. o 
Por mi particular no tuve otra pírdida que parte del cuello de mi- 
casaca que se llevó un pedazo de metralla de la que nos arrojaba con- 
tinua ncnte la lancha cañonera, y el sombrero que me pasó una bala 
de fusil. 

Juzgo inútil recomendar á la consideración del supremo gobier- 
no el valor y decisión con que se mauejaron los imlividuos de la divisi- 
ón, pues émulos unos de otr.>s, cada cual se disputaba t i honor de morir 
gloriosamente ó vencer al enemigo. Desde el último soldado hasta el primer 
gefe que concurrieron á esta jornada, todos llenaron sus deberes á mi. 
satisfacion. 

Sí creo de justicia, recomendar á la alta consideración del mismo 
supremo gobienio a las familias de los que perecieron eii la referida ac* 
cion, por juzgarlas dignas del reconocimiento nacional, 
.f,' t Acompaño á V. E. copia de la ord ni general que con tal motivo 
a á la división de mi mando, y una insulsa proclama que se arrancó ea 
una esquina de las calles de Tampico, del frayle Bringas, por la que 
verá V. E. la fatuidad de unos hombres alucinados á todas luces, y para 
ue se digne elevarlo todo al conocimiento de S. E. el general presi- 
ente. 

Dios y libertad. Cuartel general en Pueblo Viejo de Tampico agos-, 
to 94 de 1829, á las dos de la madrugada.=/írtíoMÍo López de Santa Anna.=s. 
Escmo. S.' secretario de Estado y del despacho de guerra y marina. 

ORDEN. , ['l 

Ejército de operaciones. — Orden general del dia 21 de agosto de 
1829. — El Escmo. S.' general en gefe del ejército, considerando que en la 
gloriosa acción que tuvo principio anoche á las dos de la maiiana, los 
gefes, oficiales y soldados cubrieron de honor las armas mexicanas: que 
siendo éstas inferiores en número á las del enemigo, y defendidos estos 
por Eus atrincheramientos y ventajosas posiciones, la incursión que hiza 
el ejército en su campo, se debió puramente al valor y coraje de los 
pravos que lo componen: que habiéndose sostenido un fuego vivísimo 
por el largo tiempo de doce horas, fuego que se aumentaba á par del 
valor; el orgullo español quedó abatido en términos que jamás podia 
esperar: que en tales circunstancias, y apesar de las cortas fuerzas qué 
sostenían el honor de nuestro pabellón, se vló con regocijo al de Castilla 
servir de alfombra, á la Aguila de Anáhuac, y solicitar el enemigo de lue- 
go á luego una capitulación, en cuya virtud la ciudad de Tamaulipas 
sería ocupada por la república, y sus armas rendidas ante las nuestras: 
que en medio de que se terminaba la única acción acaso que ha dado 
en • la guerra mas crédito y honor á las armas mexicanas: el general 
Barradas que en preciipitada marcha tuvo que abandonar la ciudad de 
Altamira, cuya toma estaban apenas celebrando los mismos españoles, se 
jjresentó con toda su fuerza, fuerza qtie sin embargo de su superiori- 
dad se contuvo puramente en la presencia del denuedo y resolución de^ 
nuestros pocos valientes: en tal estado , de cosas, el general español, siti. 
consultar sus ventajas y nuestros peligros, solicitó con empeño, y como 
por favor^ á . protesto de tener que hacer al general en gefe manlfestacio» 
í».es de común utilidad &c„ el que nuestras tropas evacuasen la ciudad, 
siendo cababnente este medio el único que nos convenía en aquellas cir- 
cunstancias, y que el general en gefe adoptó por tal motvio; y última-? 
mente, considerando que el grado de abatimiento, .^a, que se ven hoy reda* 



drías las huestes tle Ferrinnclo se ^eT)é tari sblo al incomparable valor y 

decisión con que todos, todos . defendieron la independencia é integridád' 
de Ja; libre México, ha tenido á bien ordenar que á nombre de la na-;' 
rto'rt'áé d§a' las mas espresivas gracias á todos los_individiios de la divi-^' 
síoii /qne' tiiViéron M gloria de batir el orgullo español en la terrible noche* 
del juívcs^ ultimo en his calles d¿ TamauHpas, sin embargo de elevar ai* 
conocimiento del supremo gobierno y de la nación, el mérito singular que' 
lían contraído- en una acción tan honorifira como heroica. 

' Cüáitcl general en Pueblo Viejo de Té:ríipico, agostó 24 de 1829==s| 
péaÍD •^'LHudéro. ■ ■ ■ • 

Cuartel general en Pueblo-Viejp de Tampico, ao^ostp 24 de 1839---^ 
Ei'' cbpiar^JQsé' Antonio Mejia, secretario. i ¡ • ^ ( Boletín ■ mexicano. ) 

En' H hl'lnié^o anterior publicamos la nota que- el' teniente coronel Juan Gá^ 
Uncto^^So&iisionado para trasportar al P. Arzobispo y fruyles le pasó al ca- 
^lati' ¿me)rat de Cuba, y ofrecimos dar los pormenores de su viaje, que 

ahora publicamos: . . . ' 

*"^'^"í?ií%á^ buques se embarcaron en O noa los' espulsos; y salieron dei aquel 
ptí^rtfi^^'f' y* 5' ■ dé agosto. El 20 de dicho, llegó á la Habana la enx-^ 
barcacioii en que iva el S." Arzobispo, algunos regulares, y el comisio-' 
n&dtíP.'íjos 'friiyles eñ cuanto se vieron bajó los fuegos del Morro: comen- 
zfe?on'' á descubrir coh mucha alegria lo qúe Su corazón encerraba; ésto 
^',''\'íHs con entusiasmo á su amo y S ' Fernando séptimo. El comiáo-' 
riadcí "éon íá flriíieza de un hombre, libre dirijió de aquel punto la réfé' 
rídá ■Botst,'"ál general Vives. - . ; 

No contestó éste por escrito; sino de palabra por medio .,de-'üi# 
édecah suyo; diciendo; que los deportados desembarcasí^n, y el buque se 
diese al instante á la vela, con el objeto de impedir la comunicación del* 
conductor con los- isleños, lo que manifiesta los temores de aquel gefe. 
El capitán del búque representó que estaba falto de agua y de lastre, y 
que se le permitieran algunas horas para proveerse dé urio y otro, Entre 
tanto el búqne fué puesto entre la- capitana, y la cabana. Puso al mismcí 
tiempo aquel Gobierno una guardia, y sentinela de vista al teniente co- 
ronel Gal indo, redeciéndolo á una rigorosa incomunicación: 

El Padre Atzobispo, y regulares fueron alojados en el convento dfe" 
éanto Domingo; muy bien tratados, y celebrada con repiquez la llegádít 
del primero. - ' ■ ■ ' . - ; 

Aurl no téñiart noticias 'én la Habana * del- arribo" "de' ía " espedicioiiJ 
esspañolá .á' las costas mexicanas. Esta espedicioñ salió de aqml puei-^to ' éE 
5 dé julio, y se componía de un navio, dos fragatas,' de á 44 c&ñónes,' 
dos bergaptines, dos goletas, y siete trasportes, llevando á bordo seis mil' 
hombrei. La úrtica reserva que ténfan eran cinco mil qUe no habia toda- 
viá .^oficia que hiibiesén salido" de la corruñá. En la Habana no éxísté 
íropaí Tii aun la precisa para su guaffitciori. . loi -i.-ü tif;6-> rnv i :;! ¿ 
' Eh la tarde del mismo día 30 estaba- ''el vlentó ébtttríií*ro parsí la 
s'al'idá. del puerto, y por esto llegó tm gran námero dié marineros del rey* 
¿Vie . SE^cáron el buqué á remolqife -dejándolo fuéra de la Bahía, á las Ocho 
dé' lia jnoché. A la salida del comisionado aún rió, habia Noticia del búque 
que 'cónducía á los demás reglilái'éís. ' ■ '•■ <!- íir.ríi:ÍK-i .-aí oí cyi-o .r^íriíhlA 
'' ' '"No nós detendremos á ható§r méritd-^q'tie rA€fret:&<lfe éóWductá détl 
teniente éoíonel Gklindo: ella es uná accidH q&e por si misma se reco*" 
ihienáa bástante, y qiíe hiáce htfnóV aí patHotiámo y libéralismó del ■ s&í^ 
Sor Galindó. " .•■ ■ - . ■■ '-j»- " f r--^-» 

. £14 del corriente serró sus- Sesimfes "el Cón^íe^ó federal cüyó restable'oií 
mfefnto^ costó tantos sacrificios i shngré; sin dejlar mouumentÓá de su exlstenci*' 
S lá |»Qsteridad, porque todo proyéctb fiifil' eritíoMíaba cierttt'tiposicioa en uií 
partido qüe todos han cóiíocido: ' 1 ■ > ei'p y ,r, ,.in£jÉríJi> 

• --i'.- • -■ -■ -'i, — \ — - — - — • — iiu ' ■ ■'fiii .(¿)iniVjbl¿uco tSlú^xu 
GUA TEMALA=Jmprenta nueva. 



Núm.« 12 



( Un real. ) 



Pol.' 45. 



LA ANTORCHA 

.", CENTKO^AMEMCANA. 

.' j Guatemala 17. de Octubre de 1829. 



La libertad do pttode marchar ai 


B prudeocla. ni títÍi sin virtadcs. 







Continúa el índice comenüado en el número 10. 

18 •{•+ Para que los hijos naturales puedan heredar extestametito, y ab- 
inteslato: los de clérigos ordenados in sácriSj de religiosos y monjas pro- 
fesas. F'eclia 8i 

19 tf Prohibiendo que en los conventos de religiosos de ambos sexSs 
entren jóvenes de menos edad de 23 años; ni profesen, sino á la de 26; 
con otras aclaraciones. Fecha 10. 

20 * Lcj/ orgánica para administrar la hacienda pública del Estado. Fe- 
cha 14. 

21 * Disponiendo se abra \m camino dé carros de esta Corte hasta el 
Puerto de Istapa con otras aclaraciónos. Fecha 23. 

22 f Nombrando los individuos del tribunal que previene el artículo 
224 de la Constitución para que conozcan de las causas que puedan ins- 
truirse contra los magistrados de la Corte superior de justicia en apela- 

' cion. Fecha 28. 

Mes de julio. 

23 * Se restablece la contribución llamada de comunidades, para que 
sus productos sean invertidos en encuetas primárias, y urgentes necesida- 
des en todos aquellos pueblos donde sus municipalidades no tengan fon 
d'is ó estos sean escasos; y se previene el modo de su recaudación. Fe- 
cha 1.° 

24 * Para que el comandante g'eneral del Estado reima immediatamen- 
te las facultades de inspector general, conforme á la ordenanza del ejér- 
'cito. Fecha 15. 

25 * Declarando que las plazas de tambor mRvor y pífanos de cada 
batallón de milicia activa sean Veteranos. Fecha 18. 

26 * Reformando el decreto de 10. de junio último, que trata de la 
edad, ingresos y profesión de loS jóvenes en los conventos de religiosos 
de ambos sexos. Fecha 20. 

. 27 * Ley orgánica de la Cóm-te superior de justicia y demás encargos del 
poder judicial. Fecha 22. 

28 ft Concediendo Varias franquísias de derechos y privilégios á todo 
inventor, introductor, y perfeccionador de cualquier ramo nuevo de indus- 
tria. Fecha 24. 

Mes de Agosto. 

f 29 f Por dimisión que hizo el C. Manuel Francisco Pavón do la pla- 
za de fiscal de la Córte superior de justicia, se nombi-a al C. Domingo 
Cortés. Fecha 5. 

30 * Permitiendo a M.' Juan Libir Boidet de Beaufort establecer una 
Colonia de mil familias europeas en cualquier punto del territorio del 
Estado, con la propiedad de un cuadro de mil varas de terreno para 
cada una de ellas, y con lo demás que espresa. Fecha 7. 

31 tt Haciendo varias aclaraciones á alanos artículos de la ley orgá- 
nica de hacienda dada en 14 '<lel último junio. Fecha 10. S.C. 



46 .... 

Noticias estranjems traducidas tfe varios periódicos europeos. 

En Eiiíopa.; el parlamento británico ha concedido á los católicos 
de Irlanda los derechos de ciudadanía, de que fueron privados mas de un 
siglo por un despreciable espíritu de fanatismo y de partido. 

Las fuerzas aliadas de Inglaterra, y Francia protejen la indepen- 
dencia de Grecia; contra los Turcos; éstos se defienden igualmente de los 
Rusos con quienes han tenido batallas sangrientas; sin resultado alguno. 

El tirano de Portugal don Miguel mantiene una guerra sangrienta 
contra sus subditos amantes de la constitución, y de la libertad: cansado 
de intervenir en los negocios internos de este reino desgraciado, el go- 
bierno ingles lo ha abandonado á su suerte. 

El nucAo Papa Pío VIII se distingue como liberal: proteje la li- 
bertad de cultos, y atrae á sus dominio" los protestantes, y aim los ju- 
díos: aseguran las gacetas que ha dado un decreto permitiendo á los 
sacerdotes católicos el casarse. 

En Asia: se dice que la Pérsia aliándose con la Turquia trata 
de volver ;i atacar á la Ili'isia, q\ie tendrá que oponer sus fuerzas á las 
dos naciones maiiometanas mas considerables. 

Las colonias inglesas de la Nueva Gales del Sur, y la isla de Van 
Diemen ]n'ospcrau con una rapidez admirable; presidios actuales del im- 
británico; un dia han de florecer coaio naciones independientes y po- 
d-e rozas. 

Nuestro vecino Kiaukiali rey indíjena de las islas de Sanduiche, á 
ejemplo de su abuelo el gran Tamahama, organiza y civiliza su reyno; 
sus subditos hacen yá el comercio en buques propios á los continentes 
de Arut rica, y Asia, en su capital resic' > un cónsul general ingles, y és- 
te pais que ahora cincuenta años era casi desconocido para el rrsto del 
género humano, se halla en el dia en la lista de las naciones civilizadas. 

En Africa: europeos impelidos por el amor á la ciencia y la glo- 
ria tratan de esplorar su interior; los mas son víctimas de sus empresas: 
en este último año un viajero feliz ha visitado y se ha vuelto de la gran 
ciudad interna de Timbuctoo. 

En América: las colonias inglesas en las Indias Occidentales se 
quejan altamente de las medidas que toma sü metrópoli para mejorar la 
sucrt3 do sus esclavos, y és de creer que jamás descanzará éste hasta no 
verlos del todo libres. 

María da Gloria proclamada reyha de Portugal; desterrada de allí 
ha vuelto a su padre Pedro emperador del Brasil, éste declara que ata- 
cará á don ivligucl para sostenerlos derechos de su hija, y la constitucioa 
dada por él, junta con ella á los portugueses. 

Se dice que Artigas todavía existe, prisionero del doctor Francia 
en Puraguai. 

Hace dos años que Chile ha adoptado una constitución que parti- 
ci¡)a de los sistemas central y federal, y bajo ella ha gozado de paz y 
tranquilidad. 

Siguen las noticias de México sobre invasión española. 

S.' D." Antonio López de Santa Anna. Tampico de Tamaulipas 
25 de agosto de 1829.— Muy S.' mío: V. S. debe estar penetrado de mi 
honrado proceder, así como lo estoy yó de los sentimientos que animan 
á V. S. Deseo tener con V. S. una entrevista en el Humo, acompañado 
de mi secretario político D." Eugenio Áviraneta, para tratar asuntos que 
le interesan á V. S. y á todos en general. — Se ofrece de V. S. éste su 
atento seguro servidor Jí. M.=Ísidro Barradas. 

Es cópia que cer-tifico. Pueblo Viejo de Tampico agosto 26 de 1S29. 
=José Antonio Mtjia. 



Tampico de las TamauHpa^ 25 de agosto de ÍS29.— Mi cstiinadp 
amigo: Incluyo á V. la adjiiijta carta del S/ comandante general. Cori^ 
jvii.ne que nos veamos, hablemos con franqueza solos los tres, y arregle- 
ínos algo que redinide en provecho de V. y de todos en general. — Se vá 
de buena fe, soy su amigo, y nunca capaz de faltar al afecto que profe- 
sa á V. su amigo Q. B. S. M.=Eugenio Aviraucla.—S.' D/ Antonio Lo- 
pez de Santa Aiuia. 

Es copia que certifico. Pueblo Viejo de Tampico agosto 23 de 
l.S2d.=Jüsé Antonio Mejia. 

S.' D." Isidro Barradas. — Pueblo Viejo de Tampico, agosto 25 de 
1829. — Muy S."^ mió: Efectivamente no ha padcci 'o V. S. equivocación a| 
penetrarse del buen concepto que me merece. — Desde luego me prestará gus- 
toso, como ofrecí á V. S., á la entrevista que me pide en su atenta de 
Jjoy, si á virtud de la que tuvo con V. S. el Sr. general Garza nomo 
hubiera prevenido el supremo gobierno, que las evitase en lo succesivo. 
Un estraordinario que me llegó anoche de la capital con fecha 23 del 
que corre, me trajo la nota indicada, prescribiéndome que no oyese á 
y. S. si no era para que capitulara, 6 para que evacuara el territorio de 
la i-epública. Yo soy si'ibdito de nn gobierno cuyas órdenes debo obede- 
cer, y no me es permitido infringirlas en manerív alguna.^ — Sin embargo, 
^ V. S. quisiere manifestarme oficialmente esos asiíntos interesantes á que 
se refiere; yo ofrezco á V. S. que los elevaré al alto conocimiento de S. 
E. el general presidente, y que apoyaré con la pequenez de mi influjo 
cuanto conozca conveniente á los intereses públicos. — Es de V. S. con "la 
mas alta consideración su afectísimo servidor Q. 13. S. M.=Jntonio López 
de Santa Anna. 

Es cópia que certifico. Pueblo Viejo de Tampico agosto 2ñ de 
1823.=Jü¿e Antonio Mejia. ( Boletín mexicano.) 



La opinio7i piíbh'ca es tan digna de respeto; como de desprecio la del 
malvado. Dijo un Filósofo. 

Insertamos una certiJicacio7i de la tesorería general en favor del C. 
secretario de Edado y del despacho de Hacienda: una contestación que el 
supremo Gobierno le dio en virtud de la renuncia que hizo, y la carta que 
el presidente de los Estados-unidos mexicanos dirijió al de esta República, 
cuando el C. Mayorga se despidió de aquel gobierno. 

El C. Pedro Franco tesorero general de la federación Sfc. 

Certifico en debida forma: que por las liquidaciones que por esta 
tesorería se le formaron al C Juan de Dios Mayorga, en 10 y 18 de 
julio íiltimo aparece debérsele la cantidad de once mil cuatrocientos ochenta 
y dos pesos tres y tres cuartillos reales. En esta cantidad no entran dos. 
mil y quinientos pesos mas que se le adeudan por el tiempo que estuvo 
en México, después de la llegada de su sucesor; según el decreto del 
congreso que acordó su continuación, y góze de sueldo: mas el gobierno 
procediendo con la delicadez que acostumVjra, ha querido para mandar-, 
la pagar, que el congreso lo acuerde á quien elevó consulta sobre el 
particular. Con esta suma asciende el crédito del C. Mayorga contraía, 
hacienda pública, á trece mil novecientos ochenta y dos pesos tres y tres 
cuartillos r.'. Puedo certificar también por informes, y datos que he toma- 
do en esta tesorería, que el C. Mayorga: ni en el tiempo que estuvo en 
México; ni en el que hace que vino, ha molestado al gobierno con nin- 
guna clase de petición de sueldos. Atesto también que jamás se acerca á 
la tesorería á pedir ni un medio del sueldo que devenga; shio que ha 
recibido las cantidades que en los repartos le ha tocado: y por ser ver* 
dad doy la presente en Guatemala á 15 de octubre de 1829. 

- ' PadrQ Franco, 



48 

Al Secretario del despacho de Hacienda'. 

Di cuenta al Presidente de la República cón la apreciable NOTA' 
de U. fecha 10 del corriente, en que renuncia la secretaría que és á sií 
cargOj por las causales que ert ella espresa. 

El Gobierno está penetrado de la honradez, integridad y exactitud 
con que U. ha desempeñado el ministerio; y al encaramarlo á U. tuvo pre- 
sentes aquellas virtudes, y los servicios interesantes que ha prestado á la 
Nación. — Por todo me ordena el Prcsidíínte dar á U. las mas espresivas 
gracias, y manifestarle al mismo tiempo que espera de su patriotisma 
continuará en el servicio del ministerio entre tinto nombra otra persona 
tjue lo subrogue. 

Tengo el honor de transmitirlo á U. paía su inteligencia, protes- 
tándole las consideraciones de mi amistad. 

Dios, Union, Libeítad. — Palacio nacional de Guatemala octubre 13 
de 1829. 

M. Julián Iharra. 

El Presidente de loa Éstadoa-uriidos mexicanos, á su grande 7/ buen ami- 
go el Preiidenle de la República federal de Cenli'o-américa. 
; Grande y buen amigo: 

El C. Juan de Dios Mayorga ha puesto en mis manos la carta quW 
habéis tenido á bien dirijiíme anunciándome haber llamado á este Mi* 
nistro para ocuparlo en otras funciones importantes á esa República. El 
cuidado que ha puesto constantemente en conciliar los interoíes de ambos 
paises, le ha merecido toda mi estimación. La conducta prudente que há 
observado durante el tiempo que ha residido cerca de nosotros, me im- 
pulsa á recomendarlo particularmente á vuestra benevolencia. 

Como tendrá el honor de acercarse á vos, he aprovechado con gusto 
ésta oportunidad para encargarle que os asegure del modo mas positivo 
de mis votos por la paz y prosperidad de esa República, así como de la 
alta consideración y sincera amistad con las que soy vuestro grande y buea 
amigo. =s 

Guadalupe Victoria-. 

México 6 de Diciembre de 1826. — Es cópia. — Secretaría de Estado y 
del despacho de relaciones interiores y esteriores del supremo Gobierno fe-^ 
deral. — Guatemala octubre 12 de 1829. 

Jbarra. 

GUATEMALA OCTUBRE 15 DE 1829. 

Ayer se han celebrado las ecséquiaS fúnebres á las cenizas de loa 
beneméritos patriotas Vice-gefe Cirilo Flores, coronel José Pierson, y te- 
niente Isidro Velasqiiez. La función se hizo Con toda la solemnidad y 
pompa que fué posible. El concurso fué lucido y numeroso: á ningún ac- 
to han asistido los patriotas con mas dulce ternura: las lágrimas abundan- 
tes que derramaron, dan un testimonio honroso de sUs sentimientos, y 
del aprecio de aquellas ilustres victimas sacrificadas en las árasdelaPa- 
tría, con una resignación heroyca. Ellos aterraron á sus crueles berdugos, 
y dieron testimonio al mundo de la justicia de su causa. Ellos presen- 
taron un ejemplo glorioso de saber morir por la patria, que ofrecieron á. 
la imitación de los demás. 

La gratitud nacional, y del Estarlo presenta ahora á su memoria 
éste pequeño testimonio de reconocimiento. Sí, Flores, Pierson y Velas- 
q_uez: recibid nuestros suspiros, nuestras lág'rimas, y la intcncidad de los 
sentimientos de nuestras almas en donde estarán para siempre gravadas 
vuestros ilustres nombres: - - - 



G UATEMALA=Imprcnta nueva. 



Núm.» 13 



( Un real. ) 



Pol." 49; 



LA ANTORCHA 

CENTBO=AMEBICANA, 

Guatemala 24. de Octubre de 1829. 



La Ubertadt oo puede marchar sin pcudencia. ai vivir sin virtudes. 

seffur. 



Continúa et índice comenzada en el número 10. 

5*3 * Sobre que á nin^im reo se tenga en la carsel por haber sidoi' 
cond üiado en costas: que no se demoren las cansas en sn curso, por na 
h'U>er satisfecho el valor del papel sellado,, y designa el modo con que 
éste debe reponerse y usarse en varios casos. Fecha 12. 

33 f A:l lutióndosele la renuncia que hace de la plaza de magistrado 
suplente de la corte superior de justicia al C. Anzelmo Qniros: se decla- 
ntn vicautes las plazas de igual naturaleza, por no tener la edad que 
previene la ley, ios CC. que estaban electos; y en subrogación de estos 
se mimbraron otros para que desempeñen dichas plazas de suplentes. 
Fecha 12. 

"34. * Para que en todos los pueblos del Estado se cobren cuatro rea- 
les por cada vez que se b^uefirie: q7ie éste producto sea para engrosar 
lóff fondón de las Tesi)ecltvas municipalidades ; á ecepsion del de esta capi- 
tal, y del de la antigua; que deberá aplicarse á los de los Iwspilales. Fe* 
Cha 2?. 

35 * Designando el uniforme, el color y las banderas con sus corres- 
pondientes inscripciones que áeh<^ llevar la milicia activa. Fecha 23. 

Mes de septiembre. 

56 + Para que los representantes que compongan la Asamblea, no lleven 
dietas en el receso; y sí, los que formen la comisión permanente. Fecha 
23 de agosto. 

37 t+ Prohibiendo á los prelados regulares, y á cualquiera otra auto- 
ridad la comunicación con los prelados generales, residentes en España, 
ó con alguna autoridad de aquel gobierno. Fecha 1.° 

38 * Mandándose renovar en los departamentos que espresan, á los 
diputados y magistrados que han salido sorteados para que entren á sub- 
rogarlos en la legislatura del año venidero los que salgan nombrados. 
Fecha 4. 

39 f Anunciándose que la Asamblea ¡va á continuar en sesiones extra- 
ordinarias el 15 de septiembre de 826. 

40 f Anunciándose que la Asamblea cerraba sus sesiones ordinarias el 
15 de septiembre de S26. 

41 * Se mandan levantar milicias con la denominación de voluntarios 
defensores de la Constitución. Fecha 18. — Dado en la Villa de S.° Martin, 
y los dos siguientes. 

42 f Autorizando al Gobierno para levantar un batallón de milicia ac* 
tiva, de 4 a 5 compañias en el departamento de Solóla. Fecha 20. 

43 * Se le conceden facultades extraordinarias espresamente detalladas 
al Gobierno para que sostenga con enerjia, y hasta el último trance la 
independencia y fueros del Estado, atropellados por «1 Presidente de la 
República Manuel Josú. 4rge. Fecha 26. 



60 



NOTICIAS DEL ESTERIOR. 

MEXICO. 



EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA 

A SUS CONCIUDADANOS. 

¡Mejicanos! el ejercito de la República se lia cubierto de glofíat 
el enemigo ha sido vencido, y el territorio sagrado de los libres no tie- 
ne hoy iin soldado español en actitud hostil contra la independencia na- 
cional. Los valientes militares encargados de arrojar á los invasores, 
cum])iieron con su deber: el león de España ha sucumbido á la Aguila 
en los campos de Tamaulipas, y las márjenes del Panuco han sido el 
teatro de nuestros triunfos. 

¡ Soldados Mexicanos ! os doy las gracias en nombre de la patria: 
habéis bien merecido de ella, y dado un testimonio brillante al univer- 
so, de que el suelo que os vió nacer no cede á ninguno en crear- 
hombres ilustres y valientes. ¡ Quien se atreverá á insultarnos en lo sue* 
cesivo 

¡Jefes y oficiales dd ejército! habéis conducido á los soldados al 
triunfo; vuestra pericia, valor y entusiasmo servirán de lecciones y de 
ejemplo á todos los militares mexicanos; vuestros nombres se citarán 
como los que hoy ilustran las pajinas de la historia, y vuestros conciu- 
dadanos tributarán siempre á vuestras personas los homenajes de grati- 
tud á que os habéis hecho acreedores. 

¡Ciudadanos de toda la república! hemos presentado al mundo ci- 
vilizado un espectáculo digno de una nación libre é ilustrada: en medio 
de la paz mas envidiable, y de la tranquilidad interior en la vasta esten- 
cion del Atiáhuac, hemos levantado un ejército que corriese al frente dé 
los invasores, que detenidos en las playas no perdieron siquiera de vis- 
ta las ajanas del Occeáno antes de sucumbir. 

i Mexicanos ! el presidente de la república se congratula con vo- 
sotros de haber tenido el honor de que en el periodo de su gobierno, 
los ostinados enemigos de la independencia reciban el último desengario, 
de que las naciones amigas se confirmen en el concepto formado de 
' nosolrosy y de que las que han vacilado en . reconocernos, se convenzan 
de que la nación mexicana es capaz de sostener su soberania y las ins- 
tituciones federales que ha jurado. ¡Compatriotas! ¡Viva la independen- 
cia ! j Viva la confederación mexicana ! 

México 23 de septiembre de 1829, <;;., 
' ' ■ Vicente Guerrero. x 



EL C. DOMINGO CHICO COMANDANTE JENERAL 

DE LAS ARMAS DEL ESTADO DE GUANAJUATO A LAS TROPAS 

- ' ■ '■- y habitantes del mismo. ' 

] CojiPATRioTAs ! La Nación Mejicana siempre grande, siempre dichos 
sa ácába de recibir de su hijo amado el general santa-anna, y de los de- 
más valientes mejicanos que se hallan, á sus órdenes, un triunfo tanto' 
Wias glorioso para toda ella, como és de vergonzoso para el bruto ^jojC 
^aJUBupo, y sus viles esclavos. 

La degradante capitulación á que se sujetó esa hórda de aventure- 
ros miserables, me la ha remitido el S.' Jeneral D." Juan José Zenon 
Fernandez en copia, y á la letra dice; 

,,En el Cuartel jeneral de Pueblo Viejo de Tamaulipas á VoS onze 
días del mes de Septiembre de mil ochocientos veinte y nueve, reuni- 
dos 4o.s SGÍíbres ■ !^ay,oj Jeneral; del ejército de operaciones C. Pedro Lan- 
dero, coronel de ingenieros José igniaclb" IbeVri, y" ccírohel del tercer ba- 



51 

tallón C Antonio Mejia, facnltaflos por parte del Escmo Sr. general en 
Jefe del Ejército Mejicano C. Antonio López de Santa-Ama, y los seño- 
res liri^adier D. José Mignel Salomón, y teniente coronel Jefe de la pla- 
na mayor U. Knl^encio Salas, por parte del j^eneral de las tropas i nva- 
soras de la República Mexicana, D. Isidro Barradas, y canjeados sus po- 
déres respiíctivos para acordar lus capítulos á qvie debieran snjetarse los 
pri'neros y «garantir los segundos conforme á las contestaciones oftciales 
que sobre el particular han ocurrido y convineron: 

1. ^ Mañana á las nueve de ella evacuarán las fuerzas españolas que 
cubren la Barra el fortin q\ie poseen saliendo los oficiales con sus espa- 
das, las tropas con sus armas y tambor batiente á entregarlas á la di vi- 
sión Mexicana, lo mismo que las cajas de guerra, al mando del Escmo. 
Sr. general C. Manuel ¡\lier y Terán, segundo general en gefe del ejérci- 
to, y que ocupa el paso llamado de Doña Cecilia en el antiguo camino 
lie Altatnira; dicha tropa seguirá á reunirse á la ciudad de Tainpico 
de Tamaulipas, con los oficiales que conservarán sus espadas. 

2. ° Pasado mañana á las 6 de ella saldrá toda la división del ge- 
neral español que ocupa á Tampico de Tamaulipas en los mismos térmi- 
nos que queda indicado para la fuerza de la Btirra, y entregarán las ar- 
mas, band^-ras y cajas de g lerrra en el cu irt.el sub ilterno de Altamira, 
al m mdo did referido Escmo. C. Manuel Mier y Terán, y sus oficiales 
consei'vann sus espadas. 

3. " El Ejército, y la República Mejicana garantizan de la manera 
mas solfiune las vidas y propiedades particulares de sus individuos todoa 
de la división. 

4. ° La división española se trasladará á Ciudad de Victoria, donde 
permanecerá mientras se reembarca para la Habana. 

5. ° Se concede al gí^neral español mande al punto de la Habana uno 
6 dos oficiales que soliciten los trasporter que deban trasladar sus fuer- 
zas á dicho plinto. 

6. ° Costeará el general español la mantención de su división durante 
sn estada en el Pais, y del mismo modo serán de su cuenta los tras- 
portes. 

.7. Los enfermos y heridos que tenga la división española imposibi- 
litados de marchar, quedarán en Tampico de Tamaulipas, mientras se 
trasladan al hospital de Ejército Mexicano, donde serán asistidos por cuen- 
ta de la división española, la cual proporcionará un cirujano, y los sol- 
dados y cabos que calcule necesarios para que queden á sn cuidado. 

8. " Se franquearán á la división española, los bagajes que necesite 
para su traslación al punto indicado, pagando las cabalgaduras según loa 
alquileres que son corrientes en el pais, y lo misino se hará respecto á 
víveres. 

9. ° El teniente coronel jefe de la plana mayor de la división espa- 
ñola queda encargado á'A cumplimiento de la capitulación, respecto á la 
-tropa que se halla en la Barra, para lo cua! le franqueará el paso el ge- 
neral que manda el punto llamado de Doña Cecilia. 

10. ° El Sr. Jeneral D. Manuel Mier y Terán, nombrará un jefe^ y 
un oficial de su Estado mayor para que facilite á la referida división, 
las proviciones, bagajes, dirección, acuartelamiento y demás de que se ha- 
ce mension en los precedentes artículos. 

Y convencidos en un todo lo firmamos los infrascriptos en el pim- 
ío y dia de la kchfi.=Pedro Landero.r^.Jos'i Ignacio Iberri.^ Antonio Me- 
jia.-==José Miguel Salomón.— Fulgencio Salas.i=s:Eíi copia. — Campo en el paso 
de Doña Cecilia á 11 de septiembre de lS2:).=Manuel de Mier y Terán. 
■r-Es copia. — Gmnecindo Ramirez." 

j Bárbaros españoles, inicuos opresores de la especie humana, coa- 



fundióos, y respetad á los hómbres librés! Sí toda íá nación á qoe per* 
teneceis se presenta en nuestro pais, toda sufrirá tal vez solo una suerte 
ig'iial; porque somos generosos. 

Vosotros debisteis quedar sepultados en la tierra que osada f te- 
merariamente pis:\stpis, y se os ha dejado la vida. — Marchad enhora-buen» 
á seguir en vuestra esclavitud, ya que no sabéis esforzaros para sec 
Ubres. 

¡ COMPATRIOTAS ! Dichosos mil veces nosotros que supimos sa* 
cudir el yugo tirano de la opresora España. Congratulémonos general-» 
mente por el nuevo é inmarcecíble laurel con que ahora nuestra patria 
adorada se corona, y permaneciendo unidos en derredor del Gobierno, no 
dejemos las armas de la mano hasta que se nos mande, ni se nos oiga» 
otras voces que las de Libertad, Independencia ó muerte. 

Guanajuato Septiembre 18 de 1829.=:Do;«¿ngo Cliico.^ 

GUATEMALA OCTUBRE 22 DE 1829. 

El 17 del corriente entró el correo de iNIi'jico con la plausible no- 
t4cia de la rendí -ion de los atrevidos espaiíoles que osaron invadir aque* 
Ha heroyca nación, no es ponderable el alboroso, y los trasportes de la 
alegria á que se entregó éste vecindario. Ya tocaba en locura; desdo 
aquel instante se abandonaron las ocupaciones: nadie estaba para fijar sU 
atención en cosa alguna; sino para celebrar un suceso tan importante y 
lisonjero. La artillería, los repiquez, la música, cohetes, y paseos públí» 
con eran los únicos objetos que se ofrecían a la iinajinacion. El corazón, 
de los ccntro-anieritanos se mostró en císte lance digno de este honrosA 
título. En esta vez se han descubierto Iqs sentimientos puros del amor á 
la independencia. Este ha sido un desengaño muy claro para los que 
creen que puede haber en América partido en favor de la dominación 
española. Resonó mil veces el nombre ilustre del caudillo Mexicano el 
inmortxil Guerrero, del intrépido y siempre feliz General Santa-Anua, y 
del ilustrado general Terán, y de su digno ejército. La federación cele- 
bró el 18 éste dichoso suceso, y el Estabo ío ha hecho el 22 del cor- 
riente, con mucha pompa y magnificencia. 

El 18 salió de esta Ciudad el General C. Francisco Morazan, en 
donde se ha mantenido desde el 12 de abril en que tomó esta Capital, 
con cuyo acto se concluyó la guerra civil que tanto afligió á la Repúbli- 
eá. Nadie podrá disputar á Morazan ésta gloria; con este hécho célebre 
ha inmortalizado su nombre, Morazan ha logrado con su patriótica, y he- 
voyca empresa pertenecer á nuestra historia. Como escritores públicos 
queremos tributarle éste homenaje de reconocimiento y de gratitud á un 
servicio tan estraordinario. Todos conocerán que éste es un acto de justi- 
cia en que no tiene la mas pequeña parte la adulación; pues hemos da- 
do pi'uebas demasiado claras de la inflexíbilidad de nuestro coractcr pú- 

i 

POLICIA DE SEGURIDAD. f 
En la calle del calvário resultó una mujer matada; y no se ha da- 
do inia plumada, también han habido otros matados y heridos. Ningún 
síntoma es mas desesperado, y desconsolante á los ojos de la política 
que la impugnidad de los crímenes. Muchos asesinos se pasean por estas 
Galles, con insulto de la seguridad pública. La garantía positiva de h, 
sociedad és estai" acubierto de los atentados de los malvados; y ésta no 
se corisigue sino castigando los delitos. 

AVISO: — En esta imprenta se vende el periódico titvdado: El ave de Minerva. 



' GUATEMALA=Imprenta nueva. 



Núm.» 14. 



( Un real. ) 



Pol." 53. 



LA ANTORCHA 

CENTffiO-AMEBICANA, 

Guatemala 31. de Octubre de 1829. 



La libertad ao puede marchar sin prudeocia. ni vivir fia virtudes. 

íegrur. 



Indice de los decretos de la propia Legislatura en el presente am 
de 182y, emitidos desde el 21 de abril procsimo pasado, dia de su reorga- 
nización, hasta la Jec/ia. 

Mes de abril. 

44 t Se declara reoriyan izada, y solemnemente constituida la Asamblea 
qne disolvieron en octubre las armas opresoras del presidente de la Re- 
pública Manuel José A'"ce. Sus sesiones fueron declaradas extraordina* 
rias, y su duración por el tiempo que lo exíjieran las circunstancias, y 
la conpleta reorf^anizacion del Estado. Feeliaisil. 

45 * Mandándose proceder á elecciones para la renovación parcial de 
la Asamblea, fijando el término en qne se celebren, como el de la reu* 
nion de l i procsima leufislatura, arreglándose taMil)ien al decreto de 4 de 
"Septiembre de 826, las juntas departamentales, y éstas que sufraguen pa- 
ra vice-gefe. Fecha 30. 

46 * Para que se bata una medalla de oro al General Morazan, con 
.cierta inscripción, en señal de la gratitud que le dispensa la Asambléa 
por su valor y patriotismo; y que se sáqne del mismo «general un re- 
^trato de cuerpo entero para que se coloque en el salón de sesiones. Fe- 
cha 30. 

47 * Declarando benemérito de la patria al C. Mariano Zenteno, por 
sus estraordinarios servicios prestados á la cansa pública en los dias mas 
turbulentos de la revolución causada por el P. Arce, y llevada hasta el 
esxéso por los intrusos. Pecha 30. 

Mes de mayo. 

48 f Nombrando interinamente mae^istrado propietario de la Corte su- 
perior de justicia al C Vicente Castillo, y suplentes con la misma cali- 
dad á los ce D.' Pedro Valenzuela, Juan José Flores, Licenciado Ma- 
nuel Noriej^a, y Francisco Quiros. Fecha 12. 

49 * Se establecen en el Estado oficinas de estampas, asi mismo el de- 
recho de patentes. Fecha 16. 

. 6ü * Autorizando al Poder Ejecutivo para que nenjócie un empréstito de 
'seiscientos mil pesos afectando las rentas del Estado; se fija la inversión 
que se les debe dar, y és para las necesidades del mismo Estado, orga- 
nización de su ejército: erección de un banco, y fomento á la casa de 
moneda. Fecha 22. 

Mes de jtmio. 

52 * Se manda que por estar abolido el tribunal consular, se nsSPn 
todas sus existencias á la tesorería del Estado: qne , BÍ.o;an cobrándose 
los derechos llamados avería, y Motágua: que el producto de estos sea 
para los objetos de su establecimiento y amortización de la d^uda públi- 
ca; y que se lleve cuenta separada de ellos en dieha tesorería Fecha 1' 

53 * Declarando nulas y contrarias á la ley las elecciones hechas por 
el decreto de 31 de octubre de 826 dado por el' presidénte de la Repú- 
blica: revolucionarios y usurpadores de la soberanía los qué ejercieron en 
los aííos de 827, 28, y parte del de 29, los tres podéres, y el consejo: 
todas sus determinaciones nulas y de ningún valor; y solo subsistentes 
los actos de la: Corte superior, y jueces de 1." inst.'; con esx^poion de 
los que se versaron en causas políticas; quedando además espeditos los 



Téc I TÍOS sobré nuliclaíl é injusticia notoria en td civil. Fecha 4. 

51 * Concediendo una annistía é indulto general á todos los habitantes 
¿el Estado que cooperaron á la revolución desde 826 hasta el presente; 
esxPptuando únicamente á los qiíe se espresan en el mismo decreto. Fecha 4. 

65 * Para que se roaipa una lámina donde se i:;rave una miniatura que 
represente al exvice-sjcfe del Estado del Salvador C. Mariano Prado, y que 
en el lema lleve cierta inscripción. Fecha 5. 

5f> ff Se manda colocar en el salón de la Asamblea una tabla con 
ciertas inscripciones para inmortalizar la memória de aquellos patriotas 
que se distinguieron en defensa de la ley y del Estado, muriendo atroz- 
mente por los tiranos. Fecha 9. 

57 f+ Para que el Gobierno en el nombramiento de empleados colo- 
que precisamente á aquellos que tengan moralidad, y sean adictos al 
íjístcmu. Fecha 9. 

58 * Para que en memória de la gloriosa victoria de S. Miguclito, se 
denomine en lo succesivo S. Miguel Morazan, levantándose allí una co- 
lumna con cierta inscripción qne recuerde el heroísmo del General Mo- 
fátan, Y de su ejército. Fecha 12. 

• 59 tf Sobre prémios á individuos del ejército y pensiones á las viudas 
de los que hayan fallecido durante la guerra, y á los padres que hayan 
perdido á sus hijos en el mismo caso. Fecha 39. 

Mes de julio. 

: 60 * Facultando estraordinariamente al Gobierno con motivo de la cons- 
pinicion descubierta la noche del dia 8 dr;l mismo mes. Fecha 9. 
,61 * Para que el Gobierno cesara de usar las facultades extraordina- 
ilias que se le concedieron el 9, con motivo de la conspiración descu- 
bier a; dando cuenta á la Asamblea de cuanto hubiere obrado en virtud 
dee'Ids. Fecha 27. 

, 62 * Reformando la ley agraria que emitió la A. C. Fecha 27. 

63 * Extinguiendo todos los conventos de frailes que existían en este 
Estado; esxeptuando cl convento hospitalario Bethlemítico; y se declara 
que subsistan los de monjas y beateríos, prohibiéndose las profesiones y 
votos solemnes. Fecha 28. 

t 64 * Declarando ser una propiedad del Estado las temporalidades de tó- 
ílos los conventos extinguidos existentes en el mismo Estado: se espresa 
la inversión que se les deba dar á las alha,jas y demás productos de las 
fincas que segim ésta ley no podrán ser enajenadas. Fecha 2P. 

65 t Anunciándose que la primera legislatura ordinaria del Estado cer- 
raba sus sesiones. Fecha 28. 

. Se omiten en este índice todos los demás decretos que quedaron 
pendientes en las comisiones, y los que aunque yá estaban despachados; 
DO «se habían redactado para pasarlos á la sanción del Consejo, como el 
de milicias cívicas, y el de restablecimiento de la sociedad económica de ,. 
amantes dc;l país que tiene cl benéfico y grande objeto de hacer progre- 

/sar las bellas artes. — Es de esperarse que la actual legislatura les dé el 

jíltimo curso para su ejecución. 

oL i. Guatemala 25 de agosto de 1829, 

NOTICIAS DeÍTeSTERIOR. 

r'>f<.rt ' . MEXICO. 

' Tenemos á la vista los oficios que con motivo de la coalición de 
Jalisco han dirijído al supremo gobierno los Escmos. Sres. golieriiantes 
de Méjico, Puebla, Qiierétaro, Michoacan, y Guanajuato: en ellos cons- 
tan los sentimientos que los animan en favor de las actuales institucio- 
nes, y el muy firme convencimiento en que estau de que no es posible 
sostener el actual pacto federal admitiendo el plan que se formó cu Gua- 
dalajara para una nueva confederación. 

Creemos que los mismos que lo subscribieron, y que el Sr. gober- 
nador que lo publicó estarán ya muy penetrados de lo impolítico de la 
^medida: destrozar la federación para sosteaerlaj es lo mismo que obscii» 
recex ua aposento para que tenga luz. . 

f%,l í.iliv-A. . . --^..^ i..^.^^ ¿.í-J *.«.-w.»J< - 



No es fácil concebir como el piiuaío de hombres qne acompaHa 
á Barradas f iera bista'ite á poner á la p.itria eii inminente peligro de 
2frder su independencia y actual forma de gobierno; sin embargo, esto di- 
cen los que formaron la ¡unta lej^islativa d;^ Jalisco, y sus temores lle- 
garon hasta el estreino de suponer que no sería muy remoto les parti- 
cipasen oíicialmRiite que las autoridnics federales habían sucumbido, ó que 
estaban presas, fugadas, coartadas, ó destruidas, 

Siipqniendo que cualesquiera de esas cosas hubiera sucodiJo, es 
claro que lo que no hubiera hecho el supremo gobierno con el ausilio 
de todos los Estados y territorios, no le sería dado á Jalisco uniéndose 
tiiii solo á cuatro de sus hermanos: la independencia se hizo por los es- 
fuerzos de la nación, y ^e conserva porque toda ella está en el conven- 
cimiento de que importa á su dignidad é interés, ser soberana de sí 
^isma. 

Mañana pnblicarémoslos documentos de que hemos hecho monsion; 
y no dudamos que los Escmos. Sres. gobernadores de San Luis, Zaca- 
tecas y demás Estados, se manifiesten en contra de un proyecto que so- 
lo piiede adoptarse en momentos de poca reflecsion. 

El supremo gobierno, contra quien tanto declamó un folletista, qn§ 
hizo alarde de to nentar la discord¡<i, y de ejercitarse en todo género de 
sarcasmos y calumnias, con los hechos está manifestando qne se ^irije 
con la circunspección qne demanda la prudencia en las circunstancias de* 
licadas. Cuenta con recursos para sostener la integridad del pacto fede- 
ral; y sin embar;^© no se ha querido valer de otros medios que de los 
4? patentizar los males consecuentes á las pretenciones de la junta le» 
^'slativa de Jalisco, y el buen juicio de los nujicanos no ha necesitado 
/le otra cosa para no adherirse á un proyecto totalmeate contrario á las 
instituciones adoptadas. i m 

En la crisis de que acabamos de salir hcmes palpado las venta» 
jas de las actuales instituciones: el supremo gobierno se ha ocupado et) 
sostener la independencia nacional, y no ha teuido que distraer sus altas 
sf urgentes atenciones con nada de lo qua pertenece al réjimen interior 
«e los Estados; antes bien, de las supremas aiitoridadcs de estos ha recií- 
J)ido aiisiüos de importancia, y en la mejor oportunidad. 

Los detractores del sistema habrán palpado, que las instituciones 
-federales no son obstáculos para sostener la dignidad nacional con todo 
«1 decoro que corresponde á un pueblo soberano: nuestros campeones han 
.recojido laureles de gloria en las orillas del Pánuco: han domado el or- 
gullo de los españoles, y los han obligado á confesar, que á un pueblo 
;<le libres no es fácil sujetarlo á la coyunda de la esclavitud: entre fan»- 
to, la forma de gobierno se ha conservado, ha seguido su marcha mas 
^especiosa, y al tratar de repeler á los españoles una ^1* voluntad se há 
encontrado en todos los mejicanos. 

No se repita^ que en el actual órden de cosas hay qne hacer 
.muy grandes erogaciones, y que si hemos tenido dificultad en cubrir 
nuestros gastos, la culpa está en la forma de gobierno, porque prescin- 
diendo del arreglo de que es susceptible nuestro sistema de hacienda, y 
por el que el ejecutivo lia estado clamando desde la administración an»- 
terior, contestaremos con hechos que acraditani que los recargos del erario 
no dependen de las actuales instituciones. 

España, Austria, Francia é InglateiTaj son naciones que no se haij 
constituido bájo el réjimen federal; y sin embargo las erogaciones de s\is 
respectivas tesorerías han escedido con rauclio á los ingresos que ha te^ 
nido, pues según los datos que suministra la obra que tenemos á la vis- 
.ta, consta que la deuda que reportan es eaorme.=:íia España debe 220 
millones de pesos fuertes: la Austria 476 millones de Idem: La Prancj* 
78D millones de idem: La Inglaterra 4.600 millones xle idem justamente, 
pues dice J. Bautista Say, que las riquezas son esencialmente dependiente^ 
de- la organización política, 

( El espíritu públicQ.) 



GUATEMALA OCTUBRE 29 DE 1820. ' oY. 

Tenemos la satisfacción de publicar la contestación que ha dado 
el Sr. Poiusctt IMliiistro tie los Estados-unidos de América á la escitaci- 
on que hizo la It jjislatura de Méjico al Ejecutivo de la unión para que 
se -le estrañase de aquella R( pública. Desde que éste eminente diplomá- 
tico destruyó los planes liberticidas del partido anti-americano que ha 
existido por una fatalidad en Méjico; se le ha atacado por la prehensa 
terrible é iudecontemcnte. El jamás se ha abatido á prestar su atención, 
ni :i contestar semejantes folletos. En él se ha visto cumplida la célebre 
máxima dd prisionero de Santa Elena que dice:=,,El hombre superior ^ 
,j es impasible: que se le censure, ó se In cluyo ; le es igual; porque so-^^^á^^ 
„ lo escucha su conciencia." 

Uiii amenté ha ocupado su pluma en la contestación que di& á la 
Legislatura de Veracruz, y la que ahora ha dado á la de Méjico. Se le 
ha atacado por éstas cuando por desgracia ha dominado en ellas el par- 
tido anti-americano o servil. 

INIucho debe Méjico á los distinguidos talentos, ilustración, y re* 
ipublicanismo de este digno americano. 

^ También Guatemala le debe. En los éiltimos dias de la tiranía pa» 
sad«*! que solicitaron los intrusos la intervención de 31'jico para conté, 
her y contrariar el impulso nacional; éste Ministro tiene la gloria de ha- 
ber desbaratado aquellos fatales planes. Un amigo suyo le intbnnó el es* 
tado político de Ja República. Esto fué bastante para que tomase nues- 
tra causa con el mas vivo, y ardiente celo; en términos, que en l -s notas 
bficiaír-s Igine el C. José María del Barrio cscribia á los intru.sos les decia 
q'ie una mano oculta había deshecho todos los planes, y ésta mano e.a 
la del Ministro de los Estados-unidos de América. 

Nosotros queremos darle alguna pequeña prueba de nuestra grati» 
tud publicando la referida 

CONTESTACION. ' »f> m 

vCon profundo sentimiento, el que subscribe se halla nuevamente 
obligado á repeler un ataque hecho contra él personalmente, y contra la 
nación que tiene la honra de representar, por una corporación de hom- 
bres qiip, cualquiera que sea su carácter como individuos tienen un dere- 
cho para ser respetados por su representación. La legislatura del Estado 
de Méjico ha tenido como decoroso, y necesario escitar al ejecutivo da 
ésta Union para que espela del territorio de la República al que subscri» 
ho; acompañando ésta proposición con razones que sí están fundadas, de- 
ben ocasionar una cesación de todas las relaciones amistosas, comerciales 
■y diplomáticas entre ambas repúblicas. El que s\ibscribe ha visto como 
-Americano, con el mas vivo sentimiento, ésta asumpcion por parte de le 
legí'ilatura de las facultades del Podér ejecutivo, apartándose de la senda 
constifucional, y violandd los derechos de gentes. ¿Por qué, pues, mi- 
nistrando un nuevo pretesto para la acusación tantas veces hecha por los 
enemigos de la independencia de la América, reducida á que los nuevos 
Estados de este continente son incapaces de gobernarse por sí Pero con 
loda la induljencia propia de un hombre que no está dispuesto á acri- 
'fninar los pasos desacerlados de una nación joven en su carrera, y que 
ciertamente no han ccsitado en su ánimo inas sentimientos que los de la 
'compasióíi; debe asímisuio y á su patria contestar, nó á los argumentos, 
pues el que subscribe no ha podido descubrir siquierk uno solo, ni en 
la primera proposición ni en lo resuelto por la legislatura del Estado de 
'Méjico, sino á las nociones estravagantos que han juzgado decorosas, y 
propias para ser publicadas á todo el mundo por medio de una acta 
solemne... " • * ^" ^ ■ ' ' «-^' - 'i 8: C 

■Al ■■■■ tuillir-' fie; \rx ] i 'h *ít)(K llÍ'-'( o '^ 

**^i>|^'i^\ii^•i'^X'^ i^iy^f^Si,-/: GUATEMALA 'I .L ca b -j 



Núm.* 15 (Un real. ) Pol.» 57. 

LA ANTORCHA 

CENTMO=AMEMICANA. 

Guatemala 6. de Noviembre de 1829. 



La libertad ao puede marchar lio prudencia, al vivir ilu vlrtudea. 



NOTICIAS DEL ESTERIOR. 

MEXICO. 

DETALL DE lA ItENDlCjON BE LOS ESPAÑOLES, 
EJERCITO DE OPERACIONES, 

Escmo. S.' — En mis partes anteriores tengo ofrecido á V. E. deta- 
llarle mis operaciones sobre el enemigo, y por el del 1.' del corriente se 
habrá enterado de las disposiciones que activamente quedaba tomando 

Sara reducirlo á qne se rindiera, ó batirlo ¿pesar de la total penuria 
e numerario y víveres en que me hallaba, y no habérseme reunido nin- 
guna de las divisiones, esceptuando 200 y pico de hombres del batallón 
de Mextitlan, sesenta del batallón 1.° cívicos de México, con 100 dra- 
gones del 3° regimiento qne han llegado después con el general de bri- 
gada D." José Velasquez, cuya fuerza es el total de la división de su 
mando qne me ha presontado: así és que, establecí mis baterías en los 
puntos llamados las Piedras y el Humo, de esta parte del rio, y ordené 
en seguida al Escmo. Sr. general de brigada C. Manuel de Mier y Te- 
tan, mi segundo en gefe, viniera de Altamira á situarse al paso llama- 
do de Cicília, en la ribera opuesta entre la Barra y Tampico de Tamau- 
lipas, trayendo las piezas lijeras de artillería que tuviera disponibles, 
toda la infantería veterana y activa, la cívica que se encontrara en es- 
tado de batirse, y la caballería ecsistente en su división, esceptuando de 
'ésta. 500 caballos que debían quedar en Altamira, y los cíviios que no 
tuvieran la instrucción necesari;», quedando todo al mando del Sr. ge- 
tieral da brigada D. Zenon Fernandez. Así fué puntualmente, y el Sr. 
Terán llegó la tarde del 7 del corriente con tres piezas de artillería, 
500 infantes y 500 caballos, única fuerza con que por entonces se podia 
contar después de guarnecido Altamira, pues no habían llegado las tantas 
veces anunciadas divisiones que venían del interior: en el momento fué 
reforzado por 600 infantes escojidos de esta primera división, y se cons- 
truyeron en aquel punto los atrincheramientos competentes, cortándole de 
este modo la comunicación al enemigo entre sus puestos, y dejando sin 
retirada ni recurso de salvación á los de su cuartel general. — En tal esta- 
do intimé al general español se rindiera á discreccion con sus tropas á 
la generosidad mejicana en el perentorio término de cuarenta y ocho ho- 
ras, ó que de lo contrario lo asaltaría con los valientes que comandaba, 
*y á ninguno daría cuartel; mas antes que el enemigo recibiera mi inti- 
^macion enarboló bandera blanca, enviando á mi cautpo un capitán eoii 
un pliego en que me ofrecía evacuar la república, para lo que solicita- 
*l)a entrar en tratados. Yo respondí á su misión negativamente, repitién- 
dole la intimación qne le tenia hecha, conforme se instruirá V. E. por los 
'documentos números 1, 2, y 3. A la siguiente mañana volvió el cuemi- 
,go á pedir parlamento viniendo á mi campo el brigadier D. José Miguel 
Salomón, insistiendo en su petición anterior, y esforzándose en persua- 
dirme de la justicia con que debiera otorgársela; neguéla lo que solici* 
"taba, añadiéndole no permitiría mas parlamento, ni otra contestación que 
'¿entretuviera mis operaciones, si no era para rendirse á discreccion, pues 
'^^e otro modo tendrian que sufrir la catástrofe que les tenia manifestada, 
'««tno V. £. se impondrá por los documentoa núm.' á y 5. Entonces el 



gci'f español comisionaclo impetró de mí «na suspensión de armas hasU 
ías cuatro de la tiude del sij^uiente día para resolver el asunto tan in- 
teresante. Ln la noche del dia de este convenio sobrevino un furioso 
iiiacán, que - entre sns comunes estragos hizo crecer de un modo estra» 
ordinario éste rio y laguna: anegáronse mis acampamentos, destruyéronse 
parte de 'los reductos, y el destacamento del Humo apéuas pudo salvar- 
se, con el agua hasta el pescuezo, de perecer en la inundación. Esta 
ocurrencia desgraciada influía sóbre manera en mi situación. La total 
carencia de recursos: la falta de brazos para reponer mis atrincherami- 
entos, por la deserción que liabia esperinientado en los cívicos, cuya fuer- 
za habla destinado en estos trabajos: el tener mis tropas á la intempe- 
rie en un terreno cenagoso y mortífero: todo, todo Escmo Sr., rae po- 
nía en lui estado violento al solo imajinar que podría ser obligado por 
los tiempos á abandonar mis posiciones antes de que el enemigo sucum- 
biera. A las cuatro de la tarde, d 1 siguiente dia amainó el temporal, 
y fui avisado de que el enemigo habia abandonado el fortín de la Bar- 
ra y refujiádose al monte por cubrirse de la tormenta, y no quise de- 
jar tsca]jar tan feliz ocasión; y marché inmediatamente al cam)K) de la 
segunda división, donde dispuse una columna de mil hombres al mando 
inmediato del teniente coronel ciudadano Pedro Lemu.s, y me dirijí acom- 
pañado del ciudadano Sr. general Terán para la Barra, con objeto de 

f)os('sionarme de aquel interesante fortín; pero á mi llegada ya el enemigo 
labia vuelto 4 guarnecerlo, porque ninguna de las abanzí'das de Sr. Te- 
rán dio parte á S. E. de aquella ocurrencia. No se aprovechó tan bella 
coyuntura, habiendo estado abandonado el fortín desde las siete de la 
mañana hasta las cinco de la tarde; por consiguiente, las circunstancias 
en qu(i n;e veía eran críticas, pues ó empeñaba un ataque con una tropa 
que habia sufrido en un fangal toda la noche las penalidades de la mas 
deshecha tormenta en nn terreno que les cubría de lodo hasta la cintu- 
ra, ó retrogradaba después de tan molesta n'areha, dejando binlado el 
t ntnsiásmo ardiente de los que anhelaban venir á las manos con los que 
osaron invadir el país, esponiendome en tal caso á que siguiendo el 
temporal tendría en breves horas que levantar, con desaire de nuestras 
armas, el campo de Cicília, tornando el enemigo á su comunicación, y que 
alimentara esperanza de salvación, con tanta mas razón, cuanto que es* 
peraba ausilios de tropa y víveres, según tenia yo noticias; masen vís'» 
.ta de todo me decidí por el primer estremo, y mandé asaltar el fortín 
de la Barra al teniente coronel Lcmus, después de darle mis prevención 
nes particulares. Mis soldados, despreciando los fuegos del enemigo, se 
apoderaron en breve tietnpo con la mayor intrepidez de la primera línea 
de deíensa de la fortificación enemiga, saltando su estacada y foso; pero 
éste, con tres piezas de batir y fusilería, hacia su segunda linea que do- 
minaba la primera todo el estrago que era consiguiente sóbre nuestros 
bizarros soldados, sin que por ésto los impávidos mejicanos dieran un 
pa'<o atrá.s, sosteniendo mas de tres horas una lucha tan desigual; hasta 
que amanecifcudo se me dió aviso que el enemigo habia eiiarbolado ban- 
dera blanca en su cuartél general, y pedia parlamento: dispuse entónces 
se replegase á su campo la columna, y pasé yo al mió, á donde se 
me presentaron el brigadier D. José Miguel Salomón y el teniente co- 
ronel geíé de la plana mayor D. Fulgencio Salas con un oficio del ge- 
neral español, como aparece en el documento uúm.° 6, manifestándome 
los podéres que tenían de su general para acordar y admitir las condi» 
ciones que se le impusiesen á los invasores, con tal que se les garan- 
tizase las vidas, sus propiedades individuales y su honor, en cuanto fuera 
posible. 

Yo entonces al contestar quise manifestar, que el mejicano es fan 
valiente é invencible contra el que ataca la libertad é independencia de 
sn patria, como generoso y humano con el enemigo rendido, y bajo és- 
ta idea di podéres á los ciudadanos mayor general de este ejército de 
operaciones coronel Pedro Landero, coronel de ingenieros José Ignacio 
Ibi^rri, y .coronel del tercer batallón José Antonio Mc^ia, para q^ue es- 



tendieran lo? artículos ele la capitulación que vi marcacla con el núm." 7, 
en q'ie convino y a^radsció del modo mas ostensible un enemigo qne 
estaba tan asombrado de la impavidés y esfuerzo de nuestro ejercito en 
los combates, como ha quedado sorprendido de la civilidad, erudición y 
franqueza de sus gefes y oficiales, cuando desechando el bárbaro derecho 
de la fuerza, se apelara á la sensibilidad mejicana por los medios que 
dictara la ilustrada politica y la moral universal. — Fué, pucs^ ratificada 
por mí, y por el general español, la-referida capitulación, y queda eje* 
catada, con solo la diferencia de haber los invasores rendido las arnias 
en stis mismos atrincheramientos á las guarniciones mejicanas que fueron 
á cubrirlos, y el haber sustituido á la ciudad de Victoria, los pueblos 
de Santa Catalina, Uzuluama, Tantima, Altamira y Panuco para la re- 
sidencia del enemijyo, por motivos de política y conveniencia de ambas 
partes; en el concepto que el haber rendido las armas en sus mismos 
puestos fué á petición del general español, y yo no tuve embarazo etl 
concedérselo. — He ordenado hacer un inventario general de las banderas, 
armamento, municiones y demás útiles de guerra tomados ai enemigo. 
Murieron en tan bizarra acción mis ayudantes de campo el coronel C."' 
Is'icolas Acosta, y el teniente de granaderos C."" Francisco de Paula Ta- 
mariz, y otros cuya gravedad anuncia su procsimo término. Han sido he- 
ridos, del segundo batallón el capitán de granaderos graduado de coro- 
nel C. J'ian de Andonaegui. subteniente C. Pedro Coca: del quinto bata- 
llón, capitán C. Mariano Sandi, ídem C. Ignacio Franco, teniente C. Ma- 
nuel García, id(!m C. Longino Montenegro: del noveno batallón perma- 
n nte, capitán C. Juan Gómez, dA Cid, subteniente C. Néstor Durán, y 
falleció el C. Pablo Arellano: del undécimo batallón el primer ayudante 
D. Domingo Andrey, teniente de granaderos C. Manuel Maria Iturría, ídem 
Francisco Mendoza que falleció, subteniente C, José Agüero", del batallón 
de Tres Villas, teniente coronel C. Pedro Lemus. capitán C. Domingo 
Huerta, ttniente C. Antonio Raugel, subteniente C. Calisto Zaragoza, y 
tenientes CC. Matias, Moreno, Manuel Maria Quinteros, Francisco Abo- 
sa, y el subteniente C. Ig nació \ aldes, que murieron. Del estado mayor' 
mis referidos ayudantes coronel Acosta, y teniente Tamariz; y herido el 
coronel graduado capitán C. Manuel Fernandez Castrilio. De tropa mu- 
rieron 127, y fueron heridos 151. La pérdida que sufrió el enemigo, á 
prsar de estar cubierto de sus atrincheramientos, és de lü4 muertos, y 
yo heridos que se bailan curando cu mis hospitales de sangre. 

Sigue reeomrndando d mérito de los que mas se ditiinguicron en la 
eecíon, y covc'ui/e con lo s'guunte: 

Triunfó, y quizá para siempre, Escmo Sr., nuestra patria idolatra- 
da: tocóme á mí la imponderable dicha de mandar á los bravos que ven- 
cieran á sus agresores, y que se obstentaran vencedores de las legiones 
que en Europa se dijeran invencibles. ¡Felice el momento repetiré, que 
yo zarpara de Vcracruz con un puñado de bravos! ¡Felice, y mil veces 
l^elíre la República; si acierta á recojer todo el fruto de tamaña victó- 
r'a! — Marcho en tal concepto mañana en nn paquete ingles para el puer- 
to de Veracruz; pues mi salud se halla atacada de fuertes calenturas, y" 
dejando de todo encargado al Escmo. Sr. general C. Manuel de Mier y 
Terán, con fuerzas suficientes para cuantas providencias de seguridad quie- 
ra dictar, y desde aquf! puerto remitiré oportunamente los transportes 
para, las tropas que deban regresar á aquella plaza y puntos de sus in- 
mediaciones. — El coronel C. José Antonio Mejia acompañado de mis ayu- 
dantes Beneski, Stáboli, y WoU conductor de este parte, tendrán la glo- 
ria de presentar á V. E. á nombre de este ejército dos banderas y un 
pabellón español. Suplico á V. E. se sirva destinar estos trofeos como- 
pertenecientes á la nación, donde lo tenga por conveniente para perpe- 
tuar sus glorias. — Después de puesto el anterior parte, he recibido el ad- 
junto de mi segundo C. general Manuel de Mier y Terán, que con los 
documentos que refiere, tengo el honor de dirijir a V. E.— La proclama 
«djunta fué dada por mí después del glorioso triunfo á las tropas de n)i 



60 

njando, para presentarles las gracias á nombre de la nación por sus he» 

tüicos esfuerzos: cuya producción espero recibirá S. E. el Presidente coa 
la benignidad que le és propia, asi como lo hará V. E. de mi aprecio y 
distinguida consideración. — Dios, y libertad. Cuartel general de Pueblo 
Viejo de Tanipico septiembre 19 de 1829. — Antonio López de Santa An- 
na. — Escmo. Sr. secretario del despacho de la guerra y marina. 

( El boleiin oficial.) 



GUATEMALA NOVIEMBRE 5 DE 1829. 

Observamos con el mayor dolor, que alo;unos espíritus maléficos 
de esta Capital, y otros del Estado del Salvador intentan encender de 
nuevo la funesta téa de la discordia civil. Hemos leydo impresas algu- 
nas producciones groseras, y ofensivas á Guatemala. Se le han inculpado 
en ellas, actos y procedimientos dignos de admiración y de alabanza, 
esto supone el mal espíritu con que se tira este bota-fuego. 

También estamos convencidos que todas las personas juiciosas y 
honradas de uno y otro Estado, se hayan en el mejor sentido, y unidos 
cordialmente. Lo mismo lo está la masa de los pueblos; solo unos po- 
cos tratan de turbar la armonía nacional. Aquellos individuos sin mérito: 
a<^uellos que quieren figurar sin tomarse el trabajo de prestarle servicio» 
positivos á la patria, y sin ofrecer sacrificios en sus aras; estos son los 
que intentan acreditarse indisponiendo los ánimos, y ecsitando las discor- 
dias. 

Con tales procedimientos le presentan la mas bella oportunidad 
al partido que sucumbió, para conseguir la reacción que se promete á 
favor de la división del partido que triunfó. No les ha quedado otra espe» 
ranza; ella será vana; pero entre tanto paralizan la marcha política de la 
República, y pueden comprometer el reposo nacional. 

Esta conducta observan los emigrados existentes en las Chiapas»: 
Ellos desde aquel punto desean ardientemente la ruina de la patria, y me- 
ditan desde allí sus desgracias. Ellos incitan á los pueblos limítrofes á la 
revelion contra las autoridades, y á que se encienda la guerra civil para 
volver atmque sea entre sus escombros. 

i Pueblos inocentes: ! ya habéis esperimentado los terribles estragos 
de la revolución y de la guerra; y que aun la mas justa como fué la que 
hicisteis á la tiranía doméstica, es ella siempre muy costosa. Frezca está 
su memoria: no os dejéis engaíiar ni seducir de vuestros enemigos decla- 
rados; ni de otros que bajo el respetable título de amigos intentan pre^ 
cipitaros en im abismo de males, que solo servirían de cruel venganza al 
partido enemigo. 

La péste de viruelas está haciendo grandes estragos. Esto supone 
que hubo descuido en la bacunacion, y que no se activa como exíje un 
objeto tan interesante á la humanidad. Creemos que la estación que ha en- 
trado, influya en hacer mas terrible ésta epidémia. Todavía puede ser mas 
mortífera la calorosa. Nosotros intentamos ecsitar todo el celo de los Go- 
biernos para que llenen éste importante debér de su ministerio, como és 
precaver los fatales estragos de esta peste mortal. Que no se omita gasto 
ni medida para que la bacunacion se propague rápidamente. Que salgan 
facultativos al instante propagando la bacuna en cada pueblo. No á de- 
tenerse á bacunarlo; sino á llevar el pus, y enseriar su método á los cu- 
ras y otros vecinos de cada pueblo, para que ellos continúen por sí la 
bacunacion, para que se haga á menos costo y con mayor rapidez. 

En súma, si para la guerra se hicieron empréstitos forzosos á los 
pueblos pueden hacerse para prevenir los horrores de la viruela, caso que 
el Gobierno estubiese falto de recursos. 



GUATEMALA— Imprenta nueva, 



il'llia- líbtistad ao pueAa mwchir lia pcfc^acitf. ni vivir tía iitítaita- 



N:im.» 16 (Un real.) Pol ©1. 

LA ANTORCHA 

<::;il anp-ííol fio:' H;-i¡- i •'. ;• ;i,rM¡, ),: ; -..j; /ii; :; ; (^J-;¡ • • •. .• 7 tre. i!'> 

I> loq y.[>r.ip-¡hn ■> •: ■ ■ vo.j r-? 1 v'',i . ;^ ;rn'm í;ífti ¿ o^/'H 

" .i:íjI/I .a ncliqi ') 
joTtq 9!ri oífp ( I 
om)iJog lili jÍ- 

*'r;r'ZTn,;"o//,l 'NOTICIAS DELÉSTERIOIL,^'.-^,^ ■n>'"^''lV^"*' 

•.Oiiq on KUü'iijyiií f)i.i'¡ dí ir-;! í,?'^*m'^':>Í! ri'i-iii j; í)i-obn¿j¡'v«tfio Mioíifi i 

ci.Ojd ^'jjj^i;^,*^' ¿jj '5acw'»^''í sóire ta fenétciSh 'ife'^íoi 'ísjpflnoíieí.'^ ^ ^' 

le-n'DT ,OT-r. -! irn 'í'';-, . «Ciu.. ]iT'^, m't^ . ■ rj ,(>!•;. i* í.,í f.:i 

.ifs tb OjÍJÍi'^ oI ()Í)itc[;io!í:-í * V.íki,;;' ■ j ro-iH rif ofn'fT'tcn'i 

||^^'^^'jCT^'ñ^q!cwB/dpr,g-ene^^ eapariot — El territorio sagrado áe 

«^'^ef^tá ]\l :,j;!co jia sid> iiivaditlo por V. S. tan solo por el ominosQ 
baf^i|ó]_aorecho cié la f'ierza: la Siáí>^'"6 d i me^jicaha , virtuoso é ino- 
íeqie^qjiKj defei^dja, siis patrios Ure-i, Ij4 ;?Í>Vo derranadi pór" la* huestes 
d? VjíJ re^, {jue rdjscoliooe e,l d Techo s^crosarito de los pa 'blo-;, qiie jiu- 
mérgierá éri época \nifs triste a su (To nnVaCÍo'i tir;inar y etf fifi T.'S. obe- 
deciendo al poder absoluto de SiU dueao, ha puesto eu -conflagración y'al- 
arma con un puTiado de áv'^ntyLeros , á "ocho mrHonás' cíe' habitttíites, á 
ocho millones de Jibres que bfwi .juradó morir mil veces antes tie, ser es- 
ílavos, ni sujetaíse » potíei; áló^uno estraiío; y yo, Sr. general, he tenido 
«l alto honor , dd_ qiie mi gobierno me haya puesto al frí>Tite de numero- 
sas legiones 'dé vátiénteS piafa véngar ért un solo día tantos ultrajes, ííaci- 
^ndo víctimas ^ loya fjue o^dos cquietieroii Inn injusta agresión. ' / ' 

Cuinpliend^ cOn tan caros como precisos debóres, he blnqueado.por 
to(fas partes á V: S.7 le he 'cortado todo aas'lio, he jJilesto á cub iprtolas 
costas /de una nuevaí tent{itiya,.x ^P*^í^^^ P'.l*'^'*' contener el ardor dé mis 
jnumerqsas divisiones qué se arrojarán sobre su campo sin dar cnartél 9. 
iiingünoj si V. S. para evitar tan evidente desgracia no se rinde á dis- 
creccion con la fuerza que tien;c en e.^a ciudad de Tampico de T^amáif- 
lipas á sus inmediatas órdenes; _ y los pocos que guardan el fortin.de 
Ja Barra pertenecientés á. su división, para cuya resolución le doy el pe- 
rentorio término de cuarenta y ocho horas, el cual pasado acometeré a 
V. S. sin admitir rñas parlamentos, ni medio alguno que retarde la. justa 
venganza, q^ue reclama el honor mejicano de los ultrajes que le hairi in- 
ferido sus itivasores.^ — Dios y libertad. Cuartel general en Pueblo Viejo 
Septiembre 8 de 1S29. á las ocho de la mañana. — ^Antonio Lopej de San- 
ta Anña.— Sr. brigadier D. Isidro Barradas. ^ 
no rol c6p¡a.=t/os¿ Antonio Mejia, secretario. 
* ' ■ " ■ Núm." 2." 

„c , ,,;..^Iya -división de mi mando, después de haber cumplido con honor la 
misión a que fué destinada de orden del rey mi amo, y deseoso por mi 
parte de que no se derrame mas sangre entre hermanos, por cuyas vénaa 
circula una misma, he determinado evacuar el pais, á ciiyo efecto pro- 
pongo que éntre V. S. y yó se celebre un tratado sobré ei particular hi- 
jo la^ jbas,es que se detallarán, nombrándose dos comisionados p^r cada 
parte contratante, para que se éstienda' y ratifique en la forma dé estilo^ 
suspendiendo en el entretanto todo génefo do hostilidades, y tiejándose 
franca la comunicación de este punto con el de la Barra. El portador de 
este .qüqío e» el .);;apitan D. MauriciQ Castel^.-v^Dios guarde, á V. S. mu* 



a 



cho^ año*!. Cuaitíí' g^PTtrml ufe' Tampico de -TaTnmTÍÍTjaK~8 de sotíembre de 
IS:¿9. — Isidro Barnidas. — Sr. ge neral D. Antonio López de Santa Anna. 
Es copiaf'v— tí¿s_^' Desídcfifi'^Aljuvi^, gecíelário. '\ 

Núm." 3." 

C^A^^/^^eibi»ía;.^áí V.'Sr^anr óficto ^gf ti né lFrlli timaba '*<?i.rindicse 

en su vez atacarlo con mis divisiones sedientas de lidiar con los qne han 
osado invadir el«Qe^ko>íó 'Sí^^í'aító' ''de"^a«^epi'iblíM^^^^^ entóneos cuando 
llegó á mis manos _sn_ nota oficial de hoy qne me fné entregada por el 
capitán D. Mauricio- Gnsteló, j yja^aoíliüíi-.'tal «i^#...duj3ft la admisión de 
lo qne me prop< iie.-«si no fuera por las últimas terminbntes órdenes qne 
de mi gobierno ^hc rec i bido; — ítw— cuales— Rf»- m e pepmire n otra alternativa, 
que d^stniir á V. S. jcoaipleíag^nt^ . pm-. IpL^fijef'^ mis armas, hasta 
no dejar nn solo individuo 'íi^otni^arté a' (^Tle céñk bajo un término pe- 
rcntório, entregándose á discreccFí^n "a la generosidad mejicana que no pne- 

con el soIcTailo inerme y el enemigo íeñdrd6. ■ 

En tal virtud, pues, le q,cl¿un,to ol pliego á que me refiero, y cuyo' 
contenido le recíifico; esperando" q^lé 'V. S. calculando lo crítico de su 

,se mija^^ecsimién- 

uD^iHB^ (je • uii.,uer^;¡jnuimienio ae sangre que me ,s.era ^ i«n p|?ecÍéo' sen-j 
kiljle!^— ^Ei)'tre tauíp be~'oráeriádó á ' la^' 'itiVIsi^ncs, W'ue' ri'rcinul'áh'^S.''^. áf 




d'is' 



/'^'rr'.j. ^^'^ Á'^'P*^^^^'^'^ '"V"?.^. fTebilida'íí f^a , que me lia. sujenáó "^á at>rqj 



heg^f^aciopés 'para revp.cuar,. e^.^^js: ja^oncp -^.de estando yjel éyit^^r 'e^ dejrj' 
rainamionto inútil de sangre, '^(^p 1,0^ í;^ue "ii^é^ítíoviQ, p.,d^r,. el, pasp^i^^mp» 
tiVa' íá cóntestacioñ 'dé V. S." ' "'' ,' j," . ' ¡'\ . ; ' 

t No he podido menos de estranar ñíig .,V. $. iraíé.fde aVentü'rerias^ 
esclavos, á soldados que en tantas batallas ' y coihbaíes "han acreditado qué 
jprvqoien el honor . spbre todo, ^ . ' 

.. Soldados . de un rey, y de uiia' ri^cjoli' ' tan irústre y' í'4'spéla9&^^ "en 
los a-nálps de la Jiis.toria, cor^servanjos aquql pundonor militar que lio se 
jsal^e' tpnsijir cofi el oprobio y'lá ignominia. _ . \ ' 

^ . La rdivision de nii mando, al partir para esté paíá, lia obfedécido la^ 
ordenes dé su , rcy^ porque era y es de sU obligación hacerlo ásí.^^V. S¿ 
su gabjerno, y los pueblos por donde ha. transitado, lio puodéh qiíejarsé 
con justicia de que haya cometido la mas leve estbrcion, porque lia rcsr 
petado las vidas y propiedades de sus habitantes. . - 

En vista de esto, V. S. es arbitro de elejir, ó una transacion con ho- 
hor, ó los efectos de que es capaz una división de valientes, que disti 
mnclíó' llegar al estado en qúe V. S; la suponéj y, pre^ére sóbr| 
todo sus virtudes militares. , . . V • ■, " 

El portador de este pliego es el. coronel D. Jós'é~M¡gilél "^S^lomon, 
por cuyo eonditcto aguardo la resolución de V. S. r - „ - 

_ t)ios guarde á Y. S. muchos años. Cuartel general de Tarñpico de 
Tamáulipas 9 de setiembre .(4eU8g9.— Isidro. BarrQ,d,a^.—Sr. general!). AutO;' 
nio López de Santa Auna. ' , . ^ . . ' "' ^^ui' y'^ * 

I , Es.cópia.— yostí iíesíí/er/ó j-í/MuíV secrctain^ - 1 

, Nó la . no^\de V. S- .q^ii? recibí , lá^mañ^ de ayer, fij el creerla 
.o'bíl'ni impotcBtq. 'motivó ia'^ iií'^maclon .que le hice antes de cfuq llegára 
A nriis manos su correHpondcncia; siiip ¿l .considerarnie con fuerlziis mas 
.guc suficientes para Tendajos en siis atrinchcramiéntbs, y hacerle ¡iiifrir la 
suerte*" que déBe esperar" el 'énemígo' qiié~§e* áiToja ''i - píoíanal: ¿i'áublo isa- 



gratlo de una Twpion c'Hhi, valiente-'y- celesa -dfe sus derechos civiles 4 
iudependeacia . política; ni éste lenguaje puede serle nuevo á V. S. cuando 
tal vez de mi tibio escuchará el Sr. coronel Salomón en esa posición 
Inlsina que ocupa V. S.- .en que muy en breve habria sobre sus fuerzas. 
eO.OOO- mejicanos que impidieran el reembarque de uno sglo de los quf 
osaron iusüjtánuos al aeárrinUr nuestr,o%,puiblos inermes^ sojuzgan dolof 
por él'dereclíó bárbaro de la fuerza; .así es que' sin desendor á pormeno- 
res de que no es ocasión oportuna para ocuparme; sólo, le mauifei^taré 
^v^£ lejércítos - dg'uerridas'-, de las naciones, mas civilizadas y - bizarxas, lun» 
tenido que. ceder á la - imperiosa necesidad ; de Lis^_ supi^rioreSj fuerzas y ven- 
tajas del contrario. 

•r.rf- - Yo, pnesv": meohaUof respecto- «|e V. S.i ^cai^, eñtas v<;nt,ajas y s\ipe- 
tioridad,' y d^cellas práyalido .le jf»iíui(?,,,nuevanK<nte>pscoia entre rendir^^ 
&''ía- 'generosidad mejioanay á fiu de- que volvierais alguna vez á su patria 
ftktivl «srts d('sgraoiaut)8 ¡que 'Gomnodp, resigi^arsu Y- S. á, , una, evidente 
«fctistriofiv-qiie esperi'.uentarái «lentro-i pocíiy , horas esa. d^vísiqp i pesar 
tnfoj "^p^ro qu^ mis debdres mas preei^pSijme ha^^íi qjeciitar. ,,, . , , 
£Í £ '"En tal concepto, .ríiiterO, pues,,' ft: ,V, S. ¡el, cputaiido dp mi nota ofi- 
Tífil dp ayer, ' iecordáudble qug m^ñs-ua ,á las 8, de , ella se concluye -el 
ai^tlhistícití eni que hemos convenidp,. ,np habiei^dp. nada tratado sobre el 
paríic'nlijr cooííei Sr. co>rofiel Saionifqní, rc^pectí» . á su ninguna misión para 
cstC' asnnto-,1 segíim la nota pitada d« ;V. S. tje hoy á que contesto. — Diosi 
^..lihértad. • Cuartel giíneral en puehl.é Viejo, septiembre 9. de 1829. — ^An- 
¿onio Loppz .dé Santa Auna., -iSr. , btfigqdior U|, J^i^rq Barr^jia|i ¡„. , . 
•oviitp üs cópia. — José Antonio ¿i/^ 'V wn-fíario. ^.-f -^r.-r'r- en (.fr'r -. - ..(Va 
Hqo_»:! . ,„,, JV/;wt.° ,6;° , •< .\' ■' ' - ' ; 

•^"l"^" -Sígftm maniflesía" VvíS. 'eu .su uot<í. de eyef es evidente que ta iniT 
^<*v5osa nerosidiid ha obligado mucjops vectb á ejércitos numerosos y aguer* 
tidos a rendirse al contrario; peio "taunbien es coiistante por los hechos 
^ ía historia que siempre la. hicieron precediendo una capitulación mag 
♦ menos honrosa que pusiera á cubierto las vidas, propiedades, y honoí 
de los vencidos. Las capitulaciones, de Dupont en los campos de Bailen, 
■y la de Junot en Portugal, son los testimonios mas recientes. El capi- 
tán mas ilustre del siglo se entregó en los brazos, y bajo la buena fe 
<de su mas poderoso y constante cueinigo, y por no haber precedido un 
tratado que lo garantizase, fué arrojado á una isla mortífera que concluyá 
«on su existencia. Fundado en Cístos antecedentes y en las esplicaciones 
"verbales que se hicicr.3n por y. S,,, y la junta de Sres. oficiales y gcfcs 
al coronel D. José Miguel Salomón de garantir bajo su palabra de honoc 
éstas tres básés principales en que se fundan todas las capitulaciofies, 
^ruelve el mismo coronel Salomón acompañado del cqmandante D. Fuljcnr 
rio Salas, gefe de la plana mayor, autorizados competentemente para qui^ 
fconferéncien, arreglen y concljiyau con V. S. ó con las personas que s^ 
«irva designar, un convenio bajo las bases de asegurar y respetar las vi-r 
■das, propiedades y honor militar de la división de mi mando, , sin cuya^ 
garantías V. S. puede conocer tan)l}ien couio yo, que es imposible que 
ésta pueda prestarse á rendir sus armas á discreccion. — Dios guarde á V. 
muchos años. Cuartel general de Tampico de Tamaulipas 1 0 de .setiembre 
<Je 1829. — Isidro Barradas. — Sr. D. Antonio López de Santa Anua, gencrít) 
en gefe del ejército de las tropas mejicanas. moii-ü-jo etibut oo oinamst 

Es cópia.— José üesitím'o -^//ouin, secretario. s'.ii\i\'-r\'^i kí ofa ?r,r«<M.^t^ 
.■••-»''»M-.^ ''<.!u;í.\j f.jí- xM r.'i\íSHV:l-<:.Á' &l 

.r?,..-. D . isitlro Barradas y Valdes Bazan, caballero de la íeal ^ Tnílitat 
órden de S. Fernando de segunda clase, comendador en la de Isabel la 
católica, condecorado con la cruz de primera clase de la fidelidad, militar, 
brigadier de infantería, comandante general de la división de,, vanguardia 
del ejército real &c. &c. — Por el presente autoríj^o en debida, fornia y coa 
plenos prodéres al coronel D. Miguel Salomón, y al comaiídante í). Ftil- 
jencio Salas, gefe de la plana mayor de la división., de mi mando, par» 



que conteroncien, áriS:>rftén J (íbrtíliivan nW cotÍTenb el Sr. j2:<^Vt^ 

fen gcte de las ti'o|>as "mejicanas O. Antonio López de Saata Anna, q las 
personaK á' qifipnés éste Sr. general delegase sus' poderes, bajo iaJ jM-év^ 
-tfrcunstaiicia de que ri^aiga la aprobación y ratificación de cuanto I03 
Sres. eíejídoS'''de amba»» ^:fartes confi'a^asites conviniesen; y ajustasen.— Dadá 
tci TamAcó de Taúiáulfpas' a 10 de setiembre de 1829.— Isidro BarradasT-o 
• I ' ' ■ • ■ ■■■^ — ' . (ELboletino/iciaL} , ít 

■ ¿•if.J-.:<wiUim _ «íl ,oi<i,; ;£.i:-ií;qi' j3 í.if:',f i^iiitli (fo r/oiK.'.'; ■> y» on orn ob aoi 
iCÁtMS-^B'yccbtédái^ 'M/ Mmktf<r^'^^ a iá escitativa- deMLo&^ 

\ '^''^hitíivaF lid Eiitad(f-4c MÍ^jicf^,--éomtmada en el número 14. " - t 

•^f;"^ Li^f l. iíH'éiViBfÁ^J d^la Icgislaáifa' de^ M.'jító.-.'qoe' firmaron Tá propV 
Sí'eirtti, 'di^CTÍí? Oii'íltí^ít^^ " poi" 'no comprometer el honor nacional, él daf 
l/creflitrí % ^^hos éíi jds''eompi''ol5antcs hemos Tisto'j omitimos Ip.s tíat* 
S-'gbíí cfué'/'bil^li'S'aTf' hacérmele por IstS' opeíaciones que. ^ le han VistQ 
íf.^wácticSF^^^pM'^ tb(fo dqtitllo de q^ie- eiV gobierno de ,1b federa.cion ést» 
ji^bien iri^tru'^do'; ' y únitiárnehte no9 aténemos al hacer la presente ¡espitar 
y'fivU- Hl'^dcít-rídito én \4rte h extradjerro,. . y á la 

vpP&Siitijíaóicrfí, -ST tee' íé[uÍH2re Uaitiar así." De m<idb tjue fas .■pi'eocujjatió» 
iTfes'-'V^iíl^aV^S y el iétiíioí"' '^ne líiatíítiestaíi que en. .medio del fanatis)n<> po? 
fítí6b^'lM{if''c&flsSrbfe ' dotftp'íometieee el decoro y el hom)r nacional de; M«r 
]M>\ so'íí'Wfe'-'itncos' motivos para " pedir la separación del qiue subscribe» 
¿^P^-o^fcrtrttra^sído ''iliH§ decoroso haber pedido al gobiernó federal, lo# 
comprobante^'^ la^ éiotíd^cta critiiinal de un Ajente dipk)niátioo, qi4,«;.jei 
adoptar como positivas las aserciones de "escritores venates ó de equivo« 
car las producciones de la ignorancia y- de la malevolencia con la opi* 
ífídn de un jiñibí'o ^ránde y magnánimo?. De ta'l ftiodoj estos ""señores 
há'brian' evitádó de pronunciar^ un infame libelo contra *us conciudadar 
h6s. ;Qmert ha de creer' íjue tin 'Ministro :estrangero está espueiítú á ries» 
^o alguno tii la Ilépúblicá mejicana ? Semejante amenaza bí puede aV 
armar a las aiitoridades del pais, ni intimidar al infrascripto; no sol^ 
mente porque en la ejccucíott de sivs deberes no conoce ningún mjed^. 
^síA'ó también porque descansa en perfecta seguridad en generoso 
facter del piteblo en que reside, á pesar de que ba. sido tan estrañamentjp 
calumniado por los legisladoses del Estado de Méjico. Estas razones qüi 
htotivaron la proposición, son tan fútiles é infundadas, que el qu<e subf^ 
icribe pasará á ecsaminar las que indujeron á la legislatura del Estado d« 
México para adoptarla, y que son aun de carácter mas estraño yeXtr*» 
Vagante. . ; • . . , . 

Sin tocar el abstracto raciofcinio de la legislatura sobre los efecto^ 
M furor fanático de las facciones, que el que subscribe no ha podido 
comprchender claramente, contestará de una vez al cargo de que el cay 
r'acter diplomático del Sr. Poiiisctt debia alejarlo de toda intervtnciotl de lot 
itcgt)CÍos del interior. Niega enteramente que ha intervenido directa 6 indi- 
ÍTctamentG ni aun en el mas remoto grado en los negocios del interior 
de 'esta rcpúbtica; á menos que, como antes ha tenido ocasión de hacer 
observar, su preferencia decidida por las instituciones republicanas y sus 
Vivos deseos" de que ninguna parte de la América estuviese bájo el influjo 
oe ninguna 'potencia Europea, opiniones que ha espresado clara y abieN 
tamente en todas ocasiones, puedan ser llamadas> una intervención en los 
negocios de la república donde reside como un Agente «strañgero. iPero 
la l.egislatiira no cree que ha sido el alma como algunos piensan, de 7mes-, 
ira adrmyiUtr7icÍon, y sé ' reduce á acusarlo únicamente, <íe tfne por confe- 
¿íon snyK cÓ7itribvt/ó~ al establecimiento de una de esas sociedades srcrelast 
míe figurátá éomo toáHs las demás en la historia de 7iuesfros comimes de* 
íástrés. Y" .de aquí se há deducido que á la manera que én este asuntd 
fyn futKsíó. ' segteird iom&ndo únü parie muy activa en los demás. 
■ ' " . 1 -/.n.-bíi^,-.%-) 13 7 ,f:c:nr.:.---i í . v (¡sr ' [ 

GUATEMALA— Imprenta nueva. 



Nám.' 17 ( Un real ) Pol.» 65. 

' ■ CENTRO- AMEKI CAN a! 

/ !• V nín-,i f itGuaterñala 21. de Noviembre de 1829. 

/ •,■'3 íiftK V n fi y , ' . i';,í-„U . 'j.-^ tb íiiJi í.-; tf 

• . r> 1 1 -i < r : ' t * i-'' — i ' , ' — ' ' ' ' 'i ' — yjn — ' 

til lAettld áo l^uedé diwcháx lió pnienú*, M -"''f "iQ ^rtu¿es. 



(l! «'liji-lifi í 



DECRETO. 

El Ge/e del Estado de úuatemala —Por cuanto la AsamUéa legislativa tuvb 
á bien decretar y se ha sancionada lo (jue sigue, 

La Asamblea Legislativa del Estado de Guatemala, considerando: 
qu€ la causa defendida con tanta heroicidad, por el Gobierno Siigreino de 
los Estados Unidos Mejicanos en la af^resion injusta de los españoles, es 
la de América en general» y la de ésta República en especial: teniendo 
presente que el triunfo de las armas mejicanas, dirijidas con tanta sabi- 
Ourja, como patriotismo y valor por los beneméritos Presidente D. Vicen» 
te Guerrero, y Generales D.° Antonio López de Santa Auna, y D. Ma-» 
nnel de Mier y Terinj ase<rura la independencia del nuevo mrmdo y de 
Centro-américa, que és una de í^ns hermosas secciones, y deseando expre- 
sar los sentimientos que con el mayor eiitusiásmo han manifestado los hi- 
jos de este Estado, al tener noticia de la accioa memorable del dia 11. 
4e septiembre último; ha tenido á bien decretar y decreta: 

Que el gobierno d' l Estado manifieste al de la Federación la gra- 
titud del de Guatemala á los servicios heroicos de los Excelentisimos Se- 
.pores Presidente D." Vicente Guerrero, y Generales D." Antonio López de 
ganta Anna y p.° Manuel de Mier y Terán, para que se sirva expresarla 
al Supremo de los Estados Unidos' Mejicanos. , 
•i Comuniqúese al Consejo representativo para sa sanción, 
f . ; Dado en Guatemala á diez y siete de Octubre de mil ochocientos 
yeipte y nueve,— José Antotiio Lt.rrave, diputado presidente. — José Bernardo 
JEüCobar, diputado secretario. — José Manuel de la Cerda, diputado secretario, 
i Sala del Consejo represenit^itivo en Gu itenala á diez y siete de Oc- 
tubre de mil ochocientos veinte y nueve. — Al Gefe del Estado. — Antonio Ri-* 
vera, pijeisidente. — Eugenio Mariscal.=Manuel Garcia.T= Eugenio Zelaya, secre- 
tario iaterjno/^Guatemala Octubre diez y siete de mil ochocientos veinte 
y nnevéfcf-Por tanto: EJECuTEsE:=Pe£/í o MoUna.^kl Secretario general del 
Gobierno. 

Y habiendo dispuesto el Gefe del Estado se imprima, publique y 
circúle, de su orden lo comunico á U. acompañándole suficiente número ífc 
ejemplares. Dios. Union. Libertad, — Guatemala Octubre 17 de 1829. 

Rodríguez. 

. ■ ,■ •■ ^ ' ■ ••••■•^ ^ 
i ^íMO» SI, o »hí;q NOtlClÁS DEL ESf ÉIÍÍOÍt.j„p F-,. ' 

Las. últimas comunicaciones dirijidas al gobiei^no sniwemo por el 
ciudadano general Manuel de Mier y Ter^n ratifican el contenidó díl 
boletín publicado- ayer. Li escuadrilla espíiñola di6 efeetiva'nente la vel» 
de Nueva Orleans, y se presentó á la vista d«3 Tampicoi. con el refuerzo» 
español; pero apénas tuvo noticia de la caipitulacio i ,q;i3 red i jo. al bri- 
gadier Barradas,, cuando todo sji conato se couvirti^, m re'^resar á la 
Habana,, .i^prrdnd9 JiO^ .qída^,^^^^^^ de iqs espaúoli^: rendidos, á cuya 



6a.í> Mol { rl ) ^ : ■ 

eiTfbafqtie 'sé~fé^MT5.- 'tiñ^ iff^ivos de dlchTT^íi?tGTíCÍa~§e' fandaron en la 

escasez de víveres^. y_ en prevenir Ja- etifexinedad coiita;2fipsa de que se 
liulla i iilfostados. lós. veiieidos; pero se débió haber ariadido el contagio 
político que la presencia de Jos rendidos ^ebe coiuunicar en la Habana. 
Ojalá el !>-obieriio esj^añol conozca al fin la necedad de sus proyectos 
-dispendioabs, ' . i ^* ' ' . -' ' ,' ' ' i ' 

¿ XX. w _ EJEltCItÓ PE OPÉRAClONES. t- -Si- ^ , 

E-;c'Tio. Sr. — 'El 29 del pasado se presentó en frente de esta barra 
•de Ta típico una /egciíadnlla , española comp iesta de ona fi'agata y 'in 
bor^•alltin de gnorra, dos bergantines transportes, y otro y una goleta 
hiercaiite, y conf(t>rijie, las instrucciones que tenia dadas para el caso, 
■so dirijió al tortiii ds dicha barra mi ayudante y actual comandante de 
Tampico de Taiuaulipas teniente coronel ciudadano José Batres, con el 
objeto de hacer saber al gefe de la armada española los suceios y situa- 
ción act'ial de Ic^s tropas de su nación que desenibarcaron en nuestras 
pki5^^? *y de qtle estkbíesé presente á la comunicación qile debiart tenef 
entre sí. el comandante español que ecsiste de dichas tropas, y el de la 
éscuífdra. La contestación que obtuvo mi ayudante, se servirá V. E. verla 
én la cópia número 1. En el hecho de qué el comandante de las fuer* 
ías de mar se sometió al artículo adicional de la capitulaciort, dió á co- 
nocer qíio procedía de Orleans con los 500 hombres de tropa que se han 
comfd'endido en aquella, y pareciendome que sería oportuno aprovechar 
la ocasión para proporcionar el embaíque de algunos de los capitulados, 
\ó |M-(ijV,isb «n lós téi'iniüos que espresa la cópia tiúniero 2, y su contes» 
tatiífn'én segiiida intlnifiesta la poca disposición del comandante de ma- 
rina 'pitfa desempeñar las obligaciones en gue debí suponerlo de ausílíar 
á s ildadoS rendidos de su nación, y que el ha desconocido hasta el es- 
tremo ús hacei'se u la vela, dejando en la playa á un brigadier y otros 
dos gefes españoles heridos gravemente la neche del 10, á quienes pof 
nlí phi'té concedí qite embarcándose para la Habana disfrutasen de mejo- 
res ausilios para salvar su vida, puesto que nuestra nacion reserva esclu? 
sivámerite para -el valor y sus armas el esterminio de los enemig'os, sia 
necesidad de escasear recursos á los que sufren desgracias de -cuíilquiera 
clase que ellas sean. 

En mí oficio impongo aí marino español la debida responsabilidad 
anl'e el juicio do los hombres civilizados, asunto muy respetable para el 
que lo sea, y que solo pueden menospreciar los caribes: para qúfe se vea 
que ese comandante lo ésj y sepa el mundo el oprobio en que ha inoiirrido- 
el pab Uon español, negándose un gefe de marina á tener ccfnterericias en 
que solo se trataba de facilitarle la a^ada y víveres qUe -podría haber 
menester para transportar soldados heridos y enfermos de su nación: doy 
á V. S. parte puntual de tan : escandaloso acaecimiento, para que se sirvá 
ponerlo en conocimiento de S. E. el digno presidente, y darle toda la, 
publicidad posilile si fuere de su superior aprobación. " * 

Dios, y libertad. Pueblo Viejo octubre 2 de 1839.= MrtMMeí áé M/er_y 
•Teran,s=Escmo- Sr. secretario de guerra y marina. ( El boktirt oficial.) 

Continúa ta contestación del Ministró áfrtCricano, á la escitatitía de ta Lcgis' 

latura del Estado de Méjico. 
Es verdad que el cjíie subscribe lia dicho ía parte que tomó en 
el etsa1>leci miento del antiguo rito de York en México: es verdad que 
i solicitud de' los ' Oficiales 'de las cinco logias qiie él hayo exíslentes en 
el pais, mandó por cartas á ' Nueva York é instaló la gran logia; pero 
estos oficiales eran hoTubres que disfrutaban entórices y con ecepcion de 
uno solo, sigüenf dísfrutandb la confianza de sus coticiudadanos, y ocu- 
paban entonces 'í}?)ma ocupain ahora, los mas íiltos empleos que el pueblo 

Euede conferir y- de que soti dignos por -su -patriotismo y virtúdcs civl- 
¡i?: -no tuvo -metidos para cíeer -tjue- sCTftejanteíf liombles pudieran conver- 



67 

tir iraa ínstitftcioTi filantrópícfi en usfeS erirfiinalés, y nunca ¿febe olvida i-fíe, 
que la institución ya exístia y hubiera producido los mismos efectos, sean 
buenos ó malos, aunque el infrascripto no hubiera cedido á la solicitud 
jde sus amigos mandando por las cartas masónicas a nueva York. Con 
«stos señores se ha asociado el que subscribe con una íntima amistad poí 
mas de tres añoü, y está confirmado en la creencia que tuvo entonces, 
de que los animaba eu sn proyecto, los mejores motivos y el patriotis- 
jno ínas acendrado. A ellos apela sin temor, como á unos hombres de 
;honor y de verdad para que digan si él se ha mezclado jamás directa 
Jtti indirectamente en los negocios del interior de Méjico, como supone 

Ífratuitamente la legislatura, porque mandó por cartas para regularizar 
as logias que ya existían en el pais, <á solicitud de los hombros mas pa- 
tricios y mas virtuosos de esos Estados: á ellos apela para que digan 
si janryis ha concurrido á una jimta sobre asuntos políticos, ó si hace 
años ha entrado en una logia masónica, ó tratado di3 influirles a ellos 
personalmente en ningún otro modo que el de exortarlos á mantener in- 
violables las instituciones, rcpilblicatias íVderales del pais. 

La legislatura de Tlapam dice: " En efecto, los Nortc-ampricano3 
^ deben á sus instituciones liberales todo lo que niega su clima; y es muy 
f, natural persuadirse, que AL' jico, disfrutando del mismo sistc\>ia política, 
f, unido á las ventajas de su dulce temjJcratura, de la feracidad de su suelo, 
i, del carácter blando y dócil de sus habitantes, y ¿e todas las que hacen 
^ grata y apacible la sociedad, se atraería im aumento de población y de 
i, riqueza, que la harían adquirir un nombre y una prepot 'iicia sobre las 
j, demás repúblicas del continente. Líi política Norte-americana, se ha di* 
¿, cho, está en coutradioeion con la nuest ra, y es de su interés, para con* 
i, servar las cosas aunque sea en su actual estado, que Méjico no ofrezca 
j, ningunas gjirantias, ni. especie algima de atractivos en su sociabilidad; 
j, ni otra ventaja "en siis ramos industriales que pueda disminuir el credita 
j, y engrandecimiento de aquella nación. Sobre esta base necesariamente 
i, se ha de cimentar su diplomacia respecto de nosotros, y sus ajentes han 
i, de llenar en esta parte su misión, sea ó nó fundado éste raciocinio, lo 
cierto és que todos lo hacen ó lo sienten, y de aquí la alarma, lá 
„ desconfianza y la enemiga en los partidos y éntre todos los mejicanos." 

Si éste caso fuera como aquí se representa, ésta repiiblica no debe 
permitir que ningún ájente de los Estados-unidos de América resida den* 
Jro de su territorio; pero la suposición es puramente gratuita y fundada 
uní suma ignorancia de la, posición relativa de ambos países: sus pro- 
ducciones, su industria y su comercio son tan enteramente distintos, que 
yo puede ecsistir conjijetefteid entre ellos. Méjico ciertamente posee en sí 
piismo todos los elementos de . grandeza, y ninguna puede tomar un in- 
terés mas vivo en su prosperidad que el que subscribe: desea con ansia 
(jue se le permita por los que lo gobiernan que se despleguen todos sus 
recursos, para llegar á ser una nación grande y consolidada: en este es- 
tado, las dos gi*andeii Irepúblicas de Norte-A ^iérica contribuirán mas á la 
prosperidad y seguridad una de otra que lo que pueden veíificar pafa 
ello en la actualidad, y entonces los políticos de este pais se convence- 
rían, de qué . no puede haber ninguna competencia entre las dos repú- 
blicas. Méjico :,gpza tje algunas ventajas que los Estados-unidos no pT)- 
Seen, y presentaría en otras circunstancias grandes alicientes á los emi- 
grados de Europa? pero nada puede ser mas erróneo que el suponer que 
los Estados-unidos de América; tienen un interés en llamar a esta emi>' 
.gracion para Méjico á sus propias playas. La población de aquellos Es^-' 
t idos ha aumentado en los últimos 38 anos, de cerca de cuatro millones 
de habitantes á treee; - sin embargo de -que la entrada que ha llegado de 
los países estranjeros después de la revolución, no ha pasado de doce mil 
almas al año. Se verá pues, que la pérdida de este número, aunque todo 
él sea para Méjico no perjudicará la prosperidad de los Estados-unido» 



^ - ■ ^ . 

iniento natural, segUB sus anteriores progresas, llegaríi én el año de 1870 
¿s dpcii j de aq\u 4 40 años, á la suma píoáijiosa de 47 millones. ¿Dte 
iqné puede nacer pties, éste temor que se supone pof parte de ellos al 
«nf^randeciiniertto de Miéjiccf? • Se ha visto qne no es por el miedo de vet 
.disiiiihiiida svl población; tampoco puede sel- por temor de que IVléjicd 
-piieda édlipsiii' su coinércioi Méjico puede llegar k teficr un dia, un co^ 
^mercio ifloreciente por el pacifico en el Oriente; pero la misma natui-a- 
ileza de sus costas impedirá en efecto que entre en competencia con sus 
tvecinos^en este particular, sobre el Atlántico, ^^ei'á por el temor de qué 
por la feíaoidad de sia süelo pueda, como ha supuesto el Varón de Harair 
•Dolt, perjudicar los productos de los Estados-unidos en los Uiercadofe es*- 
itranjerosf Hay dos circunstancias que prohiben ésta conclusión. • ' 

• ' ■ S. '"CiJ'' 

. ÍÍOTICIAS DEL INTERIOR. ' f 5 i.M,.loef 

fcr^- HONDURAS. ■ , 

V r' > Por una imprevisión notable de aquel gobt^mo, despacho la pequeim 
/lierza de 200 hombres contra la facción de Olancho, ^ue fué (como era 
fácil haber conocido) enteramente derrotada y acuchillada sil oficialidad. No 
ej'a preciso éste bárbaro y horrendo hecho para calilicaí los malignos pla-^ 
libs de aquellos criminales- Ellos están impulsados por los enemigos de la 
fi^üependencia existentes en Truxillo, y auxiliados por lo^í enemigos del 
«aiítema que sucumbieron, é intentan una reacción haciendo causa -comua 
«oh los olanchanos. Ellos feerán destruidos, pués tienen encentra el interés 
íf opinión nacional; pero ésta destrucción debe ser pronta para que no cort* 
tinúen haciendo estragos y causando inmensos males en aquel Estado. 

t.Sí. '■' NiCARAGUÁ. • 

t)l . Las Cosas políticas de este Estado van mejorando darámente. S© 
han hecho elecciones en todo élj para sus autoridades. La qñe hicieron de 
Gefe es muy prudente y acertada: ha caido la elección en el' C. Diotiicio 
Herrera conocido por su talento, ilustración y desicion por el sistema jura- 
do. Este individuo como hijo de Honduras, no está afectado de las aníi 
mosidades que tienen en el dia los nicaragüenses que hart pertenecido á al* 
gitnos de los partidos. El afortunadamente llega con el caractei- de la iftvl 
parcialidad. ^ 
f Esperamos que esta elección consolide la paz de aquél Estado. El 
tiene la mas dichosa posición: en el dia sería el mas rico y opulento de 
la federación; si la revolución no lo hubiera embernado. Esto ya lo coi 
nocen siis mismos hijos, y su interés propio, su bien éstar, y su intimé 
convencimiento les aconsejará las conveniencias de la paz. 

'íi i '•''■.>■' iiiViii I . :iu > j;;ii> i -•.¡Mt^^itÁ^ '.Ji til v* 

Jilf ' .-iF'fii'OV ! ■ I !«• ''• ■ ■> ^-V Y í .• :i 

-'.M, . If. 'j flg Vu-q - GUATEMALAN0TIEM6RE IQi ^H íii í- í i S /'a 

Pbi" toé papeles públicos de Méjico^ y por una multitud de tíártasf áá* 
bemos de positivo iel arribo de los espulsos de Sonsonete, al Puerto de 
Acapulco .de la República Mejicana. Es incidencia de consecuencias tras- 
cendentales. Su conducta con respecto á su pais tiativo, demostrará pron^ 
to, si eran ó nó opuestos á los intereses nacionales. Ella justificará ó des^ 
mentirá %egun' 'procedan, á la opinión pública, y actos de este Gobierno; ; 

'I 1 . . . . 1 1 

( i.i,,- -.■ii l.tl — . — -■ ■ I 111*1 . •■ ¿ ic->\,:i.:.VüiX 

r- ^ ! GUATEMALAtizlmpTenla nueva. ; xnts^'' y'yAüi{ 

.)ií ot-o «íli j.fd i .q ¡A "!'0 .soiiq ¿lov 9<á .oiTr. Mrf'In 
;. v .ijj.-oí luí aL ÍMíbii-ji^'-oi^ ítí jiii-jiltf/jisí^ qh 03Í¡v>M xwq CJ» lo 



Núm." 18 ( Un real. ) '_ Pol." 69. 

a LA ANTORCHA 



CEMTKO-AMEKICANA, 

Guatemala 27. de Noviembre de 1829. 



-rO 



ÍL» Hbertad no puede m&rchir tía prndenclm. ni fírlr tln vlitaAe*. 



" * '"'^ NOTICIAS DEL ESTERIOR. 

>['.-U->f - - MEXICO OCTVBRE 17 DE 1829. 

í. ; : ;. Mí dist¡n*uido amigo: con la debida satisfacción Be leydo los im- 
presos que se sirve U. remitirme acompañados coa su apreciable carta 
ítícha 18 del tnes anterior, entre loa cuales viene el discurso que U. pro- 
nuncíór el dia del> anniv«rsário de nuestr?, venturosa independencia; y es 
ciertamente digno de la sabiduría y patriótico sentimiento que animan á suí 
autor. 

r - ' Ya supongo á U. instruido del vergonzoso fin que tuvieron los 4 mil 
esclavos del tirano de España que profanaron las playas de Cabo-Rojo. 
EUos fueron completamehte escarmentados por la bravura y desicion de 
los mejicanos que han manifestado al mundo todoj de una manera terrible 
é inequívoca que á ninguno provocamos, á nadie tememos; que habiendo 
jurado nuestra santa independencia y libertad, la sabremos sostener ó de- 
jaremos de existir. 

Las cosas públicas siguen favorablemente; pues aunque suelen pre- 
sentarse (jiotivqs incomplacientes, ellos se vencen al fin, y caminamos al en- 
grandecimiento y felicidad. 

Tenga U. la dignac ión de admitir las protestas del mas cordial afecto 
^ue fe prote^ai su amigo y seguro servidor Q> S. M. 

i ' ^ Guerrero. 

* ■ Sr. !>.• Jtian de Dios Mayorga. 

El gobierno español prosigue activando sus medios de reconquista 
estos países, según se vé claramente por la papeleta de Nueva Orle- 
ans, que acaba de comunicar al supremo gobierno el Escmo. Sr. general 
idel ejército de reserva; pero cuando dicha papeleta se escribió en la Nne- 
.va Orleans no se sabía aun el resultado trájico de las armas españolas 
•en Tampico; es regular que á la llegada de una noticia tan desfavorable 
4 los proyectos de España, se altere el plan de sus opf^-aciones hostiles, 
ya desistiendo de tan absurda reconquista, ó ya posponiéndola para nue- 
vas combinaciones. El gobierno entretanto no descuida un momento atea- 
ciones tan principales. 

EJERCITO DE RESERVA. 

Escmo. S. — Como las tropas españolas de que habla la adjunta pa- 
peleta probablemente se dirijirán á algún punto del litoral de Veracruz 
para internarse después por este camino, considero muy conveniente que 
se trate con tiempo de fortificar el estrecho de Corral falso; por lo que 
espero que V. E. tenga la dignación de remitirme con la brevedad posi- 
ble el diseño ó plano de dicha fortificación, que con el dictamen relativo 
de la junta de guerra pasé á las manos de V. E., reiterándole ésta pe- 
tición por si se hubiere estraviado el oficio en que pedí á V. % el re* 
lerido plano con anterioridad. 

Tengo el honor de reproducir á V.. EL las sc^ucidadea de mi 
distinguida cooaideracioa y partiwilM ftfecf6^^;J„„:,,.^^ <. ■ 



70 " ^ 

Dios y libertad. Ciíártel general en Jalapa, óctnbre 9 de 1829. — jínas' 
tasio Bustamante. — UscmOwS. sgc/etarip de la guerra y marina. 

Nueva Orleans 15 de setiembre- de 1829. — Desde el día 1." se halla 
aquí Laborda con un navio, un bergantín, y un bergantin goleta de guer- 
ra y dos transpórtés, y ésta ^arde debe bajar la baliza para segtiir á 
Tainpico con los 500 hombres- que "estaban aquí de arribada. Llegó ayer 
la fragata de guerra Casilda, salida de la Habana el 2 del corriente coa 
pliegos para Luborda; c6n orden, según dicen,' de ponerse á su disposi- 
ción, si lo encontraba, y de nó, llevarse los citados 500 hombres á la Ha- 
bana. Con la llegada de este buque, y otro salido el ,dia 6, se han es- 
parcido mil noticias sobre la segunda espedicion, asegurando unos saldría 
pronto, y otros que ya .no se verificaría hasta 1.° de octubre, por temor 
del equinóccio, y en espera de 3.500 hombres que pura aquella fecha 
aguardan del Ferrol ó la Coruíía. " ' 

En, t ste momento aseguran qtje á consecuencia de los pliegos de la 
Casilda, Laborda marcha para la Habana, y despacha el navio y demás 
buques con los 500 hombres para Tampico. ■ ' 

Con fecha 7 del corrienre, desde la Habana dicen lo siguiente: — ■ 
i,EÍ gobicmo trata con todo fervor de la reconquista de Méjico: además 
de la espedicion que salió de aquí y desembarcó fen la costa de Tampico, 
irán desjpues del equinóccio 2.000 hombres mas de refuerzo; y según las 
tioticias de España por el correo que entró el 1.° del corriente con 31 diag 
de navegación, el 15 de agosto saldría de Cádiz la fragata Perla convo» 
yando 3.500 hombres; el 1." de octubre saldría la Iberia con otros 2.000; 
y el 1 ."' de diciembre el navio Herve con 2.000. Se dice que también vienen 
iuíflcscs y franceses; pero ésto lo oigo como un cuento. Varios buques han 
salidx!) de aqiíí para Tampico con frutos." 

Es copia. — Cuartel general en Jalapa octubre 8 de 1829. — Por au- 
sencia del secretario.— José María de Bonilla. 

-üji«íu:i.i.iü.i./,> Y ■ (El boletín ojkial.j jr tíir^-n 

Concluye la contestación del Ministro americano, á la escitativa de la Legif» 
■ * latura del Estado de Méjico. 

Las dificultades que presenta la construcion física de esté, país para tener 
comunicaciones fáciles y baratas, entre los distritos fértiles y productivos 
con la costa; y los distintos cararteres de los labradores en los dos paí- 
ses. El que subscribe omitirá hacef una comparación entre ellos, y se 
ceíiiiá únicamente á citar el hecho singular de que todas las ventajas ná- 
Hmales por parte de Méjico, tanto eii el clima como en el suelo, el costo 
de la pr.'ídifccion de todos los renglones agrícolas, es casi el doble aquí 
que en los Estados-unidos de América, y el de llevar estas producciones 
al mercado cstranjoro, es mas que cuádruple. Por estas grandes y ésen- 
ciales diferencias entre las dos repúblicas, debe ser muy claro para cual- 
qtiior hombre que piensa, de que no puede existir ninguna competencia 
por parte de los Estados-unidos de América con Méjico. No tiene moti%'o 
alguno para desear que sus vecinos sean pobres ni turbulentos, sino al 
contrario, desean verlos ricos y tranquilos. Siempre han mantenido y ma- 
nifestado ácia ellos, los sentimientos mas amistosos, y el pueblo de Méjico 
puede estar seguro, de que la política del gobierno de los Estados-üni- 
dos de América, está libre de todo disfraz y aun de toda ocultación. La 
ínisiiia naturaleza de sus instituciones lo impide: el pueblo tiene derecho 
para saber cuanto hace su gobierno, y lo sabe: todo se publica al mun- 
do entero; hasta las instrucciortes de sus ministros en los países estiun- 
ffcros. Por estos motivos, el gabinete de Washington está enteramente li- 
i)ró de toda intriga política, y nada puede ser mas franco, que las rela- 
ciones de los Estados-unidos con las potencias estranieras. Si algún día 
los enenifgos de América, de quienes la legislatura del Estaido de Méjico 
parece Ser el éicgo iiíStrumento>-<'C*n3Ígueu i^i^dar las actuales rdí^ciojiee 



1 



71 

Tarriistosag qtie féUzffl.ente existen entre las dos repúblicas, si im día los 
J^stados-unidos de América se ven obligados por un série de agravios y 
ultrajes, á sostener sus derechos, ó á vengar su honor ultrajado, su hos- 
tilidad será tan abierta y . declarada, como su amistad con estos países és. 
y, ha sido hasta ahora franca, generosa y sincera. 

! GontiniKi diciendo la Iqgislatura: "Las circunstancias personales del 
y, mismo Sr. Poinsett, también confirman este concepto. Todos le confie- 

san un talento muy ejercitado en negociados de este género por las 
«diversas y muy honrosas comisiones de igual naturaleza queleliacon* 
i, ferido su gobierno; sus modales blandos y llenos de finura; su instruc- 

cion y la jovialidad de su espíritu; la suavidad de su carácter y el re- 
„ publicanismo que manifiesta, todo aumenta su influjo en la sociedad; 
„ y éstas relaciones que en otra esfera hacen tan apreciables á los indi- 
„ víduos, en un ájente diplomático, que parece deber aislarse de todo el 
„ mundo para ser bastante circunspecto, se juzgan interesadas y nacidas 

de un. empeñoso afán para hacerse de un partido disponible en la opor- 
í, tunidad, que sirva cpmo de instrumento en las maniobras secretas de, 
,j la política." .ni.-fiii.i > . j lOüTB 

.r Esto es ciertamente lo que se llama una nueva doctrina, y el cuer- 
po diplomático se sorprenderá al s tber que para evitar sos|)echas y obrar 
pon la debida circunspección, deben sus miembros ai-larse enteramente 
© á lo menos no asociarse con los hnbitantes dol país dondí residan: el 
infrascripto confiesa que habia pensado de distinto modo tanto en punto 
¿ las cualidades como en cuanto á la conducta de im Ministro estranjero, 
y si para ser tolerado^ en este pais es esencial que un Ministro sea, brus- 
co, austero y altanero en sus modales, aristócrata en sus sentimientos, y 
monárquico en sus principios; preciso será suspender toda relación diplo^ 
mática entro ambos países, pues seniejantes caracteres no se hallan entre loa 
hombres públicos de los Estados-unidos de América. 

La Leg islatura del Estado de Méjico espresa su sorpresa y atribuye 
« miras profundas y tnis'eriosas, la permanencia del infrascripto en este 
pais después de la rebelión de Tulancingo, y quiere saber como es que 
el gabinete de Washington no lo hubiese llamado ó bien que el Sr. Poin- 
eelt por dacoro propio no se hubiese retirado del pais. El gabinete de Was- 
hington miraba el asunto de Tulancingo como el movimiento de una fac- 
ción en revelion abierta contra las autoridades del pais, y por lo mismo 
indigno de su consideración; y por distinguidos que fuesen los hombres 
que se presentaron al frente, aquella rebelión, por su carácter y por el 
modo de dirijirla, era sumamente despreciable. En cuanto á la pernia- 
tiencia voluntaria del que suscribe en los Estados-unidos Mejicanos, no 
puede menos de sorprenderse de que los legisladores de Tlalpam que taa 
enterados se consideran en el párrafo anterior, de las obligaciones que ca- 
racterizan á un buen diplomático, ignoren que el Sr. Poinsett está aquí 
dependiente de las órdenes y disposiciones de su gobierno. Al infrascrip- 
to so le mandó á Méjico para concluir tratados entre las dos repúblic;is, 
y no se creyó con libertad de dejar su puesto antes de haber concluido 
aquel importante asunto. El no puede eu este lugar revelar el progreso 
de las negociaciones ni las causas que han ocasionado la demora; se ce- 
ñirá al hecho sencillo, de que ha urjido á este gobierno repetidas veces 
para llegar a obtener una decisión completa en dicho asimto á fin de po- 
der volverse a los Estados-unidos de América; de modo que su permanencia 
no ha sido voluntaria, ni el efecto de miras profundas o misteriosas: ha 
sido ocasionada por la demora de este gobierno en decidir sobre tratado* 
concluidos tiempo há, entre los plenipotenciarios de ambas repúblicas. 

La legislatura de Méjico pregunta si No sería mas sensible y 
„ doloroso que en la osadía del fanatismo político, resultase una catás- 
;„ trofe que manchára nuestro decoro, y comprometiese el honor nacional?- 
„¿Por qué, en fin, . no se halla comprobado tristemente por la historia, 
„ que cuando no se prevée un remedio honesto y fácil, se emplean lo3 
„ medios mas violentos y criiqiaalea ? " Que sea la iatencioa de la legisr 



fettm-a el prcsenfar ésta alternatíra, íntimiítat 6 fetfofttéftíar á losr poébloi 
¿II adopción, lo mira el infrascripto con igual desprecio y reprobación. 
Confia sin temor en el honor del pueblo mejicano y se siente tan seguro 
en Méjico como si estuviese en el capitolio de Washington; pero dirá. 4 
la legislatura de Méjico, que la historia no presenta ningún ejemplo de 
un acontecimiento tal cual el que sus miembros anticipan con tanta com- 
placencia, pues que no ha sucedido en ningún pais civilizado; y que se- 
mejantes insinuaciones mientras calumnian él carácter def un pueblo mag- 
fiánimo, cscitarán el horror y la indignación de todo el mundo civilizado. 
El infrascripto no puede despedirse del pueblo mejicano á quien diriga 
la palabra por ultima vez, sin exfirtarlo para que aléje de su ánimo to- 
do celo contra las naciones estrangeras'-^que le profesen amistad: el ea» 
gaño, la ocultación y las intrigas que distinguieran la diplomacia en tiem- 
pos antiguos, ya no se practica por las naciones civilizadas; y aunque 
hombres débiles y mal inteiicionados interpreten las acciones mas sencillas 
y la conducta mas honorífica, como resultado de miras misteriosas y pro- 
fundas que tienden á perjudicar éste pais, el pueblo mejicano puede estac 
seguro de que no hay ninguna nación americana 6 europea que se degra* 
dase en semejantes bagezas: sobre todo el que subscribe los exSrta á 
creer que sus vecinos, el pueblo de los Estados-unidos de América, loí 
han mirado siempre con simpatía y con el mas vivo interés, y que es 
enteramente imposible que jamás puedan tener los mas mínimos celos en punto 
íl la prosperidad de Méjico. 

Los Estados-unidos de América se hallan en un estado de adelanta 

Srogresivo que no tiene ejemplo en la historia del mundo: su unión fe* 
eral, en lugar de disolverse como se habla predicho por los politicos 
europeos, se ha robustecido con el tiempo: su comercio rivaliza con el 
de las naciones mas antiguas de enrona: sus comunicaciones internas, sus 
ríos, canales y caminos, están vivificados por el comercio de un pais rico 
é industrioso: sus rnánufacturas están en el estado mas floreciente: sus forti- 
ficaciones, su ejército y su marina, pueden compararse con los de cuales* 
quiera en el mundo: su hacienda es suficiente casi sin causar derecho» 
internos; y sobre todo, la masa de su población está mejor educada y mas 
elevada en su carácter moral é intelectual que la de cualquiera otra na* 
•cíTín. Si tal es su condición política, ¿es posible que su progreso pueda 
ser coartado, ó su grandeza fallezca ante la naciente prosperidad de Mé- 
jico? En lugar de tener celos 6 desconfianza de sus vecinos, indáguense 
las circunstancias á que debe atribuirse éste estado singular de prospe- 
ridad, y adóptense como el medio mas noble para rivalizar. 

Se hallará que consiste en instituciones liberales administradas hábil 
y fielmente: una adhesión ríjida á la constitución, sin que un ramo del 
gobierno usurpe las facultades del otro: una perfecta sumisión á la volun- 
tad de los pueblos, espresada constitucionalmente: un deseo universal para 
promover el bien comuu, y una unión íntima con este fin: una estricta é 
imp:ircial administración de justicia: la libertad que cada uno goza de 
eni5>lear su tiempo y sus meáios en mejorar su fortuna, sin intervencioa 
por parte del gobierno: la igualdad de todos ante la ley: la elección di- 
irecta y puramente popular que eleva el carácter de la masa de los pue- 
blos; y últimamente los medios abundantes y baratos de educácion que cons- 
tituye á aquel pueblo capaz de gobernarse por sí. 

Con el espíritu de la mas afectuosa amistad ácia el pueblo mejica- 
hó, que nunca podrá alterarse por los insultos ni persecusiones de una 
/acción, el que subscribe los exOrta á unirse entre sí, y á practicar aque- 
llas virtudes que han elevado á los Estados-unidos de América al alto 
raHffo que obtienen entre las naciones de la tierra. 

^ J. ít, POINSETT. 



GUATEMALA=Imprenta ihieva. 



Núm. 19 



F--A. 1:} 



LA.-.. ANTORCHA 

r C E N T R 0-A M E R 1 C A N A. 

Guatemala 3., de J^iciembre de 1S^9. 



Xa libertad no puede marchar sin prudencia, ni vivir sin viríiiua^ 



VÍOGRAFIA DE BARRADAS. 

Esc lila por un paisano sui/p. ' 

Isidro Barrajas so embarco de Poliso'a en Canarias para Cofía-r 
firme, allí siguió la carrera dtí jcsde si clasa, y lloiiií al rarioo uí 
pul iere, cii itido su paisano Francisco Morales con los mismos prin- 
cipo» y un ccra¿on de tigre se liabia' elevado al náado dj las 
tropas realistas de aquel país. Entonces el famoso pul )ero íiié 
íiecijo capitán de una ¡ruarrilia, y «gradua l > de teaiento coronel r 
á poco tiempo obligado á capitular en Maracaivocon si dij^-no ire- 
neral, j Vi pasar á la Hibana d:3 donde íjiruio á Cádiz los dijs 
que ésta plaza sosteniendo losderepaoa del liombi'e repelía 1 s ata- 
qies del servilismo de 8i3. 

Luego que el ti i ano Fernando marcho á )Se vi lia, anulando 
los pactos que liabia' jurado observar, el pulpero-militar corrió en 
diligencia á ponerse á sus pies, y darle U en liorabuena á nombre 
de las tropas, y pueblo de la Habana, maniíbstindole qie los amj- 
ripanos todos se aleo rarían de su elevación al poder absoluto. Loa 
Cicofandas que rodeaban el trono del déspota dieron ¿«Tan vali- 
miento á esta acercion: y aiiaJieron que las Américas volverían á 
fU tlominia paternal de que únicaraenlo se liabian separa lo por ó lio 
á la cons/itucion de Cádiz: Jianadas fué entonces comisionado pa- 
ra traer al nuevo Jiiundo la noticia del encadenamiento de los es- 
pañoles. Volvió de la Habana en poco tiempo ja^tandoKe de ha- 
ber derribado por sus nr.anosla lápida que recordalia las libertades 
públicas,- y por ta.n g-rande asaña obtuvo del báibaro sa amo eí 
grado de coroné! y la Cruz de Isabel la católica. .r 

El inicuo Apodaca último virrey de México, y otros de id - 
as tan serviles como equivocadas le instaron á Barradas para que 
pidiese una pequeiii esjiedición para México,' aseí^urando qio ios 
pueblos se le unirían al rromento de su aprocsimacion; consiouióefec- 
tivamente las ordenes para que si las autoridades de la Habana jus- 
taban opo;tuna diclia expedición saliese lucido. Tres veces fué y 
volvió cou óidenes semejantes, y siempre fué despresiado del ilus- 
trado pueblo, j autoridaigs de la Isla de Cuva, hasta que úitima- 
Kíente trajo de su íoberano la^ ói denos tan terminantes, que la es- 



1i • . 

pedición hubo de salir á despecho de las íropas, autoridades j pue- 
blos. El cCfiío que tuvo es bien sabido, j si á Fernando no le basta 
paia deíeníraño, que venga en peiFona, y su detestable magestad 
recibirá el fago que por su criminal conducta tiene merecido. 

/■ ~ " ~ - ■ 

NoCicias del esícrior. 
PERU 

Después de la deposición del General Lamár se reunió el 
Cono-reso: y nombro provisionalmente de Presidente de aquella Re- 
píiblicaal General Gamarra 7 V ice-presidente al General Lnfuente. 

BOLIVIA. 

Después del acesinato del General Blanco Presidente de 
aquella República, fué nombrado el General Santa-Cruz que actu- 
almente está funcionando. 

BUENOS-AIRES. 
' ' ■ ' 

Lueíio que esta República celebro la paz con el Brasil, É'o-' 
menzó una o-uerra civil muy horrorosa. Se han hecho muchas fusi- 
lacioiie?. El General Lavalle mandó fuis;lar al Presidente Dorreoo 
y á otros miíchps. Han habido numerosas espulsioues de Generales 
j Gefes. . ^V:^^'^ ^ f 

Las provincias se han levantado contra la capital: ella «e 
bate con casi todas; de suerte que mas de seis meses haii estado? 
interrumpidas las comunicaciones entre el bajo y alto Peíú. 

COLOMBIA. ; 

" ■ En Enero procslmo se reunirá n.n Congreso constituyente que 
ha convocado el Géneral Bólivar. Entre sus miembros hay muchos 
curas y militares. Este antecedente y otros que el público obser- 
va en la conducta política del General Bolívar manifiestan clara- 
mente sus miras, Si Colombia como otras partes de América no 
están t o avia capaces de un sistema tan libre como el que tienen 
es indudable que debe refornharsé.. Mas Cuando esta reforma es 
ti azada por el que ejerce el supremo póúér, y que en ella se 
procura aumentar á este todo lo que se le quita á las libertades 
nacionales esto es demaera-lo conocido. Las alteraciones consti- 
tucionales han de ser resultado de la esperiencia calificada por lanaci 
on misma para que aleien el temor de que se quiere legalizarla tiranía. 

Madrid 20. de Atril. 

El viernes Santo un homlre bien vestido miraba con ma ha 
atención en el convento de la Victoria una imagen de Nuetra Se- 
ñora de los Dolores. La encontró tan natural, qie no pudo dejar 
de decir que no faltaba mas qie mover los parpado?. En el rtió-' 
li ento un esvirro lo cojió por el cuello, y lo llevó á la cárcel en 



» 



. ■ 7o ; 

virtud del edicto últimamente publicado que prohibo las irreve- 
fencias en las Iglesias. 

Esjñiilu público. 

Nueoa-York 8. de Junio. 

El estado de Inglaterra se haoo cada tita mas crítico en 
punto á gia rentas j recursos. Muclias riiias hai cada raí o en los 
"Tugares manufactureros, jen la capital la miseria de los fabrican- 
tes en seda Spitalfields es ecsesiva. Los fondos lián sufrido una 
'iinainucton mii sansible, casi de un 2 por 100 sobre las conso- 
lidados duriinte la última semana de abril. La estancación o^eneral 
del cojtnexcio es sin duda uña de las causas dj esta diruinucion; 
pero los tpjiicres que so tienen del porvenir, j sobre todo li pro- 
posición de ios ministros para el restablecimiento déla incomelax 
ú otro . impuesto semejante, son en verdad la causa prinM'pal, 

La ^lancia, o' lo qu3 es lo mismo en sentido pnliticn, Pa- 
rís, tiene también sis trabajos. El nombramiento de M. Laval— , 
Montmoroncj paia el ministerio de negocios estranjeros no satis- 
lace á ningún partido, ni dá fuerza al ministerio • 

Este individuo estaba en la embapda do Vieni cuando liá sido 
nombrado antes de volver á París. Ai mismo tiempo l.i debilidad 
j la irresolución ])arece ser el carácter distintivo deest^ ministe- 
rio, que marcha e n designio,- de modo que se ha encontrado al- 
temalivam&nte en oposición con todos los partido?, basto el grado 
de provocar el problema de si se cambiaría 6 se disolvería la cá- 
mara de diputados. Es probable que se adopte este segando estre- 
mo, y en esto nos referimos á un artículo del Courricr de Lon- 
dreSi 

' EsjdrUu jnibiico. 

Guatemala Diciembre 3. 

} ■ - 

El hombre nació libre é independiente. La primera ajtori- 
dad qu3 conoce es la paternal. Ella está fundada en la nituraleza: 
el estado débil del niño lo hace depender para ecsistir de sus 
mismos padres. Mas luego que él tiono potencia nara prosurarsií 
por sí mismo su ecsistencia,' se acaba la dependencia natural. Si 
sigue sujeto á s-us padies és en virtud de lejas positivas, qu-j la 
moral, y lapolitica han dictado. FA hombre pues en estado, de na- 
turaleza es independiente. Si pudiese un hombre tener dominio, 
sobre otro: se apresurarla bien pronto otro que inítíntaíc mandar al; 
que se diabiii abrrogado i^Lddmjnio. Ñiñg-un título autoriza á un 
hombre en. el e.stado natural para sujetar á otro, sea cual fuere la 
con(^ucta que .observe . para sí. La resistencia á las agresiones in- 
justas es la única que se íiene derecho en tal situación. 

/, Eii ,el m'smt) caso qué se hallan los hombres de iniepen 
dervcifi.naíiiraj, lo están las naciones. Lina nación no es juez de la 
conducta de otra nación. Aun cuando la nación se haga niales asi 
misma: aun cuando siga una marcha equivocada, estos no son títu- 
los para, que otra se tome la facultad de calificar su'S actoS; Recor- 
riendo la historia de todos los pueblos antiguos j moderaos ee ob- 



4 



«V 



76' 

servarán los errores qie sj lian con.etido siempre, j aun los que 
áctualmeote se cometen. Pero esto no dá derecho á otro estraño para 
injeriisc en el irane jo de sus neoocios públicos. 

Aun en medio déla culta Europa han ecsistido/jecsisten na- 
ciones cuja admmistracion pública es tan errónea; que no tien e 
mas que á su total ruina; pero hasta ahora no se há creido fa- 
cultado o(ro Gobierno para degfacer tales tuertos; pues que paso' 
afortunadamente el periodo obscuro de los caballeros an-iautes. La 
Turquía hace siglos que tiene el sistema mas bárbaro, y mas da- 
ñino para el enírrandecimiento de la misma nación, j las damas no 
lián forrrado una cruzada contra ella. La España no puede tener 
un tistema mas absjrJo que el que le rija, pues que es tal, que 
imy/ide el poderoso influjo de la naturaleza, que conduce aquella 
i*enins;)la á la prosperidad; pero nintrun pueblo de Europa se ha 
crei-io ccn derecho para reformarlo, ni In tómalo esto por pretesto 
]:ara intervenir en su política interior. En laa Repúblicas de Ame- 
rica se cometen errores; pero una Republicano tiene acción con- 
,tra otsa por que los hava carne tido. Si Centro-América cometiese 
<?rrores, Colombia ni Méjico tendrian derecho para to.nnar conoci- 
miento do ellos; pues enlouces los Estados-Unidos de América 
querrian tener el mis.i.o sobre Méjico; j el Peiú sobre Colombia. 



El -9 del corriente fué felizmente reptablecida por decreto 
de la Asamblea del Estado la Sociedad econo'mica de amantes del 
tais. Este benéfico establecimiento produjo n-randes bienes aunen 
m.edio de lo dias tenebrosos de la tiranía peninsular. Obrando 
ai. ora bájo un í>obierno patrio, que no tiene mas miras, ni mas in- 
terés, quo la prosperidad pública deben esperarse maravillas de 
su influencia bien hechora. Fué numeroso el concurso, el dia de íu 
apercion: entre los concurentos Se veian con satisfacción muchas 
personas distinguidas por su patriotismo. 

El Gefe de Estado pronuncio un elefante discurso, animado 
por la elocuencia viva del amor de la patria. Contestó con o ro 
discurso luminoso el C. José det.ValIa directorde la misma Socie- 
dad: en él demostró el poder de la ilustración para impulsar los 
progresos de la riqueza, j recorrió los elementos de la economía 
politica. 

El námero que ahora publicfimos está impreso en la imprenta 
(iue han fabricado los jóvenes CC. Diego Lorenzana j Eulogio 
Garcia. Son hijos de esta Ciudad: no han salido de ella; ni se han 
dedicado al conocimiento de las artes. Solo por el feliz esfuerzo 
de su oenio inventor han podido fabricar la letra, y una prenza 
de nueva forma. Hace honor á los talentos guatemfiltecog este su- 
ceso, que introduce un ramo de industria tan importante para fa- 
''-¡litar loB adelantos de la ilustración, y con ellos las mejoras del 
genero humano. Los jóvenes Lorenzana j Garcia se han hecho dig'- 
flos de la consideración, y gratitud nacional. 



Impre'i la fjcnlro-améric^iá.